ENTREVISTA A RICARDO ISRAEL ARANGO PINEDA. LA ARMONÍA ENTRE EL ENTUSIASMO Y EL CONOCIMIENTO PARA APUNTALAR LA VIDA PROFESIONAL

por Capitel
fotografía de Pedro Luján
Entrevista realizada el 6 de noviembre de 2020

EN ESTA CONVERSACIÓN CON RICARDO ISRAEL ARANGO PINEDA, EGRESADO DE LA LICENCIATURA EN DERECHO Y LA MAESTRÍA EN DERECHO PENAL POR UNIVERSIDAD HUMANITAS, TENEMOS LA OPORTUNIDAD DE CONOCER SOBRE SU TRAYECTORIA ACADÉMICA Y PROFESIONAL, Y DE SU PAPEL COMO SOCIO FUNDADOR DE GRUPO AMPARA, DESPACHO JURÍDICO ESPECIALIZADO EN CONTINGENCIAS LEGALES, DERECHO PREVENTIVO Y VICTIMOLOGÍA.

Platíquenos un poco de su recorrido académico, ¿por qué decidió estudiar una Licenciatura y posgrado en derecho?, ¿qué es lo que más le interesa de esta rama?
He sido un entusiasta del derecho, aunque de manera empírica, me atraía la posibilidad de defender mis derechos y los de mis seres queridos. Gracias a algunos trabajos eventuales logré adquirir libros que provocaron un mayor interés por esta disciplina, así que comencé a buscar una casa de estudio que me diera la oportunidad y el apoyo para iniciar mis estudios. De esta manera conocí Universidad Humanitas, donde cursé la Licenciatura y Maestría en derecho penal. Esto revolucionó mi vida, pues adquirí el conocimiento que tanto anhelaba, tuve la oportunidad de desarrollarme profesionalmente y encontré grandes amigos que no sólo son colegas, sino han llegado a ser socios en Grupo Ampara, firma que tuve la fortuna de fundar en 2015 y que refleja los valores y los conocimientos que Humanitas me brindó.

¿Por qué eligió Universidad Humanitas para realizar sus estudios de licenciatura y maestría?, ¿qué conocimientos adquiridos ha puesto en práctica en su vida profesional?
Elegí Universidad Humanitas porque cuando buscaba estudiar la carrera de derecho, me impactó una frase que es parte de la filosofía de Humanitas: “Dadme un punto de apoyo y moveré al mundo”. Esta frase de Arquímedes me hizo elegir mi alma mater, pues el verdadero punto de apoyo son las herramientas con las que nos forjamos día con día y con las que podemos mover al mundo. Esos conocimientos y experiencias que adquirí me han servido de punto de apoyo para poder mover al mundo que me rodea. No sólo obtuve conocimientos de mis profesores, también logré cultivar muchas experiencias de los compañeros con los que cursé mi vida universitaria y con los que hoy estoy orgulloso de poder decir que son parte fundamental de Grupo Ampara.

Cuéntenos un poco sobre su experiencia como estudiante en la Universidad, ¿qué aprendizajes fueron los más significativos en esos años?
En mi vida como universitario aprendí muchos valores: la dedicación, la perseverancia, la amistad y la lealtad, pero sobre todo, ayudar a quien más lo necesita, pues esto no sólo engrandece el espíritu, también deja una profunda huella en la conciencia y nos alienta a apoyar e impulsar a más personas. En lo personal, esto fue muy significativo pues en Humanitas existe un programa de servicio social que consiste en integrar a los alumnos a diversas actividades de altruismo y en dicho programa pude tener contacto con personas que me enseñaron el valor de la gratitud y el compromiso de salir adelante.

La vida universitaria es una de las más grandes experiencias de mi vida, no sólo porque logré adquirir conocimientos para la vida laboral, sino porque esas experiencias revolucionaron mi forma de pensar y de percibir el mundo. Mi vida como estudiante cambió y Humanitas se convirtió en un hito de todos los aspectos de mi vida.

Nos gustaría saber cómo fue el proceso de fundación de Grupo Ampara. ¿A qué retos se enfrentó y cómo logró superarlos?
Fue un proyecto con el que intenté seguir mis ideales y sueños, y en el que quise integrar a mis compañeros de carrera y en general a egresados de la Universidad Humanitas. En un inicio me enfrenté a muchos cuestionamientos, propios y ajenos, que me hicieron pensar si hacía lo correcto. Se presentaron retos económicos, sociales e incluso culturales, pues desafortunadamente en México no existe la cultura de contar con un abogado de cabecera que se encargue de prevenir las posibles contingencias legales, pero ahí encontramos un nicho de oportunidad y comenzamos a advertir diferentes escenarios de la vida diaria que llevaban a otras personas a estar envueltos en dificultades legales, a fin de evitar que a más personas les ocurriera lo que a nuestros representados les estaba ocurriendo. Otro gran reto fue cosechar la confianza, no sólo de los clientes, sino de los colaboradores, pues Grupo Ampara es un proyecto que requirió mucha paciencia y dedicación, sin embargo, descubrimos que para lograr una meta hace falta también ser valiente para enfrentar las adversidades, pues “Valiente no es el roble fuerte que supera las tormentas, sino el brote que se emerge en medio de la nieve”.

