POSADA HUMANITAS EN CAMPUS DEL VALLE

por Diana Bolaños Contreras

LA COMUNIDAD DE CAMPUS DEL VALLE SE REUNIÓ CON ALUMNOS DE CASA ALIANZA PARA COMPARTIR Y CELEBRAR EL FIN DE AÑO Y COMENZAR EL NUEVO CON MUCHO ANHELO.

IMG_1070

Noche de paz, noche de amor… ¡A que la cantaste conmigo! Iniciaron las fiestas decembrinas de este 2017 y en Humanitas no nos quedamos atrás. El sábado 16 de diciembre fue la cita en campus Del Valle con alumnos de Casa Alianza para hacer la tradicional y a la vez personalizada posada.

Comenzamos nuestra celebración con la representación del peregrinaje de la Virgen María y San José viajando hacia Belén en busca de un sitio para dar a luz al niño Jesús. Las posadas duran nueve días en referencia a los nueve meses de embarazo y cada uno tiene distinto significado: humildad, fortaleza, desapego, caridad, confianza, justicia, pureza, alegría y generosidad. Pedimos posada con velas y, por medio de cánticos tradicionales, llegamos al albergue de Belén; continuamos con la piñata en forma de estrella con siete picos, que representan los siete pecados capitales. Con el fin de romper varias de ellas, las fuimos colgando en el patio, vendamos a los niños como símbolo de la fe que nos permite continuar sin necesidad de ver y se les entregó el palo de madera que simboliza la bondad y la fuerza para vencer las adversidades. Cayeron los dulces, triunfó el amor y, ya destruido el mal, abrimos paso para obtener bendiciones.

Pasado este ritual, compartimos los tamales, el ponche calientito y ¿por qué no? unos refrescos en medio de la música, el baile y las risas; cerramos con palabras de agradecimiento por todo lo compartido a lo largo de este 2017, además de informar que habrá más actividades para el año siguiente. Al final regalamos una bolsa que contenía un libro y dulces. Ya sin nuestros amigos de Casa Alianza, el equipo de Humanitas se quedó para romper dos piñatas y tomarse la foto del grupo reunido para la ocasión.

Aparentemente es la misma temática cada año, pero… en esta posada, los niños de Casa Alianza y los integrantes de Humanitas encendimos una luz de esperanza que tanta falta nos hace al finalizar un año difícil en el que hemos luchado no sólo por salir adelante después de las adversidades que enfrentamos y el impacto que deja a cada quien, quizá unos con mayor daño, otros sólo sorprendidos por el susto; pero al fin y al cabo, peregrinamos juntos con la esperanza de encontrar un refugio en la fe, en creer que todo estará bien y necesitamos sentir que esas adversidades son derrotadas por el poder del bien. Así se unieron Humanitas y Casa Alianza, cantando este anhelo de paz.

Diana Bolaños Contreras es estudiante de administración en campus Del Valle y corresponsal de Capitel en dicho campus.

Deja un comentario