SEMBRANDO EMPATÍA: DISPOSITIVOS PEDAGÓGICOS Y NARRATIVA

Todas las imágenes: Misha Milovanovich, Exposición The Shape of Colour en Dellasposa Gallery, Londres, Inglaterra, 2021. Cortesía de la artista.
Mellow Yellow (Amarillo Suave), 2019.

por Norma Nélida Reséndiz Melgar
imágenes de Misha Milovanovich

LOS DISPOSITIVOS PEDAGÓGICOS BASADOS EN LA NARRATIVA PROPICIAN EL APRENDIZAJE DE LA EMPATÍA AL PERMITIR COMPRENDER LA PERSPECTIVA DE OTRAS PERSONAS, SUS SENTIMIENTOS, NECESIDADES E INTERESES. COMPRENDER EN QUÉ CONSISTEN ESTOS DISPOSITIVOS Y QUÉ CARACTERÍSTICAS TIENEN CUANDO SE BASAN EN LA NARRATIVA, DARÁ LUZ SOBRE CÓMO SE PUEDEN UTILIZAR PARA PROPICIAR DINÁMICAS SOCIALES QUE SEAN SENSIBLES A LAS EXPERIENCIAS AJENAS.

One Eye Philosopher (Filósofo de un sólo ojo), 2021.

[…] la empatía es una capacidad que podemos desarrollar, aprender y facilitar por medio de dispositivos pedagógicos.

Vista de la exposición The Shape of Colour en Dellasposa Gallery, 2021.

La empatía es un componente de la inteligencia emocional y refiere a considerar a otras personas. Hay tres tipos de empatía: a) cognitiva, en la que se entiende la perspectiva de otra persona; b) emocional, la capacidad de sentir lo que otras personas sienten, y c) interés empático, que supone comprender lo que otra persona requiere de ti.¹ Si bien, de acuerdo con nuestras características somos más o menos empáticos, la empatía es una capacidad que podemos desarrollar, aprender y facilitar por medio de dispositivos pedagógicos.

En términos generales, un dispositivo pedagógico es un mecanismo usado para producir un efecto determinado; es un “artificio completo, pensado y utilizado para plantear alternativas de acción”.² Como refiere Díaz Barriga Arceo, un dispositivo pedagógico es un instrumento o artefacto cultural que creamos o aprovechamos para resolver un problema en un contexto determinado, por lo que su uso y sentido dependen de éste. En ese sentido, remite a la organización de tiempos, espacios y materiales que guían nuestra actuación en determinado sentido.

Así, los dispositivos pedagógicos basados en la narrativa contribuyen a una formación integral, incluyente, con igualdad de género y no discriminatoria, en la que “lo cognitivo no es lo único ni lo más relevante que se moviliza: lo más importante es una persona construyéndose a sí misma”.³ En este tipo de dispositivos pedagógicos, las narrativas ayudan a generar empatía y, con ello, a construir otros mundos posibles, más humanos y solidarios, pero también propician competencias dirigidas a comprender y analizar contextos de práctica. En éstos hay que tomar decisiones complejas, por lo que son útiles en una amplia gama de ciencias y disciplinas, desde las humanísticas, hasta las relacionadas con la salud, las ciencias naturales y la tecnología.

La narrativa, como señala Londoño Palacio4 alude a la manera en que se utilizan diversos lenguajes con la finalidad de contar hechos, historias, situaciones o acontecimientos que pueden estar ubicados en el pasado, el presente o el futuro y en un lugar o lugares determinados. Así, la narrativa remite a la otredad y problematiza, con una visión crítica, la materialidad histórica y cultural de la persona: “la capacidad narrativa se debe considerar parte esencial de una formación que tenga el objetivo de formar sujetos que, durante toda su vida, sepan dialogar activamente con el cambiante mundo circundante de las cosas y las personas”.5

Los dispositivos pedagógicos basados en la narrativa son múltiples y de gran riqueza, pues además de incluir los más conocidos: novelas, cuentos, relatos, casos, crónicas, diarios, noticias periodísticas, cómics o biografías, incorporan también los medios digitales, audio, video y multimedia: blogs, vlogs, documentales, entrevistas, películas, además de otros de índole visual, como los álbumes y la fotografía narrativa.

