ammmor

MENTES QUE FLORECEN

por Sofía Emiána

UNA INTELIGENCIA QUE SE HA CULTIVADO EN EL AMOR NOS AYUDARÁ A CONSTRUIR RELACIONES COMPLETAS, TANTO CON NOSOTROS, COMO CON LOS DEMÁS.

“¿Es que acaso estamos, cada uno de nosotros floreciendo y creciendo hacia adentro? ¿O estamos siguiendo visiones cerradas para que así, al final de nuestra vida, caigamos en cuenta de que nunca nos dimos la oportunidad de florecer completamente?” 

J. Krishnamurti, Inward Flowering

Nuestra mente florece por medio del conocimiento puro. Aunque tiende a separar, analiza y juzga, pero una mente clara es una herramienta poderosa que puede mantener y construir amor, pero si no sabemos utilizarla, puede destruirlo.

Despejarnos de ideas ajenas, enseñanzas y creencias que no son propias para llegar a lo esencial, nos lleva al amor.

Un amor fuerte, como cualquier cosa, necesita de tiempo, paciencia, alimento y cuidados, pero también de una mente inteligente que brinda una base sólida.

No la hagamos a un lado en temas del corazón, si trabajan juntos se construirá un puente para mantener en equilibrio las emociones y aterrizar, aunque sea por ratos, lo intangible. Nos ayuda a estudiar aspectos del amor que el corazón no comprende y darle el tiempo necesario para que madure.

“Al estar incómodos en nuestra soledad comenzamos a crear lazos con otra persona, a depender de ellos emocional y físicamente porque tenemos miedo. Al estar tan apegados seguimos teniendo miedo porque podríamos perderlos. ¿Hay entonces en el amor seguridad y satisfacción?”

J. Krishnamurti, Inward Flowering

La seguridad y el amor que parece brindar el exterior, pueden ser bonitos y nos retroalimentan, pero son frágiles. En cambio, el amor que cultivamos en nosotros es infinito y poderoso.

BIBLIOGRAFÍA

Krishnamurti, Jiddu. Inward Flowering. Londres: Krishnamurti Foundation Trust Ltd, 1977.

Wallace, Ronald. Vital Signs. Estados Unidos: The University of Wisconsin Press, 1989.

Sofía Emiána es editora de la sección Mandala de Capitel. 

Deja un comentario