entrevista1

Xóchitl Gálvez: los colores del valor en la administración pública

Xóchitl Gálvez es una empresaria convertida en política por su amor al servicio comunitario. en esta entrevista nos cuenta un poco más sobre su trayectoria y los valores en los que fundamenta su trabajo y su vida en general.

por Carlos O. Noriega y Andrea Bravo
fotografías de
Munir Hamdan

Tiene el pelo castaño y el rostro redondo. Ronda los cincuenta años. Es una empresaria y política mexicana que se desempeña como Jefa Delegacional en Miguel Hidalgo, por el PAN. Estudió ingeniería en computación en la UNAM. Estamos sentados ante una mesa rústica de madera en su oficina colorida y sencilla. Su mirada inteligente genera un contraste armónico con su actitud relajada, receptiva, coronada con una leve sonrisa. Su forma de vestir es ligera. Su ascendencia es otomí. Es una líder reconocida a nivel internacional: recibió el Premio Empresaria del Año; el Foro Económico de Davos la colocó como una de los 100 líderes globales del futuro del mundo, primera mujer mexicana en recibir este reconocimiento; recibió el Premio Global de Liderazgo Femenino, otorgado por la Cumbre Global de Mujeres; es Miembro de la Fundación “Hecho en Casa”, institución que busca promover los valores en la familia.

A la pregunta de qué es para ella el valor y qué valores aplica en su gestión como servidora pública responde:

XÓCHITL GÁLVEZ (X.G.) Para mí el valor es poder atreverte a hacer cosas. Tener esa valentía, esa seguridad. Es saber que hay riesgos, pero que también puede haber cosas positivas y siempre ir para adelante. Alguna vez escuché una frase que dice: “los valores son para el alma lo que los colores, para los ojos”. Entonces creo que, si un ser humano no practica la honestidad, la cultura, el valor del trabajo, el servicio, la tenacidad, la constancia –que yo creo que son los valores que más pongo en práctica–, pero sobre todo el amor a lo que hace, es como si fueran unos ojos sin colores, como si ese ser humano viera todo el tiempo en gris. Los valores alegran el alma humana, hacen que un alma sea feliz.

Hay quien cree que ser honesto no es algo que se paga a la larga y estoy segura que es lo que más lo hace. En un principio, hay gente que logra ascensos rápidos pero muchas veces robando, engañando, defraudando y puede tener una vida llena de lujos, de bienestar, pero hoy que el gran tema es la corrupción, qué bien pesa ser una gente honrada. Estamos tan escasos de políticos honrados, honestos, que hoy creo que, como política y ser humano, es un gran valor.

Los valores que pongo en práctica son la honestidad, el trabajo, la cultura del servicio y la congruencia. No puedes ser delegado si no amas servir al prójimo. En las comunidades indígenas servimos muchos años sin que nos remuneren, lo hacemos por el amor a nuestra comunidad. Es algo con lo que crecí, en lo que creo. Cuando eres un delegado honesto, tu único incentivo, ante tantos golpes, difamaciones y agresiones, es tu amor profundo por el servicio; de lo contrario no habría ningún incentivo para venir a ganar muchísimo menos que lo que ganaba como empresaria, trabajar largas jornadas para sacrificar a mis hijos, a mi familia, si no tuviera yo ese sentido del amor al prójimo y al servicio.

Son valores muy básicos en los que creo y siempre trato de inculcarlos a mi equipo de trabajo: la honestidad, la congruencia y el trabajo, además de la cultura del servicio, son los valores fundamentales en un personaje que sirve en la administración pública.

¿En qué consiste su trabajo en la Delegación Miguel Hidalgo?
X.G.
En escuchar a mis vecinos. Muchas veces los problemas no dependen de mí, por ejemplo, el tema de la inseguridad que pareciera que no deja de crecer en nuestro país, aunque las cifras digan lo contario. Sin embargo, la gente tiene una percepción, está insegura, no salen a la calle como quisieran. Escucho al vecino y le doy la confianza de que voy a hablar con un titular o con el secretario y él siente un poco de tranquilidad.

Me tocan cosas como todas las Guías Secundarias. Muchas veces los vecinos dicen: “tengo un problema sobre Periférico”, pero eso le toca al Gobierno de la Ciudad. Hay una separación de facultades que muchas veces los vecinos no entienden porque para ellos hay un bache y punto, y está en la Delegación Miguel Hidalgo.

