ACCIÓN HUMANITARIA Y SEGURIDAD ENERGÉTICA

Slinkachu, No Visitors - St. Thomas Hospital, London (installation) [No se permiten visitas - instalación en el Hospital St. Thomas en Londres], 2020. Cortesía del artista.

por por Diego Álvarez

ANTE LA PRESENCIA DE CRISIS HUMANITARIAS ALREDEDOR DEL MUNDO, SURGEN RESPUESTAS QUE DESDE LA COMPASIÓN Y LA INNOVACIÓN DIRIGEN CON ÍMPETU ACCIONES DE TODO TIPO PARA RESGUARDAR LA SALUD Y LA SEGURIDAD DE LAS COMUNIDADES MÁS VULNERABLES. EN ESTA MEDIDA, ES RESPONSABILIDAD DE TODOS ASEGURAR QUE ESTOS PROYECTOS TENGAN ACCESO A ENERGÍAS LIMPIAS, SEGURAS Y ASEQUIBLES, PARA QUE SIGAN CON SU TRABAJO.

La acción humanitaria consiste en brindarle asistencia a las víctimas de desastres, para aliviar su sufrimiento, asegurar su subsistencia, proteger sus derechos y salvaguardar su bienestar. Se basa en principios éticos como la humanidad, la imparcialidad, la neutralidad y la independencia. En ocasiones, su alcance se puede extender para detener la destrucción socioeconómica y encaminar a la población hacia la reestructuración de la sociedad a corto, mediano y largo plazo.

Las primeras descripciones de la acción humanitaria se encuentran en textos antiguos, de distintas culturas y religiones. Sin embargo, su materialización hacia el concepto que tenemos en la actualidad tiene sus cimientos en el siglo XIX, derivado de la creación del Comité Internacional de la Cruz Roja y su consolidación en el siglo XX, mediante la fundación de Médicos Sin Fronteras. Ambas organizaciones se han convertido en una fuente de inspiración para varias generaciones que, de manera desinteresada y sin importar las circunstancias, ponen sus conocimientos y habilidades al servicio de los demás.

Ante la presencia de una crisis humanitaria, en la que se encuentra en riesgo la salud o la seguridad de una comunidad, se genera una respuesta humanitaria a nivel nacional e internacional; múltiples organizaciones despliegan, de manera coordinada, escalonada y sostenida, recursos económicos, humanos y materiales para atender las necesidades básicas (alimentación, hidratación, salud y saneamiento) y específicas (reconstrucción de la infraestructura y reestructuración socioeconómica) de las partes involucradas.

La cobertura de las necesidades de las víctimas depende de que los equipos de respuesta tengan acceso a energía para alumbrar áreas, bombear agua, calentar alimentos, emplear equipo médico, establecer comunicación, mapear zonas, monitorear riesgos, ofrecer seguridad, templar el ambiente y transportar insumos. El problema radica en que las emergencias suelen suceder en lugares en los que, por las características del terreno o la presencia de grupos armados, es difícil garantizar el acceso confiable, inmediato y sostenido a fuentes de energía baratas, limpias y seguras. Por lo tanto, las organizaciones tienen que recurrir a aquellas que son caras, peligrosas y sucias, lo cual impacta de manera inmediata en sus finanzas y en su capacidad de respuesta y, a largo plazo, en el medio ambiente.

 

[…] es imprescindible la colaboración de estudiantes y profesionistas que tengan la capacidad de contribuir con sus destrezas y experiencia al desarrollo de soluciones innovadoras […].

Las carencias en el acceso a una energía sostenible y las consecuencias de utilizar energía que no es sostenible se podrían mitigar mediante soluciones asequibles y, tanto las organizaciones que se dedican a la acción humanitaria como las organizaciones que se enfocan en el uso de energía, han unido esfuerzos para encontrarlas. Desde principios del siglo XXI se lanzaron dos iniciativas: Acceso seguro a combustible y energía y Energía en movimiento. Con éstas, se ha trabajado de manera incansable para generar evidencia que fomente el uso de energía sostenible en los campos de refugiados, pero con el potencial de reproducirse en otras áreas.

A pesar de que existen avances en la materia, los esfuerzos para garantizar la seguridad energética en el contexto de la acción humanitaria aún continúan siendo insuficientes. Por lo tanto, es imprescindible la colaboración de estudiantes y profesionistas que tengan la capacidad de contribuir con sus destrezas y experiencia al desarrollo de soluciones innovadoras que beneficien a millones de personas en riesgo y a un planeta vulnerable. 

Slinkachu, The Sky’s The Limit (El cielo es el límite), 2019. Cortesía del artista.

Slinkachu, Blown Away - Battersea Park, London (installation) [Arrastrado por el viento - instalación en el Parque Battersea en Londres), 2020.

 

Slinkachu es un artista londinense que se dedica a crear obras en miniatura que va dejando por las calles de distintas ciudades. Su trabajo incorpora elementos de arte callejero, la escultura, arte de instalación y fotografía, que con ingenio y agudeza, aborda temas delicados. En esa medida, invita a los transeúntes (y lectores) a reflexionar sobre cómo nos relacionamos con los demás y cómo podemos encontrar nuevas formas de conectar. www.slinkachu.com | Instagram @slinkachu_official

Diego Álvarez es Técnico en urgencias médicas, Licenciado en médico cirujano, Especialista en métodos aplicados de investigación y Maestro en ciencias médicas. Tiene más de 12 años de experiencia trabajando con fundaciones y organizaciones que brindan atención médica y asistencia sanitaria a grupos vulnerables.

error: Contenido protegido !!