ARMONÍAS ALQUÍMICAS: EL ARTE POLÍTICO DE JULIO LE PARC

Julio Le Parc, Alchimie 431 (Alquimia 431), 2019. Cortesía de Galería RGR.

por Tania Puente

EL ARTE CINÉTICO DEL ARGENTINO JULIO LE PARC, CON SUS COLORES, FORMAS Y JUEGOS, NOS PROPONE NUEVAS FORMAS DE PENSAR EL EQUILIBRIO Y LA TRANSFORMACIÓN SOCIAL.

Julio Le Parc, Alchimie 440 (Alquimia 440), 2019. Cortesía de Galería RGR.

Materia y espíritu se equilibraban y encumbraban su armonía como cúspide de la experiencia vital.

Julio Le Parc, Alchimie 447 (Alquimia 447), 2019. Cortesía de Galería RGR.

Julio Le Parc, Alchimie 443 (Alquimia 443), 2019. Cortesía de Galería RGR. 

De haber sido un domingo cualquiera, en el Piazzale Michelangelo de Florencia hubiera habido varios turistas y locales que disfrutaban sus vistas panorámicas dignas de postal y fotografiaban la réplica del David de Miguel Ángel. Pero no era un domingo cualquiera. El 18 de noviembre de 2018 en la plaza se habían montado más de 50 mil fuegos artificiales fabricados a la medida para el evento de una de las figuras más singulares del panorama artístico internacional: Cai Guo-Qiang (1957, Quanzhou, China). Un público expectante llenaba el lugar cuando se escuchó la voz del artista haciendo una cuenta regresiva… tres, dos, uno… y el cielo se pintó por más de diez minutos con pólvora de colores. El evento recibió el nombre de City of Flowers in the Sky y fue inspirado por Alegoría de la primavera, la obra maestra de Sandro Botticelli. Mediante distintos actos y utilizando el horizonte de la ciudad como su lienzo, Cai Guo-Qiang evocó las imágenes icónicas que componen esta obra maestra. Con una precisión extraordinaria, dibujó en el cielo un colosal bouquet de flores en un poderoso homenaje a la ciudad, cuna del Renacimiento.

Para quienes no tuvimos la fortuna de estar ahí, los registros visuales y los testimonios escritos se quedan cortos. Nos falta la vivencia colectiva de un público que se asombra en sincronía. Nos falta el discurrir de la secuencia completa para entender el ritmo del evento y su alternancia perfecta entre destellos sutiles de colores y enérgicas explosiones saturadas de humo. Nos falta atestiguar el compás con el que la ciudad y los fuegos artificiales alternan el protagonismo. Nos falta el estruendo de las detonaciones y el humo ondulante que modifica la atmósfera. La experiencia es insustituible.

No es de extrañar que los actos explosivos de sitio específico como éste le hayan ganado a Cai Guo-Qiang el reconocimiento mundial. Tras formarse en escenografía e incursionar en el cine y la pintura, exploró las propiedades de la pólvora en sus dibujos. Esta búsqueda lo llevó eventualmente a experimentar con explosivos en una escala mayor, desarrollando sus característicos proyectos de explosión, ya sea en el cielo o encima de los lienzos. A la naturaleza destructiva de la pólvora y su asociación histórica con la violencia, yuxtapone la capacidad para crear belleza. Él mismo afirma: “Mi fascinación por este material viene de algo fundamental, esencial. Quiero explorar la relación de dualidad entre el poder de la destrucción y el de la creación”.

Armónica a la vista por su composición geométrica,
así como por sus vibrantes asociaciones de color […].

BIBLIOGRAFÍA

Plante, Isabel. “La multiplicación (y rebelión) de los objetos. Julio Le Parc y la consagración europea del arte cinético” en La abstracción en la Argentina: siglos XX y XXI. Argentina: Fundación Espigas, 2010.

Rossi, Cristina. “Julio Le Parc y el lugar de la resistencia” en ICAA Documents Project Working Papers, núm. 2 (2008).

www.rgrart.com | Instagram @rgrart

Tania Puente García (Ciudad de México, 1988) es curadora, traductora e investigadora. Magister en curaduría en artes visuales por la UNTREF de Argentina, publica de manera frecuente en revistas especializadas en arte de México y otros países.

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!