De este modo, los dispositivos pedagógicos basados en la narrativa retoman esta riqueza, principalmente, desde tres perspectivas:

a) Cuando la metodología didáctica tiene como eje la narrativa: como en los estudios de caso y el aprendizaje basado en problemas, en los que las y los aprendices exploran diferentes alternativas en una situación. Estas metodologías pueden enriquecerse con narrativas, mostrando experiencias, pensamientos, emociones y complejidades.

b) Cuando en una situación didáctica se produce una narrativa: en estos casos, las actividades didácticas suponen la elaboración de algún tipo de narrativa; por ejemplo, en un caso clínico se incorporan elementos de la vida del paciente que le llevaron a su situación actual e inciden en su tratamiento, o cuando se restaura un espacio físico considerando la historia de quienes lo habitaron. Lo importante es que la narrativa vincule la disciplina con circunstancias propias de la cultura e interacción humana.

c) Cuando en una situación didáctica se utiliza una narrativa: estas actividades didácticas suponen incorporar algún tipo de relato que contribuya a que las y los estudiantes vinculen un contenido con una experiencia humana que les permita empatizar y comprender una circunstancia particular; puede ser explicar un conjunto de imágenes fotográficas en una clase de historia o utilizar parte de una banda sonora para inferir la historia y las emociones que están detrás del relato cinematográfico.

La narrativa en su amplia diversidad ofrece múltiples posibilidades para incrementar nuestro repertorio didáctico, volverlo más interesante, más humano y también más creativo, a la par que acrecienta la posibilidad de empatizar con la condición humana.

Para terminar. La empatía, como componente de la inteligencia emocional, puede ser aprendida y enseñada; supone comprender a otras personas y su circunstancia, tanto para construir una sociedad más justa y pacífica, como para reconocer motivaciones de otros y saber cuándo alejarse del daño que pueden producir. La empatía ayuda a mostrar “las emociones correctas en los momentos adecuados”.6

Por tanto, utilizar la narrativa en nuestras actividades didácticas, ayuda a ubicarnos en una realidad concreta en la que las decisiones siempre son complejas, pero desde el espacio de refugio y seguridad que debe ser el aula. Se trata así de “encontrar mejores maneras de construir oportunidades para aprender y convivir”.7   

Plexi (Plexiglás), 2021.


Bibliografía

Annacontini, Giuseppe. “La narración y el heroísmo de las pequeñas cosas” en Metodologías narrativas en educación, de José Luis Rodríguez Illera y Giuseppe Annacontini. Barcelona: Pedagogías UB, 2019.

Díaz Barriga Arceo, Frida. Dispositivos pedagógicos basados en la narrativa. México: SM, 2019.

Fierro, Cecilia y Fortoul, Bertha. Entretejer espacios para aprender y convivir en el aula. México: SM, 2019.

Goleman, Daniel; McKee, Annie; David, Susan y Gallo, Amy. Inteligencia emocional. España: Harvard Business Review Press, 2021.

Londoño Palacio, Olga Lucía. “Las narrativas desde la hipertextualidad. Características, modelo y metodología a partir de la inteligencia sintiente” en Revista de investigaciones UNAD, 2010: 55-74.

Misha Milovanovich es una artista nacida en Serbia que vive y trabaja en Londres. A partir de esculturas, pinturas y criptoarte cargados de colores vivos, movimientos ópticos y cadencias visuales, su trabajo explora la cultura de la desechabilidad, además de profundizar en la experiencia universal del ser humano y la complejidad del espectro emocional. La fusión de un repertorio diverso de imágenes y formas con una materialidad intensa dan como resultado una estética que reconcilia opuestos aparentes para dar lugar a la belleza y una manera muy sensible de entender lo que nos es diferente. www.mishamilovanovich.com | Instagram @mishamilovanovich

Norma Nélida Reséndiz Melgar es Licenciada y Maestra en pedagogía por la Universidad Nacional Autónoma de México. Actualmente cursa el Doctorado en educación y cuenta con la especialidad en Entornos Virtuales de Aprendizaje de la Organización de Estados Iberoamericanos. Participó en la edición de la Colección Ciudadanía de la SEP-UNESCO y la coordinación académica de la tutoría y acompañamiento a docentes en educación básica, así como en acciones de formación y desarrollo profesional docente a nivel nacional.

1. Daniel Goleman et al., Inteligencia emocional (España: Harvard Business Review Press, 2021), pp. 153-154.
2. Frida Díaz Barriga Arceo, Dispositivos pedagógicos basados en la narrativa (México: SM, 2019), p. 15.
3. Cecilia Fierro y Bertha Fortoul, Entretejer espacios para aprender y convivir en el aula (México: SM, 2019), p. 146.
4. Olga Lucía Londoño Palacio, “Las narrativas desde la hipertextualidad. Características, modelo y metodología a partir de la inteligencia sintiente” en Revista de investigaciones UNAD (2010): pp. 55-74.
5. Giuseppe Annacontini, “La narración y el heroísmo de las pequeñas cosas” en Metodologías narrativas en educación, de José Luis Rodríguez Illera y Giuseppe Annacontini (Barcelona: Pedagogías UB, 2019), p. 29.
6. Alison Wood Brooks, “Estrategia emocional para las negociaciones” en Inteligencia Emocional, de Daniel Goleman, Annie McKee, Susan David y Amy Gallo (España: Harvard Business Review Press, 2021), p.  109.
7. Fierro y Fortoul, op. cit. p. 182.

error: Contenido protegido !!