ENTREVISTA AL MAESTRO FÉLIX DÍAZ VILLALOBOS, FUERZA Y DISCIPLINA PARA REALIZAR NUESTROS OBJETIVOS

por Capitel
fotografías de Alejandro Macías Bribiesca

ES COORDINADOR GENERAL DE TRANSPARENCIA, ACCESO A LA INFORMACIÓN Y PROTECCIÓN DE DATOS EN LA SECRETARÍA DE LA CONTRALORÍA DEL GOBIERNO DEL ESTADO DE QUINTANA ROO. ESTUDIÓ LA LICENCIATURA EN DERECHO EN UNIVERSIDAD HUMANITAS CAMPUS CANCÚN.

¿Nos puede platicar sobre su formación académica? ¿Qué factores lo llevaron a decidir qué licenciatura y maestría estudiar?
Como mi objetivo inicial fue trabajar en hotelería, estudié administración de empresas turísticas. Llegué a ocupar todos los niveles de puesto, desde operador de teléfonos hasta directivo de hotel, además de trabajar en una agencia de viajes. En este periodo directivo, me di cuenta de la necesidad de conocer las leyes y de la importancia de saber ejercerlas y aplicarlas, ya que contratar un abogado a veces no es suficiente. Por eso decidí estudiar derecho. Esto me permitió mejorar profesionalmente, además de abrirme puertas para incursionar en otras áreas como la política, la docencia y el servicio público. En materia de derecho no he dejado de estudiar y actualizarme, cuento con dos maestrías, una en derecho constitucional y amparo y otra en derecho que apenas terminé, además de varios diplomados en diversas ramas del derecho y la administración pública. Creo que un abogado debe actualizarse constantemente, ya que las leyes cambian, se reforman y surgen nuevas normas.

¿Qué características de Universidad Humanitas consideró a la hora de tomar la decisión de estudiar derecho?
Cuando determiné regresar a la escuela, los programas educativos escolarizados no eran una opción para mí por ser una persona con familia y responsabilidades profesionales, lo cual no me permitía ajustarme a los días de clase y los horarios. Así descubrí que Universidad Humanitas cuenta con un programa de educación accesible para personas de todas las edades con diferentes actividades laborales o profesionales, pero que tenemos el firme propósito de seguir preparándonos.

¿Cómo fue su experiencia como estudiante en esta casa de estudios?
Mi experiencia en Humanitas no podría haber sido mejor: excelente servicio, personal docente con experiencia en el ejercicio del derecho y la calidad y calidez del personal docente y administrativo. Además, el sistema ejecutivo semiescolarizado con un día de clase por semana, me permitió regresar a la Universidad. Las compañeras y compañeros de estudio, la mayoría de ellos, profesionistas y jóvenes motivados y con diferentes experiencias de vida, enriquecieron cada una de las clases de toda la carrera.

¿Qué conocimientos académicos y personales se llevó de Humanitas y cómo los ha puesto en práctica?
Estudiar en Humanitas implica un gran esfuerzo, mucho estudio y entusiasmo. El estudiante debe comprometerse para llegar a la meta, en mi caso la de ser abogado. En Humanitas el estudio se disfruta, porque los compañeros y maestros aportan sus experiencias profesionales, con casos concretos y prácticos, el estudio de los derechos humanos, la Constitución y las ciencias políticas. Aprendemos la importancia de participar en una república democrática como la nuestra, en donde aún hay mucho que hacer, así como la responsabilidad de los mexicanos como parte de esta sociedad, de aplicar el derecho en búsqueda del bien común, apegados a la legalidad.

Platíquenos un poco de cómo inició su vida laboral, ¿cuáles fueron los mayores retos y gozos?
Desde pequeño fui muy inquieto, vendía periódicos y revistas en la calle, lavaba puestos en el mercado, y más grande, trabajé en una editorial. Laboré por 21 años en la administración de condominios y hoteles en Veracruz y en Cancún, hasta que constituimos una agencia de viajes que operó nueve años. Esto me dio la oportunidad de viajar, asistir a eventos turísticos nacionales e internacionales. Con el estudio del derecho empecé a trabajar en asuntos legales y pude ser profesor de derecho constitucional, amparo y ciencias políticas. En el servicio público fui director de Protección Civil y Bomberos en el municipio de Benito Juárez, lo que representó un gran reto en los tres años que duró la administración. Ahora soy servidor público en la Contraloría del Estado de Quintana Roo como coordinador general de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales. Todos han sido grandes retos satisfactorios.

¿En qué proyectos está trabajando ahora como coordinador general de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales?
Estamos trabajando en un programa de capacitación continua para todos los servidores públicos, con el fin de impulsar la cultura de la transparencia y de la integridad. Asimismo, estamos construyendo el Programa de Certificación de Oficinas Transparentes Incluyentes y de Puertas Abiertas, que permitirá estimular la eficiencia y eficacia en el servicio público, a fin de generar certeza y confianza en la ciudadanía, además de promover la participación ciudadana y el combate a la corrupción.

¿Qué responsabilidades conlleva este cargo y qué es lo que más le apasiona de él?
Principalmente conlleva el respeto al derecho humano, consagrado en el artículo 6 constitucional, el derecho a la protección de los datos personales del 16 constitucional, impulsar la participación ciudadana y la responsabilidad. Para lograrlo trabajamos con la sociedad civil organizada y el sector educativo. Lo que más me apasiona es poder llegar a los estudiantes de universidades públicas y privadas. El cambio es fácil de observar: Quintana Roo pasó de estar en últimos lugares de transparencia a los primeros en la actualidad.

Este número de Capitel está dedicado a reflexionar en torno al concepto de la fuerza, ¿cómo lo entiende usted?
Es la energía que aplicamos para lograr nuevos objetivos, no mantenernos en una zona de confort, avanzar hacía un área de aprendizaje, buscar cumplir metas y sueños, alcanzar la felicidad, contribuir en la sociedad y tener la capacidad de superar retos.

¿Cómo incorpora la fuerza en su vida personal y profesional?
Apegado a los principios de legalidad, integridad, igualdad, trabajo en equipo y profesionalismo, trabajo en el cumplimiento de los objetivos y en busca de nuevas herramientas. En el programa de trabajo incorporamos un programa de capacitación, profesionalización y difusión de la cultura de la transparencia, rendición de cuentas y la integridad en el quehacer público, ya que es importante que todos participemos.

¿Qué consejo puede compartir con los estudiantes de Universidad Humanitas que le hubiera gustado recibir a usted?
A los estudiantes de Universidad Humanitas sólo les puedo decir que les felicito por haber decidido estudiar en esa institución, que aprovechen el conocimiento de sus catedráticos, pero, sobre todo, que investiguen todos los temas, que trabajen en sus clases, que tengan la fuerza de avanzar y no conformarse con lo que escuchan en el aula, actuar siempre con integridad y honestidad.

[La fuerza] es la energía que aplicamos para lograr nuevos objetivos […].

Mi experiencia en Humanitas no podría haber sido mejor: excelente servicio, personal docente con experiencia en el ejercicio del derecho y la calidad y calidez del personal docente y administrativo.

error: Contenido protegido !!