La identidad de las empresas desde la perspectiva de la Contabilidad

.

por Víctor Manuel Casillas Gálvez

.

La contabilidad es aplicada a favor de la estabilización, transparencia y durabilidad de una empresa. Como una persona específica, de rasgos diferenciadores y cualidades únicas, la empresa es una entidad propia e independiente, destacada por sus rasgos para distinguirse de las demás. Sin embargo, ¿qué otras cualidades aporta la empresa como entidad para diferenciarse de manera única e independiente?

.

No cabe duda que en estos tiempos el concepto de identidad ha tomado gran relevancia, más aún por las implicaciones que conlleva este término. Desde cualquier punto de vista se busca identidad como signo de distinción, de personalidad, de diferencia de otros y con otros con quienes quizás, tengamos puntos en común pero somos individuos diferentes.

La identidad muestra las características, los puntos de identificación, los valores, las perspectivas, los orígenes, la visión del futuro e inclusive las motivaciones para actuar de tal o cual manera, que toda persona tiene.

La Contabilidad trabaja y actúa a través de personas que se auxilian de esta herramienta para visualizar de manera abstracta el panorama de una empresa por medio de los números: cómo están, cuál es su situación, cómo se reflejaron sus actividades y qué resultado tuvieron; incluso les permite tener un medio de comparación para valorar sus progresos o retrocesos y tomar decisiones al respecto.

Las empresas son entes con personalidad propia e independiente, y muestran una identidad que les permite destacar y distinguirse de otras. Esta personalidad o identidad propia e independiente es reconocida incluso por las Normas de Información Financiera (NIF), en el principio de “Entidad económica” que es uno de los postulados básicos que establecen dichas normas en el “NIF A-2, Postulados Básicos” y que a la letra dice:

La entidad económica es aquella unidad identificable que realiza actividades económicas, constituida por combinaciones de recursos humanos, materiales y financieros (conjunto integrado de actividades económicas y recursos), conducidos y administrados por un único centro de control que toma decisiones encaminadas al cumplimiento de los fines específicos para los que fue creada; la personalidad de la entidad económica es independiente de la de sus accionistas, propietarios o patrocinadores. (Párrafo 13 NIF A-2).

Este documento precisa aún más en los párrafos 21, 22 y 23:

Personalidad de la entidad económica

La entidad económica se presume como una entidad identificable con personalidad independiente de la de sus accionistas, propietarios o patrocinadores, por lo que solo deben de incluirse en la información financiera los activos, pasivos y el capital contable o patrimonio contable de este ente económico independiente. (Párrafo 21).

La entidad persona física se asume como una unidad de negocios independiente de su propietario, con personalidad y capital contable propios… (Párrafo 22).

La entidad persona moral tiene personalidad y capital contable o patrimonio contable propios distintos de los que ostentan las personas que la constituyen y administran… (Párrafo 23).

Como se observa, este documento precisa de manera clara, que una empresa es una persona y como tal tiene identidad propia. Adicionalmente a este concepto básico, las empresas cuentan con otros elementos que forman parte de la identidad de la misma.

La autoridad establece a través de las leyes respectivas que cada empresa (sea persona física o moral) tenga una clave de identificación, denominada Registro Federal de Contribuyente (RFC), y en el caso de las personas físicas, además, su Cuenta Única de Registro Poblacional (CURP), que lo distinga de los demás contribuyentes y que marque la referencia para el cumplimiento de sus derechos y obligaciones tributarias, de acuerdo a las actividades que realice.

No se puede dejar de mencionar que, en el caso de tener obligaciones en materia laboral, existe como registro adicional y signo de identidad, el Número de Registro Patronal (NRP) que también es utilizado para control de las obligaciones ante el INFONAVIT.

Para los individuos, el número de afiliación al Instituto Mexicano del Seguro Social permite gozar de las prestaciones que el Instituto otorga.

Romain Jacquet-Lagrèze, Vertical Horizon #95, 2014. Cortesía del artista. www.rjl-art.com / www.facebook.com/rjlart

VH-#29

Romain Jacquet-Lagrèze, Vertical Horizon #29, 2014. Cortesía del artista. www.rjl-art.com / www.facebook.com/rjlart

En la inscripción ante el RFC, al momento de contestar el cuestionario de afiliación, se establecen las actividades que realizará la empresa y las obligaciones que tendrá y que, pudiendo ser similares a otras empresas, la hacen única y especial, es decir, establece los puntos de identidad básica de la empresa.

Al momento de crear una empresa, uno de los primeros pasos consiste en establecer su nombre y su objeto, es decir, cuál es el nombre que la va a distinguir y a qué se va a dedicar; la decisión tomada para estos dos puntos es el primer indicio de su identidad, la cual debe ser específica y mostrar cuál es la diferencia que tendrá con las demás.

En seguida y como situación especial que se debe resaltar, la empresa, sin importar que sea una persona física o moral, puede utilizar un nombre comercial o una marca, la cual puede indicar con mayor precisión su misión, visión, objetivos, y características, que por decisión de los integrantes de la misma puede establecerse como un elemento adicional de identidad. Este también se debe registrar a efectos de tener un elemento adicional que lo distinga.

Estos puntos dan la pauta para la forma de registro y control de todas las actividades de un ente económico, mismos que es necesario conocer para que la Contabilidad realice su función principal: mostrar la situación de una empresa para la toma de decisiones.

Desde el punto de vista de la Contabilidad, es muy importante conocer e identificar plenamente la identidad de la empresa y cada uno de los elementos formales, legales y sustanciales que la constituyen, es decir, se debe conocer la identidad de la empresa y todos los puntos que la integran, distinguirlos y diferenciarlos de la personalidad e identidad del o los individuos que la forman; establecer los alcances y limitaciones que tiene, las obligaciones y derechos que posee y la historia y perspectivas que la integran, ya que esto permite que el trabajo realizado en la labor contable cumpla con su finalidad principal, sea de calidad y demuestre el ejercicio profesional de la persona que la ejerce.

VH-#71

Romain Jacquet-Lagrèze, Vertical Horizon #71, 2014. Cortesía del artista. www.rjl-art.com / www.facebook.com/rjlart

LCP Víctor Manuel Casillas Gálvez es docente de Universidad Humanitas y Universidad de la Ciénega; también es consultor Independiente.

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!