LOS DERECHOS HUMANOS: ¿UNA SÍNTESIS DE LA MORAL Y EL DERECHO?

 Todas las imágenes son de Kari Modén.

por Omar Lara Soto

EN LA FIGURA DE LOS DERECHOS HUMANOS SE CONJUGAN PRECEPTOS DE CORTE FILOSÓFICO-MORAL Y JURÍDICO PARA ESTABLECER UN ORDEN. ESTO CON EL FIN DE BUSCAR SOLUCIONES ESPECÍFICAS A LOS PROBLEMAS QUE AQUEJAN A LOS INDIVIDUOS.

El debate de la separación del derecho y la moral es añejo y las opiniones vertidas no han logrado establecer una posición que satisfaga las objeciones de quienes postulan esa separación: los partidarios del positivismo, y de los que propugnan por el iusnaturalismo y sostienen una conexión fuerte entre ambos. Lo que podemos constatar es que después de la reforma constitucional del 23 de junio de 2011 nuestro sistema jurídico ha tenido un cambio esencial al reconocer a los derechos humanos como piedra angular de nuestro constitucionalismo, cuyo contenido expresa un nexo entre el derecho y la moral y nos propone cuestionar si los derechos humanos son una síntesis de la moral y el derecho.

Norberto Bobbio expresó que lo importante de los derechos humanos no radica en su justificación sino en su garantía, mencionó que los derechos humanos se fundamentan cuando la sociedad los consensa y promulga.¹ Visto así no hay lugar para incluir el debate del contenido moral en estos derechos, porque su origen no precede al derecho positivo por ser una creación del legislador. Sin embargo, esta indeterminación es grave y puede derivar en que el Estado los restrinja, razón por la que se hace necesaria su precisión conceptual.

Desde el debate de H.L.A. Hart y R. Dworkin los juristas han vuelto a reflexionar acerca de la moralidad en el derecho. La corriente positivista considera que los derechos humanos que no están reconocidos por el ordenamiento jurídico positivo son derechos morales sin eficacia jurídica alguna.² Por el contrario, los iusnaturalistas sustentan que los derechos humanos son normas inherentes al ser humano que preceden al ordenamiento positivo, pero, que requieren que este último las reconozca para adquirir coerción.

Es sabido que la moral no es suficiente para resolver ciertos problemas sociales y, por tanto, requiere procedimientos legalmente regulados que brinden la solución.³ Al respecto, Robert Alexy señala que éste es el paso de la moral al derecho positivo descrito por Kant.4 Pero ¿cómo podremos cerciorarnos que una norma preexiste al ordenamiento jurídico? Esta pregunta es fundamental para comprender que el derecho requiere de argumentos o razones morales para su corrección; cuando se resuelven ciertos problemas en los que las normas positivas no llegan a ser suficientes, el juez utiliza argumentos morales para brindar la solución y sienta un precedente. Esto acontece ante la falta de una norma positiva que contemple la solución y muestra el paso de la moral al derecho positivo. En nuestro sistema la jurisprudencia es ese precedente que sirve de referencia para futuros problemas similares, incluso, llega el momento en el que se establece formalmente como ley en el ordenamiento jurídico.

En este [contexto], los derechos individuales son derechos anteriores a toda legislación positiva, válidos, y cuyo contenido jurídico los hace plenamente exigibles. A la vez, contradice las críticas del positivismo al reconocer derechos a favor de los individuos antes y por encima del derecho positivo, conformando al mismo tiempo la dimensión moral de lo jurídico.5

KariModen_FACE.FLOWER

[…] los derechos humanos confirman la necesidad de recurrir a la moral para legitimar el ordenamiento jurídico.

KariModen_FACE2FACE
Kari.Moden_MOTHER

Todas las imágenes son de Kari Modén.

[…] los derechos humanos son una síntesis de la moral y el derecho, pues permiten flexibilizar el ordenamiento jurídico […] basados en los derechos humanos reconocidos.

Los derechos morales o moral rights provienen de la cultura jurídica anglosajona y con ellos se intenta explicar el fundamento de los derechos humanos mediante un dato prepositivo de índole moral y distinto al derecho positivo.6 La decisión judicial busca resolver los casos difíciles planteados en vislumbrar los derechos que ya tienen las personas, lo que no representa la creación judicial de esos derechos.7 Por esto, los derechos humanos son una síntesis de la moral y el derecho, pues permiten flexibilizar el ordenamiento jurídico para reconocer derechos individuales basados en los derechos humanos reconocidos.

Ya no se trata de buscar razones dispersas en la moral positiva para justificar el ordenamiento jurídico y evitar tensiones del orden jurídico, los derechos humanos facilitan esta labor al sintetizar su contenido moral con el derecho positivo. Su carácter progresivo y su textura abierta proporcionan los argumentos necesarios para individualizar las soluciones de los casos difíciles. Por ejemplo, en nuestro país en el caso del matrimonio igualitario existe una pretensión moral que exigieron aquellas personas que consideraban que tenían el derecho de unirse en matrimonio con otra persona de su mismo sexo, a pesar de que la legislación no lo preveía y que, incluso, lo prohibía, los derechos humanos contenidos en la Constitución y los tratados internacionales proveyeron los argumentos para que esta unión se reconociera.

Buscar derechos específicos en los mismos derechos humanos no quiere decir que la labor de reconocer nuevos derechos haya cesado, más bien, los derechos humanos confirman la necesidad de recurrir a la moral para legitimar el ordenamiento jurídico. Asimismo, la justificación moral del derecho evita el reproche de los gobernados y fortalece la obligación que tienen las autoridades de respetarlos y garantizarlos.

La búsqueda del fundamento de los derechos humanos no es un tema baladí, su conceptualización permite conocer su contenido filosófico-moral y legitima su preminencia sobre el derecho positivo. Esto evita su desconocimiento por parte del Estado o su descontextualización ante la falta de fundamento. Asimismo, este contenido moral y filosófico y su reconocimiento por parte del Estado sintetizan la moral y el derecho y permiten argumentar aquellos derechos preexistentes al orden vigente para que por medio de la decisión judicial adquieran la fuerza necesaria para ser reconocidos.

KariModen_SQUAREFACE

Kari Modén es una ilustradora que vive en Estocolmo, Suecia. Sus imágenes, audaces y lúdicas, nos invitan a pensar en los derechos humanos y la necesidad de que éstos sean diversos, democráticos y vivaces. karimoden.se

Omar Lara Soto es Licenciado en derecho por la Universidad Veracruzana, cuenta con especialidad en derecho en el área constitucional y administrativa por la Universidad Autónoma de Baja California y estudios de Maestría en ciencias jurídicas. Es docente en las materias de derecho administrativo y fiscal.

1. Norberto Bobbio, El problema de la guerra y las vías de la paz (Barcelona: Altaya, 1998), p. 128.

2. Carlos Santiago Nino, Introducción al análisis del derecho (Buenos Aires: Editorial Astrea, 2003), p. 196.

3. Robert Alexy, La doble naturaleza del derecho (Madrid: Editorial Trotta, 2016), p. 80.

4. Ibídem.

5. Javier Saldaña y Mauricio Beuchot, ed., Derechos humanos y naturaleza humana (México: UNAM-Instituto de Investigaciones Jurídicas, 2017).

6. Ibídem.

7. Ronald Dworkin, Los derechos en serio (Barcelona: Ariel, 2015).

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!