Trato de escuchar y canalizar, pero fundamentalmente me toca sacar la basura, el alumbrado de las vías secundarias, de las calles, el podado de los árboles, el bacheo, que estén las calles en buenas condiciones y balizadas todas las calles secundarias. Me toca que se respete el uso de suelo, no lo doy yo, lo da SEDUVI, lo que representa un problema porque se autorizan construcciones muy grandes y a los vecinos les enoja. Les quitaron a las delegaciones esas facultades. Me toca el orden en la vía pública, en lo  que más creo, si no somos capaces de tener una calle ordenada, bien balizada, bien bacheada, bien iluminada, bien podada, sin coches en doble fila, sin vecinos con tubos, con palos, apartando la calle, sin basura en la calle, es muy difícil hablar de que podamos dar el siguiente paso como país. Si no somos capaces de poner en práctica las principales leyes de convivencia, de eso que se llama Justicia Cívica, como respetarnos entre vecinos, no bloquear las entradas, no apartar la calle, no tirar la basura, no seremos capaces de crecer. Estoy trabajando muchísimo en ese tema y por eso seguramente me he vuelto famosa como la “Delegación Periscope” porque estamos tratando de que las calles estén ordenadas y a partir de ahí, empezar a cambiar, bajar la delincuencia porque a la gente no le gusta una calle ordenada para delinquir, se aprovechan de las calles con grafiti y con basura. Todo esto se va volviendo cómplice de la inseguridad.

¿Está revalorizando la colonia?
X.G.
Exacto. Que se revalorice la colonia, la participación ciudadana, las brigadas que se arman de vecinos para que ellos mismos exijan a la autoridad y al vecino que no tire la basura, que se conviertan en los guardianes. De alguna manera yo podría decir que a partir de que grabaron a los escoltas de un importante medio de comunicación y se dio el escándalo, más vecinos se atrevieron a grabar a Lord Ferrari, a Lord Rolls-Royce, como si de alguna manera empoderáramos a los vecinos para decir “tú puedes atreverte con un celular y con una cámara a documentar una injusticia”. Yo creo que mucha gente hoy ve un celular, y aunque no sea por cultura cívica, se detiene por miedo al escarnio público. Si eso está educando a los vecinos pues que sea una herramienta, es increíble que mucha gente le tenga más miedo a un celular que a un policía. Increíble y muy grave. Necesitamos que la policía recupere ese respeto en la calle.

¿Qué propuestas está llevando a cabo en la Delegación Miguel Hidalgo?
Ya mencioné la parte de la calle. Todo el tema de mejoramiento tiene que ver con la transparencia. Por ejemplo, estamos documentando y “periscopeando” (sic) cada manifestación de obra que se hace. Había un abuso fuerte por parte de los inmobiliarios que presentaban cuatro niveles y hacían el quinto. Al hacerlo público mediante Periscope, el dueño se está comprometiendo a respetar lo permitido. Toda esta información oculta era muy difícil de obtener, yo empezaba a ver una obra en mi casa y no sabía qué iban a hacer. Eso en Estados Unidos es muy común: vas a explicarle “la ley te permite hacer esto, ¿qué vas a hacer tú?”.

« […] hay otra clase de seres humanos que podemos estar en la política y no ser corruptos y poner el talento, la inteligencia para cosas innovadoras, a fin de mandar, de hacer algo distinto ».

Esta parte de transparentar los actos de gobierno es algo que considero inédito, es la única delegación que lo hace de manera pública, apostamos a todo un concepto de gobierno digital, en el que puedan reportar en Twitter y Facebook, lo que pasa en la colonia. Que los vecinos puedan crear ciudadanía, que se vuelvan mis ojos en la delegación, es algo que creo que es innovador. Que haya más trámites por Internet y menos de manera presencial. La vertiente es la innovación, justamente estamos por presentar una aplicación que se llama IguanaFix, para certificar a la gente que vive en Miguel Hidalgo, si es plomero, electricista, pintor, y que una vez certificados y que sepamos dónde viven, quiénes son, para que alguien pueda contratarlos, con la certeza de que es alguien de la delegación, certificado y calificado. Por lo tanto, el trabajador se va a esforzar por tener una calificación positiva en esta aplicación.

Tratamos de no sólo regalar dinero porque eres pobre, sino que te damos herramientas para que te puedas incluir socialmente. Por ejemplo, tuvimos 50 becas para la Ibero, pareciera poco pero todavía no las podemos llenar. Gente que no se quedó en la universidad pública, puede venir por estas becas para carreras técnicas como hotelería, contabilidad, programación, carreras de tres años, pero sobre todo, con la posibilidad de estudiar en una universidad de prestigio que era considerada como sólo para los ricos. En Miguel Hidalgo estamos abriendo estas oportunidades. Tenemos los cursos de regularización académica para entrar a la prepa, a la universidad, le apostamos mucho a la educación, a que la gente pueda salir adelante y a esa vertiente la hemos llamado “Inclusión social”.