 

¿Cómo es un día laboral en un despacho especializado en contingencias legales, derecho preventivo y victimología?
Vibrante, lleno de emociones y sentimientos encontrados pues atender contingencias legales es como estar en una sala de emergencias médicas: hay que actuar de manera eficiente y contundente para estabilizar la situación y contener las emociones de nuestros clientes, pues recurren a nosotros en busca de respuestas que les puedan brindar seguridad y tranquilidad. Sin embargo, una vez que ha pasado la contingencia tratamos de que nuestros clientes adquieran una cultura de prevención en sus actos jurídicos. Todos los días nos vamos a casa con la satisfacción de haber podido ayudar, acompañar y respaldar a quien se ve envuelto en un problema legal.

¿En qué proyectos a mediano y largo plazo trabaja actualmente y qué impacto tienen en el desarrollo del país?
Actualmente trabajo en diversos proyectos de apoyo social pues como lo mencioné, Universidad Humanitas me inculcó el valor de ayudar a quien más lo necesita. A mediano plazo espero contar con un canal de comunicación que ayude a las personas a advertirles sobre las posibles contingencias legales, como errores en la celebración de contratos o modus operandi en la comisión de diversos ilícitos, a fin de evitar que caigan en los mismos. Quiero que este medio de comunicación ayude a difundir la cultura de la prevención legal y la interiorización de la norma jurídica. Por otra parte, Grupo Ampara cuenta con un programa de apoyo y consultas gratuitas en diversas materias, por lo que procuramos asistir a diversos sitios o instituciones donde sabemos que pueden surgir dudas de carácter legal y necesitan un punto de apoyo, así como la asistencia legal sin costo para personas en situaciones desfavorables. Ahí, entra nuestro más grande proyecto, que es la creación de una fundación que permita a las personas que más lo necesitan acceder a servicios legales de calidad y confianza, para evitar una revictimización en el proceso, pues desafortunadamente hemos visto que algunas personas quedan en estado de indefensión por carencias económicas, y son engañadas por los propios “abogados” que con esfuerzo contratan. Hemos llegado a conocer personas que por no contar con recursos suficientes para trasladarse al recinto de un juzgado para celebrar una audiencia, perdieron la oportunidad de ser escuchados en juicio y por ende, el acceso a una justicia merecida.

[…] la armonía es un balance entre la proporción de nuestros actos u omisiones y sus consecuencias.

La vida universitaria es una de las más grandes experiencias de mi vida, no sólo porque logré adquirir conocimientos para la vida laboral, sino porque esas experiencias revolucionaron mi forma de pensar y de percibir el mundo.

Aun cuando existen instituciones estatales como la defensoría pública, desafortunadamente no se dan abasto ante la constante carga de trabajo, por eso, considero que estos proyectos impactarían en el desarrollo del país, pues al inculcar una cultura de prevención legal contra la revictimización de las personas, estoy convencido que la gente puede desarrollarse plenamente sin las preocupaciones que los problemas legales traen consigo y por ende construir un mejor país.

Esta edición de la revista está dedicada a pensar el concepto de armonía desde diferentes disciplinas. Como abogado, ¿qué definición tiene de este concepto?
Desde mi punto de vista como abogado, la armonía es un balance entre la proporción de nuestros actos u omisiones y sus consecuencias. Al mantener una correcta correspondencia entre estos, se puede lograr un equilibrio que permita convivir de forma pacífica, con legalidad y justicia. Asimismo las leyes deben ser constituidas de manera armónica para que su impartición permita una sensación de tranquilidad y protección justa.

¿Cómo se ve reflejada la armonía en su trabajo cotidiano y cómo se conjuga con otros valores que guíen su trabajo?
Diario me enfrento a la disonancia cognitiva de mis representados pues muchas veces llegan a consulta con una desarmonía entre las ideas que tienen, las emociones y las creencias; ahí tratamos de organizar todos esos conceptos preconcebidos y así lograr armonizar ese conjunto de factores que no les permiten desarrollarse con equilibrio en sus procesos legales. Con respeto y confianza intento lograr una armonía pero, sobre todo, con escucha: escuchar nuestros pensamientos, las experiencias y la razón, es suficiente para ordenar nuestros pensamientos de manera adecuada, es decir armónica, y así resolver una gran parte de los conflictos que nos puedan aquejar.

¿Quiere agregar algo más?
Quiero agradecer a Universidad Humanitas y a ustedes la oportunidad de compartir parte de lo que he construido gracias a la base académica que adquirí; agradecer a mi familia, amigos, socios, colaboradores y representados por brindarme su apoyo y su confianza. Quiero invitar a todos los alumnos de Universidad Humanitas a que busquen las herramientas necesarias para encontrar un punto de apoyo para mover al mundo, en armonía con sus pensamientos y acciones.

¡Muchas gracias!

error: Contenido protegido !!