FUTBOL: ALGO MÁS QUE UN JUEGO

Todas las imágenes: Mandy Barker, De la serie Penalty, 2015. Cortesía de la artista.

por José Ángel González Araujo

EL “AJEDREZ DEL CAMPO VERDE” ES CONSIDERADO EL DEPORTE MÁS IMPORTANTE DEL MUNDO. EL FUTBOL ES EL REY EN EL GLOBO Y EL GRAN UNIFICADOR SOCIAL, QUE SUPERA A CUALQUIER DEPORTE POR SU GRAN NÚMERO DE ESPECTADORES, AFICIONADOS Y CANCHAS —PROFESIONALES E IMPROVISADAS— EN CADA RINCÓN DEL PLANETA.

“[El futbol] Ofrece el centro de atención para la brillantez individual mientras disfruta del desafío y el corazón del esfuerzo colectivo. […] Captura el brillo de la imprevisibilidad, la incertidumbre del corazón humano y la habilidad humana, de la improvisación y el azar”.
The Ball is Round, David Goldblatt

 

La historia del futbol se remonta al año 1400 a.C. cuando los pueblos mesoamericanos lo practicaban. El juego de pelota era un acontecimiento de la vida cotidiana, pero también tenía una importante connotación religiosa. Esta práctica es la que hoy se reconoce como el primero de los juegos de equipo que involucra una pelota.

Algunas de las canchas en las que se practicaba tenían al centro unos discos de piedra con un orificio en medio, conocido como marcador. En el libro El juego de pelota mesoamericano, el doctor Jesús Galindo Trejo explica que “hacer pasar la pelota de hule, a través de dicho marcador representaba una de las más grandes hazañas durante la ejecución del juego”.

El juego de pelota, sin embargo, se jugaba principalmente con la cadera. En China, en los siglos III y II
a. C., el cuju fue de los primeros en involucrar patadas, al igual que el kemari en Japón, años más tarde bajo formas ceremoniales.

El juego del futbol toma su forma

En el siglo XII se desarrolló en Inglaterra el inicio de la práctica actual. Los juegos que se parecían al futbol se practicaban en prados y carreteras. Además de jugar con el pie, el juego incluía también golpes de balón con el puño. En 1863 en Londres, se formó la primera asociación de futbol en Inglaterra. Hasta entonces se uniformó el tamaño y el peso de la pelota, y se decidió que no se permitía jugar el balón con las manos, pero no aún el número de jugadores.

El club más antiguo del que se tiene registro es el Notts County, formado en 1862 y que todavía existe. En 1885 se legalizó el futbol profesional y tres años después se estableció la English Football League.

Después de ésta nacieron diversas ligas en más países. El deporte llegó a los Juegos Olímpicos en 1908, lo que los convirtió en la justa más prestigiosa para el futbol, hasta que se jugó la primera Copa Mundial de la FIFA en Uruguay en 1930.

También conocido como balompié, el futbol llegó a México con las empresas inglesas a finales del siglo XIX, cuando se establecieron en Hidalgo para explotar yacimientos mineros. Los locales, principalmente miembros de familias acaudaladas, se les unieron sin saber que sembraban la semilla de uno de los deportes más importantes para el país: un análisis de 2018 reveló que el valor de la liga alcanzaba los 114 mil millones de pesos. La Liga MX asegura que en México 78% de la población se declara aficionada, por lo que no es extraño que a México se le conozca como un país futbolero, uno de los diez más importantes del mundo para la industria, según cifras de la Euromericas Sport Marketing.

Este deporte es el de mayor difusión mundial y no se limita a un sector social específico, pues se disfruta igual en cada rincón del mundo […].

La dimensión social
Este deporte es el de mayor difusión mundial y no se limita a un sector social específico, pues se disfruta igual en cada rincón del mundo (la FIFA tiene 211 países afiliados, mientras que la ONU, 193). El gusto por el futbol los une, y sus costumbres, comida, religión, formas de gobierno y distinciones culturales le dan forma. Es un deporte universal, pero también permite crear colectividad, compañerismo, inclusión y superación.

Esta práctica ha permitido que jóvenes que viven en contextos de vulnerabilidad social se desarrollen y crezcan e, incluso, puedan alcanzar cierta movilidad social. Por ejemplo en México, la Copa Telmex y De la Calle a la Cancha con Telmex son programas de la Fundación Carlos Slim que contribuyen a la reinserción social libre de adicciones, pandillerismo y pobreza extrema de una manera productiva. El futbol tiene un poder positivo para cambiar vidas.

A nivel global, la FIFA, a través de la Fundación FIFA y sus programas de responsabilidad social, trabaja con gobiernos, agencias globales y regionales, grupos de derechos humanos, ONG y ex jugadores para promover, como una nueva misión, una sociedad más justa e igualitaria mediante el futbol para hacer así un mundo mejor para todos.

El deporte más popular del mundo no conoce límites, pues trasciende las fronteras y es incluyente para todos los que quieran practicarlo. No hace falta estar inscrito en una liga, y solamente hace falta querer jugar. Cualquier lugar es bueno para echar la cascarita o la reta; se puede jugar al futbol en cualquier lugar y a cualquier hora. Que el balón no deje de rodar ni en la cancha, ni en las calles.

Más allá de la cancha

Para gozar de los beneficios de jugar futbol no es necesario ser un profesional ni tener un vigoroso entrenamiento para cosechar las recompensas. De hecho, un estudio de la Universidad de Copenhague demostró que jugar un partido de futbol con regularidad podría tener efectos beneficiosos y significativos en la salud:

  • Mejora la salud del corazón y la presión arterial.
  • Aumenta la masa muscular y la fuerza ósea.
  • Reduce la grasa corporal.
  • Ayuda al desarrollo de fuerza, resistencia y velocidad.
  • Mejora la concentración y la coordinación.
  • Fomenta el trabajo en equipo, promueve la socialización y aumenta la confianza de quien lo practica. 

Larga vida al gol
La palabra gol es casi universal y sólo tiene pequeñas variaciones de pronunciación según la lengua en cada país. Deriva del inglés goal, que significa meta, objetivo. Gol también proviene del británico ‘límite’, y puede significar el hecho de rebasar el límite de la cancha con la pelota.

Fomenta el trabajo en equipo, promueve la socialización y aumenta la confianza de quien lo practica.

Mandy Barker es una fotógrafa británica reconocida a nivel mundial por su trabajo que explora la contaminación plástica en los océanos del mundo. La serie Penalty camina sobre esta línea al señalar el problema de los desechos plásticos en el mar. Para realizar este proyecto, la artista invitó a público de todo el mundo a recolectar balones de futbol encontrados en los mares y costas para poner en evidencia los efectos dañinos de la contaminación e invitarnos a tomar acciones trascendentales que cambien el rumbo. www.mandy-barker.com | Instagram @mandybarkerphotography

José Ángel Araujo escribe sobre salud y estilo de vida, temas que combina con otras pasiones: cocinar y correr. Empezó a correr por su amor por la comida. Hoy lleva siete maratones. También es guía de corredores con debilidad visual. Instagram @joseangelaraujo

error: Contenido protegido !!