THOMAS HEATHERWICK

Thomas Heatherwick Studio, UK Pavilion for the Shanghai World Expo (Pabellón del Reino Unido en la Feria Mundial de Shanghái), 2010. Cortesía de Thomas Heatherwick Studio. Fotografía de Iwan Baan. heatherwick.com

por iam

HAY PROYECTOS QUE SE DEFINEN, MÁS QUE POR UN ESTILO, POR SU CARÁCTER IMPREVISIBLE Y SU INFINITA CAPACIDAD IMAGINATIVA. EL TRABAJO DE THOMAS HEATHERWICK ES CLARO EJEMPLO DE ESTO.

Thomas Heatherwick, llamado por algunos el Da Vinci de nuestra época, es un diseñador británico de 48 años que desde 1994, junto con los 180 colaboradores de su taller, ha cautivado la atención del público con diseños difíciles de encasillar en un estilo específico. La versatilidad que impide que su trabajo sea inmediatamente reconocido como suyo le permite la libertad creativa de no tener que seguir las tendencias del diseño. La ingenuidad y la inventiva juegan un papel fundamental en la manera de plantear retos. Su motivación es diseñar lugares y objetos que den prioridad a la interacción humana, en consecuencia, sus proyectos adquieren un espíritu celebratorio de las complejidades del mundo contemporáneo. Los mejores ejemplos han sido el diseño para el pabellón del Reino Unido en la Feria Mundial de Shanghái en 2010 —un espacio delimitado por miles de cilindros plásticos que contenían semillas de las especies botánicas del Reino Unido—, y el diseño para el calderón olímpico en 2012, 204 pétalos de cobre, como representación de cada país participante. A medida que el diseño sea más osado, mejor. En todo caso, si los proyectos tienen algo en común es la audacia, ya sea en edificios, objetos, espacios públicos o infraestructuras.

Para la construcción del complejo cultural que incluye al Museo Zeitz de Arte Contemporáneo de África (MOCAA, por sus siglas en inglés), Heatherwick quiso encontrar la manera de invitar al público a entrar al museo. El reto consistía en crear algo tan fascinante que el público no pudiera resistir la curiosidad de explorarlo. Por otro lado, debido a la importancia histórica y emblemática del edificio, Heatherwick reconocía la importancia de conservar la estructura original. “Desde la cima se puede ver la isla de Robben, donde Nelson Mandela fue prisionero. Me pareció que había mucha textura y carácter impregnado en el concreto de lo que por más de medio siglo fuera el edificio más grande del África subsahariana.”

La claridad de la visión del diseñador británico dio como resultado una solución ‘destructiva’ que paradójicamente sería capaz de preservar el carácter original del edificio a la vez que crearía una experiencia espacial completamente nueva. Diseñamos algo que fuera difícil de predecir. Nuestro papel era destruir en vez de construir, pero tratar de destruir con confianza y energía, no tratando al edificio como un templo.” El equipo de Heatherwick tuvo que perfilar grandes secciones del edificio tubular para crear una red compleja de 80 galerías de exhibición, un jardín de esculturas en la terraza, áreas de almacenamiento y conservación de última generación, una librería, un restaurante, un bar y salas de lectura.

Su motivación es diseñar lugares y objetos que den prioridad a la interacción humana […] un espíritu celebratorio de las complejidades del mundo contemporáneo.

731_02_Vessel_Credit_Forbes Massie

Thomas Heatherwick Studio, Vessel (Navío), 2013. Cortesía de Thomas Heatherwick Studio. Fotografía de Forbes Massie. heatherwick.com

731_01_Vessel_Credit_Forbes Massie

Thomas Heatherwick Studio, Vessel (Navío), 2013. Cortesía de Thomas Heatherwick Studio. Fotografía de Forbes Massie. heatherwick.com

Sin embargo, el recinto del MOCAA fue sin duda la parte más complicada de la renovación. El espacio rodea un atrio inspirado en la forma de un grano de maíz agrandado para abarcar la totalidad de la altura de la estructura de 27 metros. En los lugares donde los cilindros de la estructura fueron seccionados, se pulieron los perfiles del concreto para crear un contraste con el tosco agregado antiguo. En el exterior, las ventanas abultadas hechas de paneles de vidrio facetados reflejan, por un lado, la Montaña de la Mesa, y, por otro la isla de Robben. Decididamente, Thomas Heatherwick logró revivir el alma y concedió un nuevo propósito a este silo que de otra manera seguiría obsoleto.

Otro de sus proyectos más recientes, aún en construcción, Vessel, en el multibillonario desarrollo de Hudson Yards en Nueva York, también proyecta el carácter impredecible y atrevido de Heatherwick y de su estudio. Se trata de una escultura cónica hecha de escaleras interconectadas que se ensancha de 15 metros en la base a 45 en la punta. La monumental cesta está conformada por 2500 escalones repartidos entre 154 escaleras y 80 plataformas de descanso. La idea surgió a raíz de unos tramos desechados de escaleras fuera de un sitio de construcción mientras él aún era un estudiante. Esta aparente inutilidad estimuló la imaginación de Heatherwick debido a su doble función: eran parte mobiliario, parte infraestructura. “Podías subirlas, brincar sobre ellas, bailar, cansarte y después sentarte.” Años después, encuentra la posibilidad de crear un punto de referencia para el centro del enorme desarrollo en la parte oeste de Manhattan, el más grande desde la construcción del Rockefeller Center en 1930. En una ciudad repleta de edificios icónicos y con uno de los skylines más distintivos, el desafío fue idear una pieza que no sólo fuera un hito visual, sino que constituyera una experiencia espacial inédita para el público, un improbable cruce entre un pozo escalonado hindú, la torre Eiffel y un panal de abejas. Se trata de un monumento ‘vivo’ que transforma el carácter del espacio público, lo extiende hacia las alturas, aumenta las formas de interactuar con él y abre nuevas perspectivas desde las cuales experimentar el entorno.

Thomas Heatherwick encuentra placer en convertir comisiones convencionales en osados retos que acto seguido procede a resolver con frescura y aparente facilidad desafiando así expectativas por partida doble. Su trabajo, lejos de buscar convertirse en el sello icónico de una firma, busca responder y respetar las necesidades propias de un lugar determinado y estimular la interacción entre la gente. Su enfoque agnóstico no respeta los límites entre la arquitectura, el diseño y la escultura, y es justo esto lo que permite a su obra inyectar nueva sangre en cada uno de estos campos. 

776_4__HR_ZeitzMOCAA_HeatherwickStudio_Credit_Iwan Baan_Exterior at dusk

Thomas Heatherwick Studio, Zeitz MOCAA, 2011. Cortesía de Thomas Heatherwick Studio. Fotografía de Iwan Baan. heatherwick.com

791_02_HR_UKPavilion_CREDIT_IwanBaan

Thomas Heatherwick Studio, UK Pavilion for the Shanghai World Expo (Pabellón del Reino Unido en la Feria Mundial de Shanghái), 2010. Cortesía de Thomas Heatherwick Studio. Fotografía de Iwan Baan. heatherwick.com

791_03_HR_UKPavilion_CREDIT_IwanBaan

Thomas Heatherwick Studio, UK Pavilion for the Shanghai World Expo (Pabellón del Reino Unido en la Feria Mundial de Shanghái), 2010. Cortesía de Thomas Heatherwick Studio. Fotografía de Iwan Baan. heatherwick.com

iam es un colectivo de individuos interesados en la arquitectura y el diseño que conducen actividades profesionales y académicas en México y Estados Unidos.

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!