ENTREVISTA A RUBÉN CRUZ, LA ENERGÍA TRANSFORMADORA DE KPMG EN MÉXICO

por Capitel
Entrevista realizada el 27 de abril de 2021

EN ESTA CONVERSACIÓN CON RUBÉN CRUZ, SOCIO LÍDER DE ENERGÍA Y RECURSOS NATURALES DE KPMG EN MÉXICO, NOS ADENTRAMOS EN HISTORIAS PERSONALES Y COLECTIVAS PARA COMPRENDER MEJOR EL ORIGEN, LAS FORMAS EN QUE OPERA Y LAS IMPLICACIONES DEL SECTOR ENERGÉTICO A NIVEL GLOBAL, REGIONAL Y NACIONAL, A FIN DE ABORDAR LOS NUEVOS RETOS CON UNA VISIÓN AMPLIA DEL TEMA.

Cuéntenos sobre su experiencia académica y profesional, ¿qué estudios realizó y cómo ha sido su trayectoria profesional hasta llegar al lugar de liderazgo que ocupa hoy?
Estudié Ingeniería electromecánica en la Universidad Panamericana, después cursé un Diplomado en financiamiento en proyectos industriales y el Programa MEDEX (Master en Dirección de Empresas para Ejecutivos con Experiencia) del IPADE.

En mis primeros años trabajé en instrumentación y medición, como ingeniero de ventas para medición y control de procesos industriales. Luego en el sector financiero en el área de análisis de riesgos y de 1998 a 2015 me dediqué, primero como asociado y luego como socio, en Banca de Inversión. Posteriormente, estuve al frente de mi propio despacho de Banca de Inversión, hasta mi incorporación a KPMG, como Director de fusiones y adquisiciones. En septiembre de 2013 recibí la invitación para incorporarme como socio de la práctica de fusiones y adquisiciones de KPMG en México.

Derivado de la reforma energética, en 2014 me incorporé al equipo de energía de KPMG, como asesor, y a partir de marzo de 2015, fui invitado a ocupar la posición de Socio Líder de Energía y Recursos Naturales para KPMG en México y Centroamérica, posición que ocupo a la fecha.

Actualmente, las firmas de KPMG están entre los líderes en servicios de auditoría, impuestos y asesoría. Alrededor del mundo, contamos con más de 227 mil profesionales en 146 países. 

 

Compártanos un poco de la historia de KPMG, sus objetivos principales y la importancia del trabajo que realiza en nuestro país.
KPMG celebra este año su 75 aniversario.

Cuando la Revolución Industrial impulsó el nacimiento de firmas contables, nuestros padres fundadores se encontraban en el centro de este fenómeno. Todo comenzó en 1867 en el Reino Unido, cuando Robert Fletcher inauguró la Robert Fletcher & Co. en Londres. Gracias a la contratación de algunas de las mentes más brillantes de la ciudad, la reputación de la firma creció. En 1870, contrató al escocés William Barclay Peat (de ahí la P de KPMG), de tan sólo 17 años, que ascendió rápidamente y se dirigió hacia el norte de Inglaterra para entrar en mercados de ciudades surgidas con el auge industrial. En esa década prestaba servicios a las principales empresas ferroviarias, siderúrgicas y de fabricación. En 1891, ante la muerte de Robert Fletcher, Peat asumió el liderazgo de la firma y le cambió el nombre a William Barclay Peat & Co. 

En 1897, la firma estadounidense Marwick, Mitchell & Company, constituida por James Marwick (de ahí la M de KPMG) y por Roger Mitchell (ambos inmigrantes escoceses), forjó una reputación sólida. Peat y Mitchell se conocieron en 1911 a bordo de un transatlántico. Los dos congeniaron y, cuando terminó la travesía, ya habían trazado un plan para establecer la firma de Peat en el nuevo mundo y fortalecer la posición de Marwick, Mitchell & Co. en el viejo continente.

En 1917 Piet Klynveld (de ahí la K de KPMG) puso en marcha la firma contable Klynveld Kraayenhof & Co. en Ámsterdam. Contrató a contables brillantes que estaban capacitados para dar servicio a empresas ambiciosas. Cuando falleció en 1946 su firma de contabilidad era la más grande de los Países Bajos. 

El último de nuestros padres fundadores, Reinhard Goerdeler (de ahí la G de KPMG) aparece en escena casi medio siglo más tarde, en 1953, cuando se incorporó a Deutsche Treuhand-Gesellschaft. 

En 1986 Peat Marwick International (PMI) se fusionó con KlynveldMain Goerdeler (KMG), lo que dio lugar a la entidad Klynveld Peat Marwick Goerdeler. En ese momento, era la fusión más grande de la historia en el ámbito contable. Y no dejamos de batir récords. A mediados de los noventa, fuimos la primera de las cinco grandes firmas en publicar nuestros informes y cuentas, y la primera en crear una declaración de principios. Siempre hemos valorado la integridad y la ética, al igual que los clientes de nuestras firmas. En las décadas de 1990 y 2000, KPMG continuó su expansión hacia economías emergentes. En países como Rusia, India y Myanmar, las firmas de KPMG ayudaron a construir economías y a generar crecimiento económico.

Actualmente, las firmas de KPMG están entre los líderes en servicios de auditoría, impuestos y asesoría. Alrededor del mundo, contamos con más de 227 mil profesionales en 146 países. En México, KPMG está integrada por 200 socios y más de 3 mil profesionales ubicados estratégicamente en 17 oficinas ubicadas en las ciudades de mayor impacto para la economía nacional.

 

Desde una perspectiva ingenieril, la energía es la capacidad que poseen los cuerpos para poder efectuar un trabajo a causa de su constitución, de su posición o de su movimiento […]. 

