LA PASIÓN POR SERVIR COMO CLAVE DEL ÉXITO. ENTREVISTA AL DOCTOR ARMANDO AHUED

por Andrea Bravo
fotografías de Michelle Waldthausen

EN LA CONVERSACIÓN CON ARMANDO AHUED, EX SECRETARIO DE SALUD DE LA CDMX, DESCUBRIMOS QUE A PESAR DE LAS ADVERSIDADES EL COMPROMISO, LA PASIÓN Y EL AMOR POR EL SERVICIO A LOS DEMÁS SON ELEMENTOS MÁS QUE SUFICIENTES PARA LOGRAR EL ÉXITO.

¿Cómo inició su carrera profesional? ¿Siempre supo que quería trabajar en el servicio público?
Estoy cumpliendo 35 años en el servicio público y estoy a siete días de cumplir 11 años en la Secretaría de Salud. Tras estudiar, entré directo a este ámbito en donde he ocupado diferentes cargos. Trabajé como jefe de los servicios médicos de Miguel Hidalgo, en la Procuraduría General de Justicia de la ciudad, en la Secretaría de Agricultura y en Banobras. Después, Manuel Mondragón me invitó como Subsecretario de Salud y cuando se fue, me quedé de Secretario hasta la fecha.*

Tuve la oportunidad de tener consultorio privado, pero me atrajo más el servicio público y sobre todo la administración de servicios de salud, ése es mi mayor gusto y donde me he especializado con el tiempo.

¿Qué significa para usted ser el Secretario de Salud de la CDMX?
La oportunidad de servir es uno de los mayores privilegios que he tenido. Llevar a cuestas la responsabilidad de la salud de los habitantes de la CDMX ha sido complicado y he vivido pruebas muy fuertes que me han hecho sentir el peso de esta responsabilidad.

En esta misma sala, en 2009, me tocó tomar la decisión de cerrar la CDMX por la influenza. Yo diría que ha sido una de las acciones más valientes que he tenido. Un estudio del Cinvestav indica que gracias a esta medida se evitó la muerte de 19 mil personas. Fue una decisión difícil pero acertada y estoy muy satisfecho por haber logrado contener la epidemia y protegido la salud y la vida de mucha gente.

El pasado 19 de septiembre, el sismo nuevamente nos puso a prueba. Atendimos la emergencia: llegaron casi 840 heridos a mis hospitales, ofrecimos programas de apoyo psicoemocional, hicimos vigilancia epidemiológica, monitoreamos el uso del agua, los medicamentos y alimentos caducos. El servicio de salud de la ciudad tuvo una gran coordinación con el IMSS, el ISSSTE, la SEDENA, la Marina, Pemex y Cruz Roja. Fue trabajo de más de un mes seguido sin descanso.

Para quien no lo tiene claro, ¿cómo funciona el sistema de salud en la CDMX y quién puede ser beneficiario del mismo?
En la CDMX hay dos sistemas de atención. Uno es la gratuidad, lo que significa que por ley cualquier persona que viva aquí y no tenga seguridad social -IMSS, ISSSTE u otro- automáticamente tiene derecho a consulta médica, medicamentos, laboratorio, gabinete, hospitalización y cirugía de manera gratuita. Tiene derecho no sólo a la atención médica sino también a la preventiva y de detección en los centros de atención de salud y hospitales de segundo nivel que tiene la Secretaría del gobierno de la ciudad.

Para la alta especialidad, que es el segundo nivel de atención, tenemos el Seguro Popular, una política federal que permite atender enfermedades cuya atención es cara y requieren una alta especialidad en los hospitales de la Secretaría de Salud Federal, entre ellos están los Institutos Nacionales.

Así el sistema es un complemento perfecto para atender a más del 96% de las enfermedades que puede tener alguien.

La obesidad es uno de los problemas más graves en nuestro país, ¿cómo se afronta en la CDMX?
Para mí, de todos los problemas de salud, la obesidad es el número uno por ser la que detona todas las enfermedades crónico degenerativas. La obesidad, el sobrepeso y la diabetes se están convirtiendo en la segunda causa de muerte, prácticamente empatando a los infartos y los accidentes vasculares cerebrales.

IMG_5467

De esa manera, estamos ante una emergencia que es necesario atacar ya que no tiene una causa sino muchas: la mala alimentación, las grandes proporciones, la falta de actividad física, la falta de educación alimenticia, la industrialización de los alimentos, la situación socioeconómica, el poco tiempo para planear nuestras comidas. Esto nos ha convertido en el primer lugar mundial en obesidad infantil y en el segundo en adultos.

La gente no va a modificar sus hábitos y estilo de alimentación por acto de magia, hay que promover el cambio desde los niños. Este proceso llevará años de la misma forma en que el problema se viene arrastrando por décadas.

