amor

LA BELLA Y LA BESTIA

por Sofía Emiána

EL AMOR, COMO EL SER HUMANO, ES COMPLEJO, CAPRICHOSO, BELLO E IMPERFECTO.

“[…] Entonces la bestia dijo a la bella… ‘Te amo’
Ella se encogió de miedo y respondió
‘Ahora que me tienes te convertirás en algo
más cómodo.
Lo sé, te transformarás en alguien como
el príncipe azul […]’”.

David Wagoner, Beauty and The Beast

.

Tomemos el tiempo de sentarnos y preguntarnos: ¿qué es el amor? Aunque tiene una definición, para cada uno significará algo diferente en función de sus creencias y desarrollo personal.

Sería más honesto decir que el amor lo abarca todo, es inclusivo, y definirlo sería imposible porque entonces lo convertiríamos en excluyente.

¿Se siente mal? ¿Se siente bien? ¿Pero qué está bien? ¿Sentirse en paz es estar enamorado? No, también la naturaleza enfurece y enamora. Las tormentas, los temblores y los incendios, crean.

Se ama a la bestia tanto como a la bella.

“Yo soy siempre así” Dijo él, babeando un poco.
“Si vas a cambiar, hazlo ahora.” Sollozando, Bella contestó.
“Arranca ese traje de monstruo y termina con esto”.

El amor de película romántica implica la perfección, las mariposas y en su mayoría la salvación de la mujer. El rescate por parte del príncipe azul nos ha confundido aún más porque entonces esperamos algo del otro. Uno de los pasos importantes para comenzar a amar sería reconocernos y validarnos para después reconocer al otro tal y como es. Para que lo que no tengo o no me puedo dar no lo requiera del otro.

“‘Soy por fuera lo que llevo dentro.
Te amaré de todas las peores formas, tan torpemen- te como el cielo’.
‘Gracias a Dios’, dijo ella.
Y la bella y la bestia huyeron juntos, brazo en brazo peludo desapareciendo en el bosque encantado”.

David Wagoner, Beauty and The Beast

Para amar y ser amados no tenemos que ser completos y perfectos, sino aceptar y reconocer nuestra propia incapacidad e imperfección, además de atender a nuestras emociones y limitaciones antes de esperar que los demás lo hagan.

Entre costillas, los pulmones acorazados
despiertan vida;

gracias corazón por la fuerza
con que palpitas;

los ojos reflejan un mundo interior
y un cuerpo en constante sanación:

esto es amor.

Sofía Emiána es editora de la sección Mandala de Capitel.

Deja un comentario