EL DISEÑO EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Mediamatic ETEN, mayo 2020. Fotografía de Willem Velthoven. Cortesía de Mediamatic. www.mediamatic.net | Instagram @mediamatic_.

por Melissa Mota

DISEÑADORES DE DISTINTAS RAMAS Y EN COORDENADAS DIVERSAS HAN DESARROLLADO PRODUCTOS Y PROYECTOS QUE CONCILIAN FUNCIÓN, ESTÉTICA Y SEMIÓTICA A PARTIR DE PRÁCTICAS COMO EL DISTANCIAMIENTO SOCIAL O EL TRABAJO EN CASA, PARA DAR LUGAR A LA VIDA SOCIAL ANTE LA NUEVA REALIDAD.

Desde el inicio de la pandemia actual, el diseño se ha convertido en una pieza clave para resolver problemas y necesidades surgidos de la emergencia sanitaria y la nueva realidad. Para evitar la propagación del virus, los gobiernos de diferentes países han tomado medidas —como la distancia social, el cierre temporal de establecimientos comerciales o el confinamiento en casa—, que han reconfigurado paulatinamente tanto el espacio público como el privado. En más de un año se han ido materializando ideas que parten de las nuevas normas preventivas y que se adaptan e inciden en la transformación de prácticas sociales, costumbres culturales, formas de consumo, dinámicas laborales e interacción entre personas.

Si bien algunas soluciones parecen sencillas, han marcado una diferencia en el comportamiento social. Un ejemplo es el caso del Domino Park en Nueva York que, ante la posibilidad de tener que cerrar al público en el verano del año pasado, su director, el arquitecto de paisaje Michael Lampariello, decidió pintar en el pasto círculos blancos de 2.4 metros de diámetro y con una separación entre ellos de 1.8 metros. El resultado fue un lenguaje visual geométrico que propició que las personas intuitivamente guardaran distancia y encontraran en los círculos un espacio privado y seguro al aire libre. Esta forma de distanciamiento en el espacio público fue adoptada en diferentes ciudades de Estados Unidos, lo que ha implicado un cambio, no sólo en la fisionomía de los parques, sino en la percepción espacial pública que reestructura las formas de convivencia.

Uno de los sectores más afectados en la pandemia ha sido el restaurantero, que se ha enfrentado a cierres temporales y a la necesidad de reinventarse para seguir operando bajo las nuevas medidas sanitarias. Entre las soluciones presentadas, está la del diseñador francés Christophe Gernigon con el proyecto Plex’Eat, que consiste en protectores de plexiglás suspendidos en el aire mediante un sistema de cables para una o dos personas (también cuenta con una versión individual con base o adherida a la mesa). Su objetivo fue desarrollar alternativas estéticas que garantizaran las reglas de distancia y que las personas pudieran seguir reuniéndose de forma segura en restaurantes. Este diseño también se puede implementar en lugares públicos como bibliotecas, recepciones o comercios.

Otra propuesta interesante fue la de Mediamatic ETEN en Ámsterdam, restaurante de una institución cultural enfocada en el arte, el diseño, la ciencia, la naturaleza y la biotecnología. Como respuesta a la necesidad de separar comensales, utilizaron pequeños invernaderos de vidrio y aluminio, que acondicionaron para que dos o hasta cuatro personas pudieran tener un espacio protegido y acogedor con vista al canal.

Las medidas sanitarias también han reinventado la forma de trabajo y han acelerado cambios como el uso de la tecnología para reuniones en línea y trabajar en casa. Este nuevo uso del espacio privado como oficina ha detonado diseños que buscan hacer que esta experiencia sea más cómoda. La agencia italiana Studio Klass, por ejemplo, desarrolló Touch Down Unit, una pequeña estación de trabajo doméstica equipada con entradas USB y cajoneras, que se puede adaptar y deslizar a cualquier espacio del hogar. Por otro lado, el regreso a las oficinas supone una reorganización del espacio con más lugares individuales. Uno de los ajustes planteados por Vitra es el uso de algunos de sus diseños desarrollados en los últimos años, como las Workbays de Ronan & Erwan Bouroullec, cuyos paneles multifuncionales y versátiles de fieltro de poliéster prensado —originalmente pensados para absorber el ruido del ambiente—, permiten aislar a una persona o grupos reducidos en el espacio laboral.

Todas estas soluciones son un reflejo de cómo el diseño ha sido un factor indispensable para adaptar la nueva realidad social basada en la salud pública y de qué manera ha logrado hacer más segura, funcional y sencilla la vida en medio de la crisis. 

Este nuevo uso del espacio privado como oficina ha detonado diseños que buscan hacer que esta experiencia sea más cómoda.

 

Ronan & Erwan Bouroullec, Workbays Meet, 2013. Fotografía de Ronan Bouroullec. Cortesía de ©Vitra. www.vitra.com | Instagram @vitra.

Domino Park. Fotografías de Barrett Doherty. Cortesía de BerlinRosen. www.dominopark.com | Instagram @dominopark.

En más de un año se han ido materializando ideas que parten de las nuevas normas preventivas y que se adaptan e inciden en la transformación de prácticas sociales, costumbres culturales, formas de consumo, dinámicas laborales e interacción entre personas.

Christophe Gernigon Studio, Plex’Eat. Cortesía de Christophe Gernigon Studio. www.christophegernigon.com | Instagram @christophegernigonstudio.

Melissa Mota es historiadora del arte por la Universidad Iberoamericana y cuenta con una Maestría en historia del arte por la UNAM. Fue coordinadora de la galería Ángulo Cero, un espacio dedicado a la intersección entre el diseño y el arte, y ha colaborado para revistas como Código y Gatopardo.

error: Contenido protegido !!