EMPATÍA EN EL DEPORTE

Todas las imágenes son de Tania Yakunova. Cortesía de la artista.

por Víctor Hugo Bustamante Vallín
imágenes de Tania Yakunova

DISTINTOS EPISODIOS EN LA HISTORIA DE LOS DEPORTES NOS DEMUESTRAN QUE LA CAPACIDAD DE ENTENDER Y RECONOCER LA EXPERIENCIA DE LOS OTROS ES UN ELEMENTO CLAVE PARA SER EXITOSO, PERO, SOBRE TODO, PARA FORTALECER LA CONEXIÓN HUMANA.

[…] hacer que las personalidades y egos de estrellas […] se alinearan para lograr grandes jugadas; pero sobre todo que el equipo se armonizara para el bien común y con esto lograr campeonatos.

De acuerdo con la definición de la Real Academia Española, la empatía es la capacidad que tenemos de ponernos en el lugar de alguien y comprender lo que siente o piensa.

La empatía es un elemento primordial para el éxito de los equipos, ya que ayuda a desarrollar confianza en el compañero, así como hacer un mejor esfuerzo colaborativo porque se entienden las fortalezas y limitaciones del otro. Cuando hay empatía entre los miembros de un equipo se desarrollan lazos de camaradería y amistad, y eso se refleja en el desempeño colectivo. La empatía ayuda a que los miembros del equipo incrementen su desempeño físico, disfruten más la competencia y se diviertan.

Los Toros de Chicago crearon una dinastía al ganar seis campeonatos de la NBA (1991, 1992, 1993, 1996, 1997 y 1998). Si bien el equipo estaba plagado de talento extraordinario, la principal labor del coach Phil Jackson, se enfocó en hacer que las personalidades y egos de estrellas como Michael Jordan, Scottie Pippen y Dennis Rodman, entre otros, se alinearan para lograr grandes jugadas; pero sobre todo que el equipo se armonizara para el bien común y con esto lograr campeonatos. Esto no habría sido posible si cada uno de estos jugadores no entendiera y respetara las fortalezas y especialmente la personalidad del otro. Steve Kerr hizo famosa la frase “Es el último baile”, refiriéndose a la última vez que participaban juntos en una serie de campeonato; y en esa misma serie, Jordan dejó de ser el líder rudo por un momento y escribió un poema para el equipo, los demás jugadores se sorprendieron por la compasión y empatía que su respetado líder transmitió a todos. Los medios decían que los Toros de Chicago eran un equipo viejo, pero la empatía desarrollada en ese último baile les ayudó a superar a todos sus rivales y con eso lograr su sexto campeonato en ocho años.

Los hermanos Brownlee son dos triatletas británicos, su mejor desempeño deportivo en la modalidad de triatlón olímpico sucedió entre 2009 y 2016. Durante la competencia del mundial de triatlón en Cozumel 2016, el mayor de ellos, Jonathan, estaba liderando la competencia, sin embargo, a 1.5 kilómetros de la meta se sintió mal y casi a punto de desfallecer. Su carrera se tornó en pasos descontrolados, su hermano Alistair que estaba en tercera posición y a punto de rebasar al segundo, lo encontró trastabillando, entonces pasó el brazo de Jonathan sobre su hombro y casi cargándolo lo llevó “corriendo” hasta la meta, un metro antes de cruzarla en una escena muy dramática lo empujó para que el hermano llegara un instante antes que él. A Alistair no le importó sacrificar su desempeño, incluso benefició a Mario Mola que se llevó el mundial de triatlón, pero el gesto por su hermano es un gran ejemplo de empatía por lazos sanguíneos; en ese momento el amor fraterno pudo más que la gloria deportiva.

La empatía no es un fenómeno exclusivo de los atletas, los fans que idolatran algún equipo o deportista también tienen una contribución importante para que el deportista aumente su confianza y desempeño. El atleta reconoce y aprecia la emoción que despliega la fanaticada en las tribunas, esto hace que reaccionen sus neuronas espejo e incremente su desempeño. En el futbol americano de Estados Unidos, la Universidad de Pittsburgh es famosa por su ritual del final de tercer cuarto. En el sonido ambiental del estadio se empieza a escuchar “Sweet Caroline” de Neil Diamond, en una muestra de camaradería y empatía, todos los asistentes se abrazan y cantan la canción ajustando los coros con un “Let’s Go Pitt!”. Por supuesto, esto recarga la energía de los jugadores, aumenta su confianza y son varios los partidos en los que Pittsburgh ha venido de atrás para superar a sus contrincantes teniendo en mente una canción que toca sentimientos profundos.

En las Olimpiadas de 1936 en Berlín, sucedió una de las mejores muestras de empatía en la historia: en la final de salto con pértiga los japoneses Shūhei Nishida y Sueo Ōe estaban empatados en segundo. Entonces, se negaron a seguir compitiendo y pidieron a los jueces declararlos ganadores del segundo puesto a ambos, sin embargo, la reglas no lo permitían y los jueces declararon a Nishida como medallista de plata y a Ōe el medallista de bronce. Al terminar los dos atletas ejecutaron un acto de gran empatía y amistad que sigue siendo una referencia en el deporte: cortaron a la mitad sus dos medallas y las pegaron para crear dos medallas mitad plata y mitad bronce. Estas medallas son conocidas como las “Medallas de la Amistad” y han puesto una referencia para que ahora se reconozca a los atletas que empatan en algún puesto del pódium.

Todos estos ejemplos nos hacen reflexionar que las competencias deportivas son sólo un juego y que, si bien es importante ganar, lo es más, respetar a los individuos que participan. Pero lo primordial es entender lo que siente nuestra contraparte y ponernos en sus zapatos cuando gana, empata o pierde. 

Tania Yakunova es una ilustradora y artista ucraniana cuyo campo de trabajo se extiende desde ilustraciones comerciales de libros y editoriales, hasta obras de arte de exhibición internacional. Las imágenes que crea se inspiran en el arte y diseño de vanguardia de principios del siglo XX y exploran objetos, formas e historias cotidianas para encontrar en ellos ritmo y belleza mágica. En estas ilustraciones, Yakunova investiga el trabajo en equipo y el placer colectivo e individual que el deporte puede traer. www.yakunova.com | Instagram @anni_tett

Víctor Hugo Bustamante Vallín es ingeniero en computación, coach de triatlón, coach de felicidad y coach ejecutivo estratégico. Su carrera profesional la ha desempeñado en empresas como Oracle, Microsoft y CISCO. Su palmarés deportivo incluye 16 maratones, 24 Ironman y tres Ultra Fondos de ciclismo. Es autor del libro ando #contentote.

error: Contenido protegido !!