Le apostamos a la integridad como gobierno, a que en esta delegación no haya actos de corrupción, que puedas venir a hacer un trámite y no te pidan dinero. Si vendes en la vía pública, que los inspectores no te extorsionen, que todo lo que hagas no se sujete a la extorsión, y la parte más importante es la innovación y los servicios públicos de calidad; o sea, sí queremos que los servicios públicos sean de calidad, que haya un buen alumbrado, un buen pavimento. Estamos haciendo algo que difícilmente se hace en la ciudad: darle mantenimiento preventivo al pavimento que es ponerle una capa como de riego de sello con un granillo que permite tapar todas las grietitas que por ahí empiezan los baches. Queremos ser una delegación sin baches.

Laboramos de manera importante en temas de tecnología, estamos levantando 60 capas que puedes ver en un portal que se llama Datos Abiertos (sic), donde subimos todas las capas georreferenciadas de dónde están los postes, las lámparas, los drenajes, los ductos de gas natural, qué tipo de árboles tenemos, dónde están los mercados y las escuelas. 60 capas georreferenciadas que estamos levantando a mano porque no existen planos en la delegación. Si vamos a abrir un drenaje, no sabemos si por allí pasa un tubo de gas natural. Nos está costando mucho trabajo hacer ese levantamiento manual, pero ya es hora de que se tenga toda esta información digitalizada. Es necesario mejorar los servicios en los deportivos y fomentar muchísimo más los temas de cultura. Tenemos un convenio con la Escuela Nacional de Música, con el Conservatorio, para becar a jóvenes que van a dar conciertos los fines de semana a las colonias populares. En fin, es posible fomentar el tema cultural en Miguel Hidalgo, porque es una delegación con una enorme riqueza, pero también con enormes contrastes sociales.

¿Algo más que quiera compartir con nosotros?
X.G. Pues la única razón por la que regresé a la política es porque quería devolver la esperanza a mis hijos. Sentían mucho desánimo frente a la inseguridad que vivimos. Mataron al primo del mejor amigo de mi hijo en una Navidad y mi hijo estaba muy triste y desencantado, con mucho miedo de salir a la calle. También mi hija se sentía un poco desanimada, desencantada, triste, porque yo finalmente inculqué en ellos estos valores, y ese desánimo me hizo reflexionar. Si bien es cierto que yo era afortunada, al ser empresaria, tenía una familia razonablemente unida, viajábamos, teníamos vacaciones, estábamos bien. Decir: “creo que es importante mandarles un mensaje a los jóvenes que hay otra clase de seres humanos que podemos estar en la política y no ser corruptos y poner el talento, la inteligencia para cosas innovadoras, a fin de mandar, de hacer algo distinto”. Entonces sí vine a hacer algo distinto, no vine a sobar el puesto, a ver si llego al siguiente, yo estoy decidida a regresar a ser empresaria al final de mi mandato como delegada y voy a ser muy feliz. A lo mejor, después de haber estado en un gabinete presidencial, venir a ser la alcaldesa podría ser poca cosa pero yo creo que es un cargo que me ha honrado mucho, poder sacar la basura a mis vecinos, mejorar sus calles, cambiar sus lámparas, porque eres su empleada. Después de ser dueña de mi propia empresa, convertirme en la empleada de los vecinos de Miguel Hidalgo para mí es un gran honor.

De esta manera concluye la entrevista con Xóchitl Gálvez, Jefa Delegacional de Miguel Hidalgo. En el muro izquierdo de su oficina, el fondo oscuro de un cuadro capta mi atención, empotrado allí, con las siluetas coloridas de dos jóvenes alineados, Xóchitl menciona que es un retrato de sus hijos, y me invita a verlo más de cerca; retrato de jóvenes con facciones indefinidas, con los colores resaltando sus valores. Me quedo quieto y observo. Y así, agradeciéndole su tiempo, me despido, llevándome una agradable sensación de reconocimiento súbitamente adquirida.

entrevista3

Andrea Bravo Echenique es gestora cultural y Coordinadora editorial de la revista Capitel.

Carlos O. Noriega. Editor y escritor, Director Editorial de la revista Capitel.

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!