¿Qué hemos hecho en la Ciudad de México? Tenemos años trabajando varias cosas. Hemos apostado a educar en la salud, para eso hemos repartido más de un millón de libros e instalado bebederos de agua potable en la mayoría de las escuelas públicas de la ciudad. Hemos construido casi dos mil gimnasios al aire libre gratuitos en parques, jardines y camellones. Implementamos la ley de agua potable gratuita en los restaurantes y a través del programa “Menos sal, más salud” retiramos la sal de las mesas de los locales, lo que ha evitado que la gente consuma hasta tres veces más de la cantidad de sal recomendada.

[…] el éxito es que tú mismo te traces metas y te sientas satisfecho de lo que has logrado […]

Hemos hecho quioscos de la salud, así como doce clínicas en el metro y dos en la Central de abasto para que toda la gente se haga un chequeo médico gratuito y completo. Promovemos el programa “Muévete y métete en cintura” con el que se busca que la gente haga actividades físicas gratuitamente en distintas zonas de la ciudad. También, las ciclovías han ayudado a que las personas contemplen éste como un medio de transporte.

Por otro lado, para atender a quienes ya son víctimas del problema, tenemos clínicas de diabetes, de cirugía bariátrica, de trastornos de la conducta alimentaria, en las que se toma en cuenta el tema de la salud mental, emocional y psicológica como parte del problema.

Promover todas estas actividades sin duda ha ayudado a mejorar; íbamos en franca subida en el tema de la obesidad y el sobrepeso y en estos seis años hemos logrado detener el crecimiento y la tendencia es que empiece a bajar, pero como ya se dijo, tomará  años.

¿Cómo define usted el éxito?
Yo diría que el éxito es que tú mismo te traces metas y te sientas satisfecho de lo que has logrado. Pienso que en los 11 años que llevo haciendo este trabajo he logrado hacer mucho y atreverme a hacer cosas que parecían difíciles.

Hemos sido exitosos en muchas políticas de salud, desconocidas en este país, que hoy se hacen diariamente, por ejemplo, nos atrevimos a vacunar a las niñas contra el papiloma humano cuando no se hacía. Cuatro años después, ésta se convirtió en una política nacional.

Por otro lado, cambiamos el modelo de salud en la ciudad. Hoy somos proactivos, nos interesa más cuidar a los sanos y apostar a que se mantengan sanos, a detectar a los enfermos oportunamente y atenderlos. Otro éxito fue la ley 100% libre de humo de tabaco, algo impensable en esta ciudad hace algunos años.

Con el programa “Médico en tu casa”, a la fecha, hemos visitado millones de viviendas y atendido a más de 300 mil personas. Hicimos el nuevo hospital veterinario que hoy es el único público en América Latina. Nos atrevimos a hacer las primeras clínicas de autismo, geriatría, labio y paladar hendido y reconstrucción mamaria. La Secretaría y sus 37 mil trabajadores llevan a cabo un trabajo titánico.

Así que yo diría que la definición de éxito es saber que has dado el máximo de tu capacidad, de tu actitud y tu dedicación para hacer las cosas.

¿Qué es lo que más disfruta de su trabajo?
Ayudar y poder servir a la gente. Tan sólo en los últimos cinco años hemos dado 102 millones de atenciones en el Sistema de Salud. En este sentido, la satisfacción es que, aunque doy pocas consultas médicas, en mi trabajo como Secretario no atiendo pacientes sino hago que el sistema funcione.

Para finalizar, ¿qué consejos puede darle a la comunidad Humanitas en materia de salud?
Es nuestra responsabilidad educarnos en salud. La Secretaría puede poner todas las herramientas, pero si no las utilizas no sirven de nada. Hay que tomar acciones sencillas para prevenir las enfermedades.

Mi mensaje es eduquémonos en salud y seamos corresponsables en el autocuidado: qué comes, qué ejercicio haces, estar al pendiente de tus vacunas, llevar tu vida sexual y reproductiva con responsabilidad, evitar las adicciones, hacerte un chequeo médico. Que cada uno tome acciones en pro de mantener su salud y no esperar la enfermedad para entonces acudir al médico.

*Nota: Esta entrevista al Doctor Armando Ahued Ortega se llevó a cabo cuando todavía fungía como Secretario de Salud de la CDMX. En diciembre de 2017 el Doctor Ahued renunció a su cargo para registrarse como precandidato a la jefatura de la Ciudad de México.

Andrea Bravo es historiadora, gestora cultural y Coordinadora Editorial de revista Capitel. Actualmente cursa un posgrado en sociología del diseño en la Universidad de Buenos Aires.

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!