¿PASIÓN POR EL AZÚCAR?

Michelle Lee Rigell, Skittles, 2018. Cortesía de la artista.

por Raquel Pérez de León

CAMBIEMOS EL ENTUSIASMO QUE NOS PROVOCA EL AZÚCAR POR UNA ALIMENTACIÓN BALANCEADA Y SALUDABLE QUE NOS DÉ LA OPORTUNIDAD DE APASIONARNOS POR LAS COSAS QUE REALMENTE IMPORTAN.

Aunque no se considera como tal, el azúcar puede ser igual de adictivo que otras drogas. Si eres de los apasionados a los dulces, te contaremos cuáles son las consecuencias que esto puede traer a tu salud, así como algunas estrategias para combatir la adicción.

Si sabemos que es malo, ¿por qué no podemos dejarlo?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no consumir más de 25 gramos de azúcar al día. Y no se refiere únicamente al azúcar como tal, sino al que viene escondido en bebidas y alimentos procesados. Por ejemplo, una cucharada de cátsup tiene cerca de cinco gramos de azúcar, y un refresco de 600 ml, alrededor de 70 gramos.

Si sabemos que es tan malo para nuestra salud, ¿por qué no podemos dejar de consumirlo? Hay que admitir que todos los productos que contienen azúcar saben deliciosos y pueden ser adictivos. Si comemos carne o huevo, paramos en cuanto nos sentimos satisfechos. Pero si se trata de galletas o dulces, podemos comer sin parar, aunque nos duela el estómago, pues en lugar de saciarnos, se incrementan nuestras ganas de comer más. El azúcar es un ingrediente muy atractivo para el paladar y la industria de alimentos hace uso de este poder para provocar dependencia a sus productos: refrescos, jugos y aguas de sabor, pan, galletas, cereales para el desayuno, es decir, azúcar y harinas en cualquier forma.

Se vuelve un círculo vicioso: a medida que comamos más azúcar, más queremos y más alteramos nuestro bienestar.

MichelleRigell_DubbleBubble_CMYK_Print copy

Michelle Lee Rigell, Dubble Bubble (Doble bomba de chicle), 2018. Cortesía de la artista.

MichelleRigell_PinkStarbrust_CMYK_print copy

Michelle Lee Rigell, Pink Starburst (Starburst rosa), 2017. Cortesía de la artista.

MANERAS EN QUE EL AZÚCAR PUEDE AFECTAR TU SALUD

Órgano

Daño

Consecuencia

Piel

El colágeno y la elastina son proteínas presentes en nuestra piel y las responsables de que ésta se vea joven, firme y saludable. El exceso de glucosa o azúcar en el organismo carameliza el colágeno, lo que hace que su estructura se quiebre y deje de sostener la piel. Si esto se presenta en una persona mayor de 30 años, que ya no es capaz de producir más colágeno, aparecerán arrugas de manera prematura.

Envejecimiento de la piel

Dientes

Promueve la absorción de calcio y ayuda al metabolismo de los huesos. Está involucrada en el desarrollo saludable de la piel.

En la boca existen bacterias que se alimentan de azúcares simples. A partir del azúcar, llegan a producir ácidos capaces de destruir las sales de calcio presentes en el esmalte dental. Por eso, el azúcar puede dañar nuestros dientes.

Caries dentales

Tejido adiposo

El exceso de azúcar que no utilizamos como energía, se almacena en nuestro cuerpo en forma de grasa, en las zonas menos agradables.
Por eso, los azúcares nos hacen engordar y no las grasas como tal. 

Sobrepeso y obesidad

Cerebro

Después de consumir alimentos ricos en azúcares se produce el famoso rush de azúcar, un pico de energía acompañado de una liberación de serotonina, mejor conocida como la hormona de la felicidad. Lo malo es que el rush de azúcar podrá durar sólo unos minutos, antes de que nuestros niveles de glucosa vuelvan a descender, nos dé un bajón y nos sintamos más fatigados y con más antojo de dulce. Se vuelve un círculo vicioso: a medida que comamos más azúcar, más queremos y más alteramos nuestro bienestar. Estudios han demostrado que los azúcares consumen las vitaminas del complejo B que necesitamos para mantener el buen estado de ánimo.

Fatiga crónica y depresión

Páncreas

La glucosa o azúcar es la principal fuente de energía para nuestro cuerpo y se transporta a todas nuestras células mediante el torrente sanguíneo. El organismo necesita insulina para que la glucosa contenida en la sangre pueda entrar a las células y aprovecharse como fuente de energía. El problema viene cuando nuestra dieta es excesiva en azúcares y no hacemos ejercicio: llega un momento en que la insulina se cansa de trabajar y empieza a perder su función, por lo que la glucosa se queda acumulada en la sangre, lo que causa hiperglucemia.

Diabetes que, si no se trata, aumenta el riesgo de enfermedades del corazón, accidentes cerebrovasculares, enfermedades en los riñones, problemas de la vista y problemas neurológicos

CONSEJOS PARA ELIMINAR TU PASIÓN POR EL AZÚCAR

  1. Evita los edulcorantes artificiales, pues en lugar de calmar tus ganas de azúcar, las incrementarán. Lo ideal es que no dependas de este tipo de alimentos.
  2. Limpia tu alacena. Evita tener golosinas y dulces en casa. Si sabes que tienes que salir a comprarlos, las ganas se te pueden pasar con mayor facilidad.
  3. Opta por consumir hidratos de carbono saludables. Frutas y verduras, leguminosas (frijoles, habas, lentejas, garbanzo), avena, tortilla de maíz y pan integral.
  4. Actívate. La actividad física te ayuda a reducir las ganas de comer cosas azucaradas. Lo ideal es que te acostumbres a que, antes y después del ejercicio, puedes comer algo más dulce, por ejemplo, un plátano o un pan tostado con mermelada. Así no se te antojará tanto el resto del día.
  5. Que 80% de lo que comas, sea saludable. Date una comida libre a la semana para comer algo que se te antoje mucho, de preferencia los días que hagas más ejercicio. Y trata de portarte bien el resto de la semana.
MichelleRigell_TootsieRollPop_CMYK_print copy

Michelle Lee Rigell, Tootsie Roll Pop (Paleta Tutsi), 2018. Cortesía de la artista.

Michelle Lee Rigell es una artista estadounidense que trabaja con el realismo contemporáneo en acrílico. En paralelo a su práctica artística Rigell es voluntaria como instructora de la Arts As Healing Foundation, la cual se dedica a llevar los beneficios terapéuticos del arte a pacientes con cáncer y enfermedades crónicas. www.michellerigell.com | Instagram: @mabelle_rigell_art

Raquel Pérez de León García es Licenciada en nutrición por la Escuela de dietética y nutrición del ISSSTE, Maestra en nutrición deportiva por la Universidad del Valle de México y la Escuela de Estudios Universitarios Real Madrid. Síguela en Twitter: @raq_nutriologa y en Facebook: Nutrición Clínica y Deportiva Personalizada.

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!