 

¿Cómo inició su inclinación por temas relacionados con la energía?, ¿qué es lo que más le interesa y apasiona del tema?
Dicen que en la vida todo suma y en mi caso, así ha sido. Desde antes de entrar a la universidad trabajé en el negocio familiar, venta y distribución de papel de registro, tintas y demás consumibles para la elaboración de gráficas de procesos industriales y estudios médicos. Antes de la era digital, toda la memoria de un proceso industrial se resguardaba en papeles especiales donde se graficaban variables como: presión, temperatura, caudal, entre otras, en las áreas de instrumentación y control.

Los clientes más importantes de este negocio eran PEMEX, CFE, las plantas privadas de la industria petroquímica del país, el IMSS y las clínicas, consultorios y hospitales privados. Esto me llevó a conocer las plantas y las áreas de instrumentación y control de la industria petroquímica como refinerías, complejos petroquímicos, plantas de polietileno y polipropileno, así como centrales eléctricas de distintos tipos (termoeléctricas, carboeléctricas, nucleoeléctricas, geotérmicas y ciclos combinados).

Desde mi experiencia como banquero comercial y banquero de inversión, conocí distintos proyectos y empresas del sector energético, ya sea para recibir un nuevo financiamiento, llevar a cabo una reestructura financiera, promover una adquisición o venta u obtener capital privado para la ejecución de su plan estratégico y de crecimiento.

Como líder en temas de energía y recursos naturales, ¿cuáles han sido los principales retos a los que se ha enfrentado y cómo los superó?
Sin duda, el principal reto fue poder visualizar y entender el sector energético en su conjunto, a nivel global, regional y nacional para poder presentarme ante el mercado como un verdadero especialista del sector.

Cuando la relación con el sector energético se da en contextos específicos, la visión es sesgada y parcial. Recuerdo a mi hijo menor preguntándome por qué trabajaba los fines de semana y mi respuesta era simple: tengo que entender lo que está pasando en el sector energético en México, así como sus implicaciones y orígenes a nivel internacional porque las personas que me consultan, esperan respuestas concretas y confiables de KPMG.

¿En qué consiste su trabajo como socio líder de energía y recursos naturales de KPMG en México?, ¿cómo es un día laboral para usted?
Mi labor dentro de KPMG tiene distintas dimensiones, que puedo dividir en al menos cinco perspectivas: 1) Ser líder de opinión dentro del mercado / industria mediante mi participación tanto en medios o como vocero experto en foros de visibilidad, o bien como articulista en eso que internamente llamamos Thought Leadership. 2) Ser el punto de contacto y de coordinación para impulsar iniciativas globales y regionales dentro del sector energético. 3) Originar y asistir procesos comerciales, al generar confianza con nuestros clientes, por nuestro entendimiento del sector y las potenciales implicaciones para una empresa en particular. 4) Diseñar e implementar la estrategia de relacionamiento y comercial de la firma en el sector energético. Y 5) interactuar con clientes y prospectos para compartir con ellos nuestra visión y entendimiento, respecto de un tema en específico, buscando anticipar cuáles serán los retos normativos, regulatorios o de negocio, que enfrentan.

Esta edición de Capitel está dedicada a reflexionar sobre la energía desde distintas interpretaciones y puntos de vista. Como experto en el tema, ¿cuál es la definición que tiene de este término?
Desde una perspectiva ingenieril, la energía es la capacidad que poseen los cuerpos para poder efectuar un trabajo a causa de su constitución (energía interna/materia), de su posición (energía potencial) o de su movimiento (energía cinética), bajo el principio de conservación de la energía: “la energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma”. Por consiguiente, la energía total de un sistema aislado se mantiene constante y en el universo no puede existir creación o desaparición de energía, sino transferencia de un sistema a otro o transformación de una forma a otra.

Dicho de otro modo, cualquier movimiento, desplazamiento o transformación demanda una cierta cantidad de unidades de energía, que se obtienen de una transformación previa como antesala de transformación futura.

¿Cuál es la importancia del sector energético en la vida económica y social de un país? En este sentido, ¿cuál es su análisis sobre el escenario en cuestiones de energía y recursos naturales a nivel global y más específicamente en México?
Susceptible de transformarse. Por ejemplo, sin la energía solar no se generaría vida vegetal, la cual eventualmente afectaría la vida animal. Un sistema sin posibilidades de transferir energía colapsará más temprano que tarde.

La frase “Mover a México” nunca ha sido más real, desde la perspectiva de contar con una fuente de energía que pudiera transformarse, en pro del desarrollo de las actividades comerciales más básicas.

¿Qué oportunidades detecta para sumar al desarrollo social, cultural y económico del país en este tema?
Lo primero que tenemos que reconocer es que México, como país, es un importador neto de energéticos, con una alta dependencia a importaciones de gas LP, gas natural e hidrocarburos líquidos. Ante tal situación, lo siguiente es buscar un objetivo intermedio, que es el de elevar la seguridad energética del país en su conjunto, lo cual nos sugiere: 1) elevar el nivel de inventarios de seguridad en aquellos productos en los que somos deficitarios para ser más resilientes ante disrupciones en la cadena de suministro; 2) lo anterior demandaría fuertes cantidades de capital para construir infraestructura nueva, que no puede ser fondeada sólo por los gobiernos.

La oportunidad está pues, en la participación del capital privado junto con inversiones de gobierno que, a su vez, promuevan y detonen nuevas inversiones, a fin de construir y conservar una espiral económica sostenible.

¿Quiere agregar algo más?
Simplemente agradecer la oportunidad que nos dan de compartir con ustedes y sus lectores la perspectiva e historia de KPMG. ¡Enhorabuena!

¡Muchas gracias!

 

error: Contenido protegido !!