banner_derecho

LA VERDAD ANTE EL ENGAÑO DE LA FALSIFICACIÓN

La práctica de la falsificación es tan antigua como el comercio entre personas, ningún país se salva y todos estamos sujetos a ser víctimas de ella. Conozcamos un poco más la historia de esta actividad así como los procesos y condiciones a los que está sujeta..

por manuel farrera

.

Concebimos a la Verdad, como una proposición o conformidad entre lo que una persona manifiesta y lo que ha experimentado, piensa o siente, por lo tanto los sentidos son el mecanismo fisiológico que nos permite apreciar la información que recibimos de lo que está a nuestro alrededor, mediante procesos controlados por el cerebro, de los cuales no podemos darnos cuenta de manera consciente, pero que desarrollan una serie de acontecimientos concatenados entre sí que rigen nuestra conducta, como lo es la memoria, la cual influye en la percepción, la percepción en el deseo, el deseo en la intención, la intención determina la acción, la acción forma la memoria y así sucesivamente.

El hemisferio derecho del cerebro se especializa en la percepción espacial de los objetos, para reconocer forma y fondo, siendo capaz de crear cosas que no existen, o consintiendo de tal forma que damos las cosas por hechas, reales o verdaderas, sin detenernos a meditar si en realidad lo son.

Para darnos cuenta de lo que nuestro cerebro sabe, no sabe, da por hecho o nos engaña en relación a las cosas comunes que nos rodean las cuales ocupamos diariamente, lo ejemplificamos al dar contestación a unas sencillas preguntas que cualquier persona puede responder.

Al mencionar la palabra dinero, la mayoría de las personas piensan en billetes o monedas, por ser un medio de cambio generalmente aceptado, dando por hecho que son legalmente emitidos, ya que los billetes son parte rutinaria de nuestras vidas y circulan por millones de mano en mano, pagas con ellos, probablemente tengas uno en tu bolsa o cartera y seguramente alguna vez has pedido que te lo cambien.

Ante la pregunta ¿cuántas veces han tenido en su mano un billete de 100 pesos?, la respuesta será seguramente muchas, miles, pero no lo podríamos precisar de manera aproximada ya que este acto es tan recurrente, que nuestro cerebro no se ocupa ni se preocupa por tener presente su incidencia.

Si nos cuestionan ¿quién es el personaje que aparece al frente del billete de 100 pesos?, la mayoría de las personas no lo sabe, a pesar de haberlo tenido en sus manos, recurriendo por lo general a buscar en su bolsillo un billete para poder contestar. Ahora bien, ante la interrogante ¿qué grabado aparece en el reverso del billete de 100 pesos?, resulta sorprendente la forma en que reaccionan las personas, ya que la memoria se bloquea al advertir que el común de la población lo ignora.

Con este simple ejemplo, se demuestra que el cerebro puede ser afectado fácilmente mediante los actos de percepción general, los cuales son aprovechados por los falsificadores para hacer circular sin mayor problema sus piezas falsas.

La falsificación aparece como una manifestación antisocial desde que se les asignó a algunos objetos valor cambiario, evoluciona con el desarrollo de las sociedades y se convierte en una plaga de todos los tiempos y todas las naciones, no existe un solo país que no haya sido afectado por falsificaciones.

La identidad de nuestro México, se revela en su compleja travesía como nación, y el fascinante estudio de la numismática y la falsificación, es el espejo donde se refleja nuestra historia.

derecho1

derecho2

La economía azteca permitía que mediante el trueque, cualquiera que poseyera una habilidad o que tuviese una mercancía determinada, pudiera cambiarla por otro bien o servicio que necesitara en ese momento; puede sorprender que en la avanzada civilización que tenían los aztecas, no existiera otro medio cambiario mejor que el cacao, pero si se le compara con los demás, este grano los aventajaba. Los aztecas tenían un sistema de derecho penal muy riguroso de extracto punitivo estricto; falsificar cacao era un delito sancionado con pena de muerte, por ser considerado como un engaño a la verdad.

La enorme producción de plata de las minas mexicanas durante el virreinato dio origen a que nuestra moneda circulara con aceptación a nivel internacional, lo que provocó la codicia de la alteración y falsificación; siendo hasta 1823 cuando se tuvo un primer intento de imprimir billetes, los cuales por su amplia falsificación fueron impresos al reverso con bendiciones pontificias pensando ingenuamente que no se falsificarían por la religiosidad del pueblo. (La verdad ignorada y el engaño circulante).

Durante la época revolucionaria se llega al más alto nivel de falsificación de billetes, destacando una emisión efectuada con las mismas placas de impresión que fueron robadas de la tesorería.

En el siglo pasado, falsificadores de talla internacional tuvieron actividad en nuestro país, como es el caso de Enrico Sampietro, un artista que tomó el mal camino, falsificó dólares y billetes de 50 pesos, fue detenido y logró fugarse al unirse a un grupo cristero, para quienes falsificó billetes de 100 pesos que pretendían desprestigiar al Banco de México.

Luis Eduardo de Shelly Hernández falsificó dólares en México para el mafioso Lucky Luciano, fue detenido y dentro de la cárcel de Lecumberri siguió falsificando dólares con una rudimentaria imprenta que guardaba en un hueco en la pared bajo su cama.

Con los avances tecnológicos la falsificación dejó de ser artesanal para convertirse en industrial, constante y sonante.

En la actualidad, el billete más falsificado es el de 200 pesos, y a pesar de las campañas del Banco de México para difundir las medidas de seguridad de los billetes, percibiéndolos mediante los sentidos, poco se puede hacer ante la indiferencia de la mayoría de la población.

.

.

.


Dr. Manuel Farrera Villalobos es abogado postulante especialista en Materia Penal.

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!