VISITA DE MEJORA AMBIENTAL AL BOSQUE DEL DESIERTO DE LOS LEONES

por Luis Basulto

LA COMUNIDAD DE CAMPUS DEL VALLE VISITÓ EL DESIERTO DE LOS LEONES PARA CONTRIBUIR A SU LIMPIEZA Y CUIDADO. ESTA INVALUABLE EXPERIENCIA ENRIQUECIÓ A ALUMNOS Y PROFESORES UNIVERSITARIOS DIRECTAMENTE, Y TAMBIÉN A TODOS LOS HABITANTES DE LA CIUDAD DE MÉXICO DE MANERA INDIRECTA.

El pasado 10 de marzo realizamos la primera visita ambiental del año con los alumnos del Programa de Servicio Social Humanitas Vive y el personal administrativo de la universidad. En esta ocasión, tuvimos la dicha de ir al Bosque del Desierto de los Leones ubicado al sur poniente de la Ciudad de México, declarado Parque Nacional por Venustiano Carranza en 1917, hace justo cien años.

La cita fue a las 10:30 en la puerta principal del Exconvento de los Carmelitas Descalzos. Este recinto data del siglo XVII, construido por Fray Andrés de San Miguel entre 1606 y 1611. Ya en el bosque nos dirigimos con el Licenciado Rafael Corona -director del exconvento-, quien nos dio la bienvenida y nos indicó las áreas que ocuparíamos para realizar la mejora. Asimismo le entregamos el donativo de artículos de limpieza y bolsas de basura que se ofrece en cada visita programada al bosque.

Una vez recibidas las indicaciones, llevamos a cabo la logística planeada para la mejora ambiental: formamos cuatro equipos de limpieza, conformados por seis personas, para luego empezar la dinámica, a pesar del frío por la altura en la que se encuentra el parque.

En las áreas asignadas pudimos apreciar el aroma seductor de los pinos y los encinos. Lamentablemente el bosque se ha deteriorado debido al saqueo inmoderado, por ende, nos dimos a la tarea de recoger la basura de los alrededores y llegamos a acumular cerca de 30 bolsas. Acabamos de limpiar a las 12:30, los directivos del bosque se mostraron contentos por nuestra labor y nos agradecieron el apoyo brindado al parque. A las 13:00 emprendimos nuestro regreso a la universidad.

Me gustaría concluir con un dato curioso en relación con el nombre del Desierto de los Leones. Debemos recordar que las órdenes religiosas como la que asentó aquí tenían como finalidad la vida en comunidad, obediencia y pobreza por medio de la meditación, por lo que se apartaban del ruido de la ciudad. Por ser un lugar desierto, fue seleccionado por los monjes para levantar ahí su convento. Sin embargo, el origen de la presencia de los leones en el nombre aún se desconoce.

Luis Basulto es estudiante del primer trimestre de la Maestría en alta dirección corporativa y corresponsal de Capitel en campus Del Valle.

Deja un comentario