ENERGÍA Y ESTRUCTURA: UN SUEÑO EN CONSTRUCCIÓN

por Ariadna Hagerty
imágenes de Paul Brouns

EN SAN LUIS, MISURI, UN GRUPO DE INVESTIGADORES TRABAJA EN EL DESARROLLO DE UN MÉTODO PARA CREAR LADRILLOS QUE GUARDEN ENERGÍA DE MANERA SIMILAR A UNA BATERÍA. REPRODUCIR ESTA PROPUESTA EN MÉXICO PODRÍA BENEFICIAR A MILES DE FAMILIAS Y AYUDAR A LA TRANSICIÓN HACIA EL USO DE FUENTES DE ENERGÍA MÁS LIMPIAS.

La energía como recurso renovable se puede restaurar por procesos naturales a una velocidad superior a la del consumo humano y es por ello que desde hace muchos años el ser humano ha tratado de almacenarla y utilizarla debido a su forma inagotable e indefinida.

Paul Brouns, Bordered Embroidery (Bordado Bordeado), 2019. Cortesía de Saatchi Art.

¿DÓNDE?
Un estudio reciente de la Universidad de Washington en Misuri demostró que el uso de uno de los materiales más baratos de construcción, podría servir como unidad de almacenamiento de energía por su porosidad y composición. Estamos hablando del ladrillo o tabique rojo.

Paul Brouns, From Rubik to Kubrick (De Rubik a Kubrick), 2019. Cortesía de Saatchi Art.

¿QUÉ?
El ladrillo ha sido un recurso usado para levantar paredes y edificaciones en innumerables lugares, pero rara vez se le ha considerado como objeto cuyo propósito no esté relacionado a la construcción.

Hoy día, químicos como Hongmin Wang han desarrollado un método para modificarlos y hacerlos “inteligentes”, con la finalidad de usarlos como pequeñas cajas de energía para cargar dispositivos de uso diario.

¿CÓMO?
Arquitectos e ingenieros saben del potencial que tiene el ladrillo, pues permite absorber calor por su masa termal y, de igual forma, proporcionar enfriamiento en los lugares que ocupe.

Pero es hasta hace un par de años que se inventó un recubrimiento especial que está compuesto por nano fibras con la capacidad de penetrar la red porosa de un ladrillo, lo que provocaría que una capa de polímero quede atrapada y sirva como esponja de iones con la capacidad de almacenar y conducir electricidad.

Estos ladrillos recubiertos serían ideales para que casas y edificios en México puedan contar con energía, hasta cinco horas en una situación de emergencia.

Wang idealiza este proyecto como un reto a seguir y no soltar en un futuro lejano, pues además de ser un invento capaz de cargarse infinitamente, daría apoyo a familias que durante mucho tiempo han enfrentado limitaciones económicas, pocas facilidades de vivienda y, sobre todo, de energía eléctrica.

Paul Brouns, Tapestry (Tapiz), 2014. Cortesía de Saatchi Art.

Paul Brouns, Venice of the North (Venecia del norte), 2014. Cortesía de Saatchi Art.

Paul Brouns es un artista fotógrafo que vive en los Países Bajos. Desde hace más de una década su trabajo se ha centrado en la fotografía digital. Su obra, inspirada por su fascinación por los patrones, las partituras musicales, los sistemas de escritura y otras estructuras gráficas, ofrece imágenes que se centran en la belleza abstracta de la arquitectura y están habitadas por formas geométricas, líneas y ritmo. La galería Saatchi Art representa su obra. www.saatchiart.com/paulbrouns

[mpc_divider preset="preset_0" width="30" content_type="icon" content_padding_divider="true" content_padding_top="0" content_padding_right="10" content_padding_bottom="0" content_padding_left="10" content_padding_css="padding-top:0px;padding-right:10px;padding-bottom:0px;padding-left:10px;" icon="eti eti_pencil" icon_color="#687f96" icon_size="24" lines_color="#687f96" lines_weight="2"]

Ariadna Hagerty trabajó muchos años en radio pública, es mexicana y actualmente vive en Seattle, en el estado de Washington. Twitter @mountains

error: Contenido protegido !!