TRANSFORMAR LA MOVILIDAD DE LA CDMX: UN PEDALEO A LA VEZ

por Fernanda Rivera

EN UN ESFUERZO POR CREAR UN MODELO DE VIDA SUSTENTABLE Y SANO, EL GOBIERNO DE LA CIUDAD DE MÉXICO HA IMPLEMENTADO POLÍTICAS SOCIALES, CULTURALES Y DE INFRAESTRUCTURA QUE IMPULSAN EL USO DE LA BICICLETA COMO MEDIO DE TRANSPORTE.

La Ciudad de México es una urbe que se conoce mejor en bicicleta. Con un pedaleo a la vez, se experimenta la libertad y se descubre que las distancias entre colonias no son tan amplias como se pensaba. La bicicleta se vuelve el cómplice idóneo para redescubrir los encantos de lo que conocíamos como “la ciudad de los palacios”.

La capital del país se ha convertido en un referente en la promoción del uso de la bicicleta como modo de transporte. Aunque varias ciudades han apostado por una movilidad sustentable en dos ruedas, el impulso de política pública que ha realizado el Gobierno de la Ciudad muestra un esfuerzo sin precedentes para hacer del ciclismo urbano una alternativa real en la CDMX.

Gracias a lo anterior y al esfuerzo en conjunto de los ciudadanos y grupos ciclistas, podemos comprobar que un mayor número de personas han optado por la bicicleta como modo de transporte.

Desde el actual Gobierno de la Ciudad de México, se ha implementado una estrategia que impulsa tres ejes. El primero es crear infraestructura y equipamiento seguro para que las personas tengan la posibilidad de cambiar el automóvil por la bicicleta o combinarla con el transporte público. Segundo, hacer accesible la bicicleta a la población, mediante el sistema de bicicletas públicas, ECOBICI, que en siete años ha registrado más de 259 mil usuarios, muchos de los cuales han decidido adquirir su propia bicicleta. Y por último, el cambio cultural, en el que la percepción de la bicicleta se integre como parte de la traza urbana de nuestra ciudad, a partir del Paseo Dominical Muévete en Bici y las Biciescuelas de la Ciudad de México.

En cada uno de estos ejes, se ha podido comprobar un crecimiento en el número de ciclistas, de 26 mil a 160 mil viajes al día. La construcción de ciclovías, estacionamientos masivos, el sistema de bicicletas públicas, el paseo dominical y las Biciescuelas, han sido fundamentales para incrementar la confianza de quienes optan por la bicicleta como modo de transporte.

La ciudad cuenta ahora con 90 kilómetros de ciclovías en suelo urbano, más de 56 de los cuales se han construido en la actual administración, en avenidas como Nuevo León, Eje 3 oriente, Reforma, Revolución, Patriotismo y Buenavista. Con esto, se ha creado una red para conectar la zona central con la zona sur y norte de la Ciudad de México. Este crecimiento cumple con criterios internacionales, además de integrar espacios para diferentes actores de la vía, como peatones y usuarios de transporte público. Las ciclovías han demostrado ser un catalizador de viajes para todos aquellos que requieren un espacio seguro para rodar.

Asimismo, se construyeron los primeros estacionamientos masivos y semimasivos en la zona periférica de la ciudad. En una ciudad con una zona metropolitana tan amplia, la intermodalidad es clave para fomentar el uso de la bicicleta. En distancias largas, la combinación de la bicicleta con el transporte público se vuelve una alternativa viable para el primer y el último tramo del viaje. Estos inmuebles son los primeros de su tipo a nivel nacional.

En la actual administración, se construyó el primer estacionamiento masivo en Pantitlán, con más de 400 espacios, circuito cerrado de cámaras y vigilancia 24 horas, para garantizar que los usuarios tengan la certeza de que su bicicleta permanecerá segura. Además, es completamente gratuito, lo que permite tener un ahorro económico en los traslados cotidianos. Esto incrementa la equidad y la justicia social si se considera que 30% del ingreso se dedica al transporte. Derivado del éxito de Pantitlán, se construyeron La Raza y La Villa, como dos alternativas adicionales para combinar la bicicleta con el Metro, Metrobús o incluso con los transportes metropolitanos.

[…] el cambio cultural, en el que la percepción de la bicicleta se reintegre como parte de la traza urbana de nuestra ciudad […].

IMG_4649 - baja
IMG_3647 - baja

La bicicleta […] se vuelve el cómplice idóneo para redescubrir los encantos de la ciudad de los palacios.

IMG_0501 - baja (1)

Dentro de estas estrategias, ECOBICI se ha ubicado como una alternativa de movilidad para viajes cortos y combinados con el transporte público. A siete años de haber sido fundado, se han registrado más de 46 millones de viajes, 87% de los cuales se llevaron a cabo en esta administración. Hoy ECOBICI es intermodal, es decir, forma parte de la red de transporte de la CDMX e incluso está incorporada a la Tarjeta de Transporte que funciona para Metro, Metrobús y transportes eléctricos, un ingrediente fundamental de su éxito.

Con sus más de 452 estaciones y 6 mil bicicletas disponibles, ECOBICI ha permitido que más de 257 mil usuarios se desplacen diariamente de una forma eficiente, además de promover la equidad de género, ya que cuatro de cada diez usuarios del sistema son mujeres. No menos importante, en 2017 ECOBICI incorporará 340 bicicletas eléctricas de pedaleo asistido y 28 estaciones multimediales.

La manera más importante de transformar la ciudad es cambiar la percepción de los infantes que viven la CDMX. En los últimos diez años, el Paseo Dominical Muévete en Bici ha transformado la manera en la que se disfruta el espacio público todos los domingos. Sus diez millones de asistentes han tenido la capacidad de disfrutar una ruta de 55 kilómetros en cuatro delegaciones, en la que no sólo se ofrecen vialidades seguras para peatones, ciclistas y patinadores, sino un sinnúmero de actividades complementarias para fomentar la activación física. La manera para disfrutar este espacio nos demuestra que el futuro de la ciudad en dos ruedas es factible.

Las Biciescuelas juegan un rol importante: no sólo benefician a niños y niñas, sino que personas adultas, también tienen la posibilidad de aprender a andar en bicicleta, tomar cursos de ciclismo urbano o aprender mecánica básica. Hasta la fecha, las Biciescuelas han atendido más de 149 mil personas, en diferentes zonas de la ciudad como Pantitlán, La Raza, Tlalpan, Aragón, Zapata, Reforma y Calzada de Guadalupe. Además, cada año se lleva a cabo la Biciescuela de verano, que en 2017 ocupó los bosques urbanos de Tlalpan, Aragón y Chapultepec, como una alternativa para desarrollar habilidades ciclistas.

La Ciudad de México nos ha demostrado que vale la pena invertir en el uso de la bicicleta. Hacer una ciudad más resiliente y sustentable sólo será posible si se promueven estilos de vida saludables y una movilidad eficiente y amigable con el medio ambiente. Suscitar la movilidad activa nos permitirá hacer de esta urbe un lugar más saludable. La Ciudad de México, con sus más de 171 museos y sus 10 mil kilómetros de calles y avenidas, está lista para convertirse en una ciudad ciclista. 

Fernanda Rivera es Directora de cultura, diseño e infraestructura ciclista de la Secretaría del Medio Ambiente de la CDMX.

Deja un comentario