TURISMO ESPACIAL: LA SIGUIENTE FRONTERA DE LA CREATIVIDAD

Eugenia Loli, The Astronomer (El astrónomo). Cortesía de la artista.

por Rafael Bifano

SABEMOS QUE UNA MENTE CREATIVA PUEDE LLEGAR TAN LEJOS COMO SE LO PROPONGA, INCLUSO DE VACACIONES AL ESPACIO EXTERIOR.

La carrera espacial que trajo consigo la llegada del ser humano a la Luna, detonó la creatividad para resolver problemas nunca antes presentados. Innovaciones como el ultrasonido médico, los paneles solares, el termómetro infrarrojo, la espuma con memoria, los neumáticos de alta resistencia, la comida deshidratada, las telecomunicaciones, los audífonos inalámbricos, entre otras, son resultado de ese deseo de conquistar el espacio exterior. Esta ambición sigue empujando las puertas de la creatividad y del potencial humano.

En tan sólo una década ir al espacio no será un sueño exclusivo de astronautas. Los viajes al espacio no serán misiones de exploración científica o militar y el espacio se volverá un destino más para la humanidad. Aunque esto pareciera una frase de un libro de ciencia ficción, hoy existen programas impulsados por diversas empresas privadas para convertir el espacio en una experiencia turística inigualable.

Para lograr esto es necesario superar algunas barreras que necesitarán de las mentes más creativas. La primera es el precio, reservar un vuelo hoy costaría cerca de 250 mil dólares. Una de las maneras de reducir los costos es utilizar motores más eficientes y poderosos, al igual que nuevas formas de utilizar la energía. Este tipo de avance traerá una avalancha de invenciones y mejoras a productos, procesos e industrias que no están relacionadas con el tema espacial. Por ejemplo, los aviones podrían utilizar nuevos combustibles a fin de reducir su impacto ambiental.

Ir al espacio no sólo es costoso, el cuerpo humano no está diseñado para soportar condiciones de gravedad cero. Algunos ni siquiera están en condiciones de soportar un despegue con la tecnología existente. Esto abre camino a la investigación médica con la intención de encontrar tratamientos a enfermedades existentes. La NASA está probando un anticuerpo monoclonal, el romozumab, que ayuda a los astronautas a no perder masa ósea en el espacio (uno de los principales problemas de vivir sin gravedad). Este tratamiento puede ser extremadamente benéfico para personas que hoy padecen de osteoporosis.

Asimismo, la industria del turismo podría crear experiencias únicas para algunos aventureros. Existen proyectos y planes que incluyen la creación de estaciones lunares habitables, algunas de ellas incluso funcionarían como hoteles. Estas estructuras podrían ser fabricadas en impresoras 3D, que luego podrían ser utilizadas para crear casas en zonas de pobreza o condiciones climatológicas extremas.

En el ámbito legal algunas instituciones educativas de alto renombre como la Universidad McGill en Canadá, están impartiendo cursos sobre la legislación del espacio e incluso existe una parte de la ONU, llamada UNOOSA, que se dedica a promover la cooperación pacífica internacional en la exploración espacial. Este campo es de suma importancia y requiere de un alto nivel de creatividad y pensamiento futurista, ya que se deben prever situaciones que hoy desconocemos. Por ejemplo, los derechos de propiedad de planetas o lunas en el sistema solar.

Los siguientes 20 años serán extremadamente interesantes para la humanidad, ya que se necesitará cada gota de creatividad para poder emprender uno de los viajes más extraordinarios de la historia.

Printable up to 24"x24"

Eugenia Loli, From Rock To Rock (De roca en roca). Cortesía de la artista.

Printable up to 16"x16"

Eugenia Loli es una artista de origen griego que utiliza su formación en el sector tecnológico para crear mundos nuevos por medio del arte. Sus collages enmarcan los deseos de la experiencia humana e invitan al espectador a crear sus propias tramas. eugenialoli.tumblr.com

Rafael Bifano es ingeniero en sistemas electrónicos del TEC de Monterrey, tiene un MBA con especialización en marketing y estrategia de Schulich School of Business Toronto. Amante de la tecnología, los videojuegos y la ciencia ficción.

Deja un comentario