LA IMPORTANCIA DE FORMAR LIDERAZGO BASADO EN VALORES EN NIÑOS Y NIÑAS

Todas las imágenes son de Jesús Ortiz. Cortesía del artista.

por Luis David Quintana Suro

UNO DE LOS OBJETIVOS PRINCIPALES DE LA EDUCACIÓN ACTUAL ES DESARROLLAR EN EL ESTUDIANTE HABILIDADES Y CONOCIMIENTOS DE LIDERAZGO QUE LO AYUDEN A DIRIGIR Y TOMAR DECISIONES BASADAS, TANTO EN CONTENIDOS ÉTICOS, COMO EN LA EFICACIA.

La actividad educativa es el vehículo con el que es posible transmitir, de manera activa y de generación tras generación, aquellos conocimientos fundamentales que la humanidad ha ido acumulando. Pero también es el medio en el que el ser humano forma sus habilidades, competencias y valores para que pueda resolver los problemas de la vida misma y moldear sus capacidades y conducta para integrarse a la sociedad en convivencia armónica con sus semejantes.

Dirigir la mirada, de manera consciente y fundamentada en principios éticos y de liderazgo, al ejercicio educativo no sólo enriquecerá la práctica docente, sino que sembrará un espíritu autónomo que reproduzca –con creces– un conocimiento sustentado en valores, porque el fin último de la educación es transformar vidas y que éstas agreguen esos valores a su sociedad.

Hacia una transformación positiva

El ejercicio educativo, en cualquiera de sus niveles, requiere de un agente transmisor íntegro, honorable, con principios éticos y morales para confiarle la educación de otra persona, sobre todo si ésta es pequeña. De acuerdo con el desarrollo biológico, cognitivo y social, es necesario estar consciente de que la formación del educando va más allá del saber y se dirige hacia la evolución del ser.

Con esa convicción pedagógica, el agente educativo transmitirá habilidades al educando, quien a su vez será capaz de desarrollar virtudes –como el Liderazgo basado en valores– que redunden en su transformación positiva; es decir, en su formación integral. ¿Cómo implementar esta noción en la práctica educativa? Si bien la teoría educativa se inscribe en la esfera de las ideas, la praxis social nos permitirá aterrizar esas ideas para transformar la realidad. El objetivo de la educación es contribuir a formar seres humanos imbuidos de valores positivos.

Coincido con García y García en que la educación debe estar orientada a fomentar en el estudiante actitudes positivas hacia la verdad y el bien, en relación consigo mismo, las demás personas y la sociedad. Precisamente la promoción del Liderazgo basado en valores es una de las maneras de inculcar esas actitudes positivas. Sin embargo, si bien hay instituciones de educación superior que ofrecen materias de liderazgo, los estudiantes las perciben como asignaturas de relleno.

bombillas pastel2

[…] el fin último de la educación es transformar vidas y que éstas agreguen esos valores a su sociedad.

pequeñaamarillo2 copy
pomas pompones copy

El objetivo de la educación es contribuir a formar seres humanos imbuidos de valores positivos.

Formar a los maestros, la clave
Para fomentar el Liderazgo basado en valores es preciso una intervención desde edades más tempranas a fin de que los niños asuman roles protagónicos que les permitan afianzar la confianza, autoestima y educación en valores. Eso puede enseñarse desde casa. Una vez en edad escolar, las instituciones deben promover la acción del liderazgo y la participación de la comunidad educativa en todas las actividades que realice la institución.

Insertar en los planes y programas de estudio de primaria el tema del liderazgo no es tarea sencilla, pero en la práctica institucional sí es posible incorporar técnicas de liderazgo. Es decir, además de facilitar al estudiante el desarrollo de capacidades intelectuales, cognitivas, artísticas, humanísticas, se debe estimular la confianza en sus propias capacidades y en su autoestima.

Para ello, los docentes deben estar preparados. Se propone implementar un programa de formación del docente en Liderazgo basado en valores, para así “lograr una liberación progresiva de las experiencias vividas particulares, en el ámbito individual y cultural, con vistas a hacer posible una libre interacción con los demás.”

Formar docentes en nociones de Liderazgo basado en valores para que reproduzcan este conocimiento en menores de primaria es el primer paso para contribuir al cultivo de una comprensión y contextualización plenas que aporten capacidad propositiva a la educación, no sólo en el orden cognitivo, sino en la esfera de lo social. El programa, como lo establece la UNESCO (2011), opta por un método que hace mayor hincapié en la problematización, por lo tanto, pide concentrarse más en una lógica del aprendizaje.

En este ámbito de análisis es conveniente buscar en los niños y niñas un espíritu emprendedor de ideas y nuevos conocimientos, así como fomentar un pensamiento investigador y promotor del trabajo en equipo. El objetivo es formar habilidades y conocimientos de liderazgo para que sean capaces de dirigir, tomar decisiones con contenidos éticos, y actuar con eficiencia.

Una vez que el docente esté capacitado, podrá iniciar a los niños en el pensamiento reflexivo, vinculado a las materias que imparte; es decir, a la hora de impartir sus materias, el docente implícitamente enseñará a los niños liderazgo y valores.

A manera de conclusión
La ética se ha convertido en la opción voluntaria y espontánea de aquellas personas que buscan el buen actuar, el respeto pleno a la persona y, por ende, el liderazgo basado en principios. La educación no está apartada de esta búsqueda y la enseñanza del liderazgo a los más jóvenes es la clave para lograrlo. Bajo un enfoque práctico será posible definir los fundamentos conceptuales que otorgan al liderazgo y a los valores una nueva perspectiva teórica, científica y metodológica.

Dice Acuña que si quisiéramos enseñar al alumno a resolver problemas, necesitaríamos darle las condiciones que le lleven a aprender cosas específicas y a organizarlas en estructuras generales; para ello hay que enseñarle cómo hacerlo. Luego habrá que mostrarle cómo localizar y usar esas estructuras ante problemas que pueda reconocer como familiares.

Bibliografía

Acuña, Carlos Enrique. “El proceso de solución de problemas” en Contexto educativo: revista digital de investigación y nuevas tecnologías, 2001. Recuperado de
https://bit.ly/2NiRUCB.

García, María y García, Juan. Filosofía de la educación. Cuestiones de hoy y de siempre. Madrid: UNED, 2012.

UNESCO. “Los tres tiempos de la filosofía en la UNESCO”. En la Filosofía, una escuela de la libertad. México: UNESCO y UAM, 2011.

Jesús Ortiz es un diseñador, ilustrador y artista español. Sus imágenes, cándidas al mismo tiempo que de una fuerte sensibilidad, proponen una mirada sencilla y generosa del mundo y nos invitan a reflexionar sobre la potencia de la educación. jesusoart.com | Instagram @jesuso_ortiz

Luis David Quintana Suro es Maestro en docencia para la educación media superior por la Universidad La Salle. Es coordinador académico de programas de posgrado, y docente de la Licenciatura en pedagogía, en UVM Chapultepec.

1. María García y Juan García, Filosofía de la educación. Cuestiones de hoy y de siempre (Madrid: UNED, 2012).

2. UNESCO, “Los tres tiempos de la filosofía en la UNESCO” en La Filosofía, una escuela de la libertad (México: UNESCO y UAM, 2011).

3. Carlos Enrique Acuña, “El proceso de solución de problemas” en Contexto educativo: revista digital de investigación y nuevas tecnologías, 2001. Recuperado de https://bit.ly/2NiRUCB.

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!