LAILA ALHAMAD: LA VIDA SILENCIOSA DE LOS OBJETOS

Laila Alhamad, The Elegant Traveler (La viajera elegante) de la serie The Inheritance, 2020. Cortesía de la artista.

por Mariana Musi

LA OBRA DE LA ARTISTA Y DISEÑADORA KUWAITÍ​ LAILA ALHAMAD EXPLORA, A PARTIR DE IMÁGENES, EL SIGNIFICADO DEL OLFATO Y SU PODER DE CONEXIÓN ENTRE LAS PERSONAS Y CON ELLO NOS INVITA A EXPERIMENTAR Y CONTAR LA VIDA POR MEDIO DE OBJETOS Y AROMAS.

Laila Alhamad, Your Trinity (Tu trinidad) de la serie The Inheritance, 2020. Cortesía de la artista.

Laila Alhamad, Familial Layers (Capas familiares) de la serie The Inheritance, 2020. Cortesía de la artista.

[…] objetos que se convierten en fotografías que celebran la vida […].

Laila Alhamad, I Can Taste Ramadan (Puedo saborear el Ramadán) de la serie The Inheritance, 2020. Cortesía de la artista.

Con el proyecto The Inheritance, Laila Alhamad nos invita a recorrer un doble viaje mediante imágenes de su vida y cultura.

Laila Alhamad, Dance with me (Baila conmigo)  de la serie The Inheritance, 2020. Cortesía de la artista.

Entras a aquella casa llena de polvo y, aunque quieres ver todo como si fuera la primera vez, lo único que logras es cerrar los ojos y sonreír mientras una lágrima escurre por tu mejilla. Respiras muy profundo, como si al hacerlo pudieras regresar el tiempo. Todo ha cambiado, y al mismo tiempo sigue igual. Las personas que recorrían esos espacios ya no están, quienes prendían los fogones y cocinaban para que todos se sentaran alrededor de la mesa, se han despedido. Se corrieron las cortinas, apagaron la luz y cerraron la puerta. Era el olor, el mismo de siempre: olor a agua de rosas y cardamomo, olor a especias que también eran sabores, el olor de casa. Entraste, y con los ojos cerrados y los puños apretados, en aquel silencio escuchaste toda una vida.

Me parece maravilloso poder “viajar en el tiempo y el espacio” gracias a una fragancia o un sabor; regresar a momentos que sucedieron hace muchos años sabiendo de memoria lo que sucedió en cada instante.

¿De qué estarían hechas nuestras historias sino de huellas y cicatrices que, con sólo una mirada, nos transportan a otro lugar? Algunas veces una imagen nos detona una carcajada o una lágrima, nos saca una sonrisa, e incluso nos puede permitir cambiar de opinión, perdonar, cuestionar la historia o reescribirla en nuestra mente.

Con el proyecto The Inheritance (La herencia), 2020,  Laila Alhamad nos invita a recorrer un doble viaje mediante imágenes de su vida y cultura.

Por un lado, podemos inventar historias que sucedieron con y alrededor de cada objeto, tratar de adivinar por qué son tan importantes, volverlos importantes para nosotros. Por el otro, es una manera de celebrar la vida de su tía y honrar la forma en la que le transmitió la cultura.

La serie de objetos de su tía Hessa (cuyo nombre significa compartir), sirve también para recordar los momentos en los que, sin saberlo, Laila Alhamad recibía lecciones de su cultura, de su familia, de sus raíces; objetos que se convierten en fotografías que celebran la vida.

Nacida en Kuwait hace muchas lunas en una familia de comerciantes, en 1990 Alhamad y su familia perdieron todo durante la invasión iraquí. Todos los álbumes de fotos fueron destruidos y con ello, la posibilidad de tener un acceso inmediato a las imágenes de su infancia.

Hessa fue como una madre para Laila y su hermana, y al morir sin haber tenido hijos, los hombres de su familia decidieron quedarse con todo el dinero y dejar a las mujeres sin nada, sin herencia. Sin saberlo, les dejaron lo que más vida tenía: los objetos y toda la historia. Éstos se volvieron llaves de acceso a los dos mundos que la tía Hessa representa para Laila; un mundo de conexión, raíces, vida y el mundo de la cultura de su familia.

Alhamad nos comparte cómo en Kuwait la cultura se transmite por medio de las mujeres y cómo desde su experiencia, al aferrarte a la cultura, rechazas el cambio. Una situación contrastante que orilla a cuestionar y a replantear la transmisión de las experiencias y el qué y por qué de lo que heredamos.

Para Laila, las joyas rotas que encontró en la casa, tienen tanto valor como el cardamomo que le llega al corazón pues es un sabor que inmediatamente la hace sentir en casa. Además de fragmentos de joyas, platos, un juego de té, ropa, especias, agua de rosas y cardamomo, Laila y su hermana encontraron lo que más buscaban: fotografías de su infancia.

Dentro de casa de Hessa, Laila decidió construir imágenes que honran la historia detrás de cada objeto y les dio una segunda oportunidad de existir, imágenes de objetos que extienden tu identidad y representan todas las experiencias alrededor de ellos.

Los objetos, las memorias, los rituales y los sabores, todas esas cosas que Laila sí heredó, se convirtieron en paisajes visuales y poemas de luz que nos cuentan algo de lo que sucedió en un lugar del mundo lejos de aquí, en un espacio que perdió todo menos su olor y su esencia, todo menos la vida.

Laila Alhamad, Pass Me the Frankincense (Pásame el incienso)  de la serie The Inheritance, 2020. Cortesía de la artista.

Laila Alhamad, Mourning (Luto) de la serie The Inheritance, 2020. Cortesía de la artista.

Laila Alhamad, Reflecting (Reflejando) de la serie The Inheritance, 2020. Cortesía de la artista.

Instagram @alhamad_laila

[mpc_divider preset="preset_0" width="30" content_type="icon" content_padding_divider="true" content_padding_top="0" content_padding_right="10" content_padding_bottom="0" content_padding_left="10" content_padding_css="padding-top:0px;padding-right:10px;padding-bottom:0px;padding-left:10px;" icon="eti eti_pencil" icon_color="#c4c4c4" icon_size="24" lines_color="#c4c4c4" lines_weight="2"]

Mariana Musi es creadora de imágenes y de historias, amante de la fotografía, el arte, la música y el color. www.marianamusi.com

error: Contenido protegido !!