dossier_sleep-teight_laurent-rosset

LAURENT ROSSET: PAISAJES PARA LA INTROSPECCIÓN

Hay imágenes que invitan a la reflexión y nos seducen para dejar este mundo real, aunque sea sólo por unos momentos. La obra de Laurent Rosset abre una ventana a la introspección y nos da el valor para reflexionar sobre las esencias que nos mueven a diario.

Laurent Rosset, Sleep (T)height (Duerme bien; duerme alto), 2016. laurentrosset.com. Cortesía del artista.

por Andrea Bravo Echenique

La obra de Laurent Rosset se presenta como una especie de álbum de sueños, en el que los deseos oníricos se encuentran con panoramas de la realidad, dando como resultado imágenes que nuestra mente cartesiana, aunque las sabe fantásticas, acaba por ceder ante ellas por la conmoción que producen las escenas suspendidas entre la fantasía y la realidad.

Estos paisajes, que combinan elementos del romanticismo y el surrealismo, mientras transforman y enriquecen nuestro mundo, resultan escenografías excelentes para abrir un espacio reflexivo e individual en el que la racionalidad queda de lado y da paso al sentimiento que despierta la imaginación. 

Globos aerostáticos que cruzan cielos desérticos, acantilados y cascadas, nos invitan a transitar por escenas que, si bien en su estructura parecen serenas, en realidad nos enfrentan con la idea de abismo e incertidumbre a las que por lo general rehuimos en nuestra vida cotidiana. La paleta de colores que Rosset utiliza con destreza, logra que los objetos representados en tonos cálidos y luminosos nos atraigan hacia situaciones de riesgo y precipicios vertiginosos; los cielos grises y mares índigo no parecen tan peligrosos si son adornados por un arcoíris de colores. La sensación es como si una especie de tintineo colorido nos animara a explorar más allá de nuestra zona de confort.

Así, nos adentramos cada vez más en las escenas de ensueño, por un segundo sentimos el vértigo de estar parados sobre un puente que decisivamente nos lleva al infinito, recordamos entonces las preguntas perennes sobre quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos. Sin embargo, este enfrentamiento filosófico no es violento, es más bien, al estilo de El caminante sobre el mar de nubes de Caspar David Friedrich, un encuentro poético, valiente, entre el ser humano y el infinito que lo sostiene. En este encuentro, el miedo a lo inagotable desaparece cuando caemos en cuenta que en realidad nuestra naturaleza misma es ilimitada.

Los paisajes de Rosset nos animan a convertirnos en sujetos de un viaje permanente por la vida, a llenar nuestro espíritu de valor, como un globo se llena de gas, permanecer livianos y elevarnos, dejando que nuestra determinación y deseos se encuentren con el viento; lo único que queda, ahora, es disfrutar del camino.

dossier_the-hot-air-balloon-house_laurent-rosset

Laurent Rosset, The [Hot Air] Balloon Frame House (La estructura de la casa - globo aerostático), 2015. laurentrosset.com. Cortesía del artista.

dossier_neverland_laurent-rosset_miamiant

Laurent Rosset + Anthony Maldonado (imagen original), NeverLand (Tierra de Nunca jamás), 2015. laurentrosset.com. Cortesía del artista.

dossier_walking-on-the-edge_laurent-rosset_impalero

Laurent Rosset + Edu Cambra (imagen original), Walking On The Edge (Caminando por el borde), 2015. laurentrosset.com. Cortesía del artista.

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!