LECCIONES DE LIDERAZGO DE UN CORREDOR

por Víctor Hugo Bustamante Vallín

LA EXPERIENCIA DE CORRER UN MARATÓN SIRVE DE ANALOGÍA PARA DESTACAR EL TRABAJO FÍSICO Y MENTAL QUE SE REQUIERE PARA SER UN BUEN LÍDER EN EL MUNDO CONTEMPORÁNEO.

Para ser un buen corredor se debe preparar duro el físico, hacer muchas sesiones de carrera larga, de fuerza, tomar terapia restauradora, monitorear frecuentemente el desempeño del pulso cardiaco, tener el cuidado de hidratarse bien con agua y electrolitos, comparar el desempeño con otros corredores y finalmente acumular medallas. ¿Todo esto sólo sirve para correr un maratón?

Correr es una actividad que se asocia a una formación deportiva, a un pasatiempo o a un enfoque saludable. Sin embargo, también es un acto de felicidad, de sensación de logro, valentía, compañerismo y hermandad. Es muy similar a lo que enfrenta un líder en su ambiente particular día con día.

Antes de participar en una competencia de larga distancia se debe preparar bien el cuerpo y también la mente. Hay que crear una visión, imaginarse completando la competencia, visualizarse cuando se cruza la meta e imaginar la celebración de recibir una medalla. Esta visión se debe repetir y tenerla presente hasta que se alcance el objetivo. Se dice que, en las empresas, la visión lo es todo; un buen líder debe poder construir y compartir su visión, debe poder comunicarla de manera adecuada y asegurarse que todo su equipo la entienda y ejecute cabalmente.

Un buen corredor, a pesar de saberse efectivo, no participa en imposibles, pues conoce sus posibilidades. Sabe dónde está parado al principio de la temporada e identifica su mayor objetivo (ese en el que buscará su mejor desempeño), define de dos a cinco eventos de preparación y así, crea un plan para toda la temporada. Un buen líder nunca define el objetivo si no sabe de dónde parte; para crear su estrategia debe conocer la situación actual, así define su visión de corto y largo plazo y crea su plan estratégico.

En un maratón, el corredor se ajusta a las diferentes condiciones, entiende que debe llevar a cabo su mayor esfuerzo en la segunda mitad, debe adaptarse al clima, a los puntos de hidratación, reaccionar al competidor que lo rebasa, entre otras cosas. Un buen líder sabe que aun con un plan bien definido y las estimaciones establecidas, las cosas nunca suceden como se planean. El líder debe ajustarse a las condiciones que se presentan y asegurarse que su equipo reaccione de manera adecuada. Un buen líder debe estar atento a las señales de su competencia, al entorno y a signos internos que emanan de su equipo, para adaptar la ejecución de su plan de forma que el objetivo planeado se cumpla a pesar de los imponderables.

Un corredor competitivo busca mejorar su desempeño, le gusta revisar los logros de la temporada pasada o de su carrera anterior y hacer ajustes que le permitan registrar un mejor tiempo en el futuro. Frecuentemente analiza cómo se preparó y ejecutó sus competencias previas. El buen líder también busca la mejora continua, analiza tendencias, considera fallas anteriores y los errores cometidos para definir planes de acción que le evitarán repetir la falta.

410_LARGE MARATHON ON WHITE Painting by Heather Blanton

Heather Blanton, Large Marathon On White (Gran maratón sobre blanco). Cortesía de Saatchi Art.

Correr es un acto de libertad, ser líder también lo es. La mayoría de los corredores lo hacen porque les gusta esa sensación de logro, de vencer a otros y a sí mismo. El líder disfruta esa capacidad de influencia, de vencer contratiempos, de lograr mediante los otros. En ambas actividades se generan dopaminas, endorfinas y adrenalina, hormonas que nos permiten disfrutar el proceso y preguntarnos constantemente sobre el próximo logro.  

BENEFICIOS DE PRACTICAR LA CARRERA COMO DEPORTE RECREATIVO

Físicos

Mentales y sociales

Aumenta la capacidad pulmonar y se limpian los pulmones.

El corazón se fortalece y se pierde la grasa que lo rodea.

Reduce los niveles de colesterol.

Mantiene baja la presión arterial.

Los músculos se desarrollan y se tonifican.

Los huesos se engrosan para soportar la musculatura desarrollada.

El organismo se torna más ágil.

El metabolismo se acelera y propicia la quema generalizada de grasa corporal.

La celulitis se combate, la piel se reafirma y luce con menor flacidez.

Se logra un mejor desempeño sexual.

Aumentan las posibilidades de supervivencia celular, lo que previene enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

Se desencadenan procesos mentales de reflexión.

Se secreta dopamina, endorfinas y serotonina, los neurotransmisores de la felicidad.

Descienden los niveles del cortisol, la hormona del estrés.

Se incide en el desarrollo y mantenimiento de la capacidad de aprendizaje y de la memoria.

Aumenta la autoestima.

Se eleva la libido.

Incrementa el círculo social al conocer gente con gustos similares.

Entretiene y distrae de las preocupaciones.

Se contagian buenos hábitos a la familia y amigos cercanos.

Heather Blanton es una pintora y fotógrafa estadounidense que vive y trabaja en Florida. Su obra creativa representa el arte del movimiento y celebra la competencia sana y el espíritu humano. La galería Saatchi Art representa su trabajo. saatchiart.com/heatherblantonfineart

Víctor Hugo Bustamante Vallín es Ingeniero en computación, Coach de triatlón y Coach ejecutivo estratégico. Su carrera profesional la ha desempeñado en empresas como Oracle, Microsoft y CISCO. Ha participado en 14 maratones, 24 Ironman y 2 Ultra Fondos de ciclismo. Es autor del libro Ando #contentote

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!