LA CONSTRUCCIÓN DEL LIDERAZGO POLÍTICO EN LA ERA DE LAS REDES SOCIALES

Shawn Huckins,Detail of Nothing Rhymes With Orange (George Washington, White House Art Collection Erasure No. 5) [Detalle de Nada rima con Naranja (George Washington, Colección artística de la Casa Blanca - borradura no. 5). Cortesía del artista.

por Marcelo Rueda Martínez

LA ERA TECNOLÓGICA HA COMPLEJIZADO DE TAL MANERA LAS DINÁMICAS SOCIALES QUE ACTUALMENTE LOS LIDERAZGOS POLÍTICOS ESTÁN CLARAMENTE MARCADOS POR EL TIPO DE INTERACCIONES DIGITALES QUE ESTABLECEN LOS LÍDERES CON SUS VOTANTES.

Según Eduardo Andrade, la ciencia política es el estudio de la formación, obtención, ejercicio, distribución y aceptación del poder público, cuyo objeto de estudio es el Estado y el poder. En esta relación entre poder y sociedad, la ciencia política encuentra la necesidad de que los actores políticos que ejercerán el poder cuenten con la indispensable cualidad del liderazgo político.

Para Idalberto Chiavenato, el liderazgo es “la influencia interpersonal en una situación, dirigida a través del proceso de comunicación humana a la consecución de uno o diversos objetivos específicos”, esto es, aunque el liderazgo político no ha tenido mucha suerte en encontrar una definición aceptada, han existido líneas comunes de entendimiento sobre su ámbito de actuación. Por ejemplo:

  • El grado de influencia transformadora en una sociedad;
  • la identificación con la sociedad a partir de causas políticas o de Estado;
  • la posibilidad del ejercicio del poder como herramienta para maximizar sus resultados;
  • la supeditación del apoyo de los seguidores al amparo de la legitimidad con que se cuenta. Según Karl Wolfgang Deutsch: la legitimidad por procedimiento (forma como se asume el poder), por representación (por voto o la identidad que sienten quienes otorgan su apoyo al líder), o por resultados (por la forma benéfica, de justicia o injusticia, con que se gobierna).

Tanto en el pasado como hoy, el liderazgo, y más el liderazgo político, se ha valido de diversas cualidades para mantenerse, con la capacidad de influir en la vida de otros mediante el apoyo de los votantes. Estas cualidades son diversas: la inteligencia emocional, la retórica, la comunicación no verbal, el carisma, el contacto con los seguidores y, sobre todo, la causa, el problema o la aspiración por resolver.

El crecimiento avasallador de los medios de comunicación al final del siglo XX ha logrado colocarlos como instrumentos de construcción de liderazgos políticos más complejos. No obstante, en los primeros años del siglo XXI, las redes sociales y el avance tecnológico han generado una vertiginosa evolución del proceso comunicacional entre sociedad y políticos, que ha puesto en jaque la construcción o permanencia de los líderes políticos modernos al dilapidar liderazgos tradicionales y hacer emerger otros que han entendido el manejo e interacción con la sociedad por medio del mundo paralelo de las redes sociales.

La Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2018, ha dejado clara la penetración que han adquirido las redes sociales en México, la obtención de información aparece con 86.9%, información que desnuda la acción política.

Desde hace décadas la influencia de los medios de comunicación masiva ha sido objeto de estudio en el ámbito político para preservar o aniquilar democracias y liderazgos políticos. En estos estudios dos teorías riñen en la interpretación de los efectos que en política generan esos medios: la teoría de la movilización y la del malestar social. Los estudiosos del tema,  Pippa Norris, Joseph Capella y Kathleen Jamieson, concluyen que, en los noventa, se establecieron como una versión optimista la teoría de la movilización y como versión pesimista la teoría del malestar social. Por otro lado, Giovanni Sartori identificó una influencia perjudicial de los medios de comunicación para la política y la convivencia social en La sociedad teledirigida. A la luz de estos análisis, podemos aseverar que en el México actual, la influencia de las redes sociales en el ámbito político se acerca más al aspecto negativo que nos plantea la teoría del malestar social, la comunicación unidireccional de los medios convencionales ha sido superada por la bidireccional de las redes sociales.

Para muchos, las redes sociales se han convertido en un medio de comunicación, incluso quizás el de mayor penetración que ha existido. Ellas se unifican como un ente único con ramificaciones difíciles de cubrir para un líder político, incluso para una institución o el Estado. Las redes sociales unen a la sociedad, la acercan y hacen compartir experiencias, mensajes e intenciones, democratizan la información y transparentan las acciones del poder. Sin embargo, el uso de las redes sociales ha corrido a la sociedad a un extremo desconocido, hemos pasado de la democratización a la anarquía informativa, de la unión a la denostación social y más aún, a la denostación, no de la acción política, sino de la condición de ser político. Con ello, se ha generado un estado sinérgico de lo que empieza a estudiarse como el “mal humor social”.

Maquiavelo podría dar la respuesta sobre la construcción del liderazgo político en la era de las redes sociales: “No es preciso que un príncipe posea todas las virtudes citadas, pero es indispensable que aparente poseerlas”. Los líderes se construyen con comunicación, sin embargo, la principal arma del liderazgo en materia de comunicación, que es la percepción, con las redes sociales se ha vuelto en su contra, la percepción no basta, las redes la devoran, construyen sus propios códigos e imágenes de lo que deben creer, apoyar o destruir.

En la frase de Maquiavelo se denota algo más: generar percepción es diferente a impresionar, las audiencias amorfas no suelen razonar argumentos, en cambio sí responden a detonadores impresionistas, reaccionan ante la sorpresa, el asombro, la provocación, lo que un líder sabe hacer bien si se lo propone. Así la construcción del liderazgo político y su principal arma, la comunicación, en la era de las redes sociales se ha alejado de los argumentos, y quizá, se encuentra cerca de pasar de la comunicación a la impresión. Auxiliarse de una realidad exclusiva; la irreverencia y la falta de profundidad, pueden hacer parecer a los seguidores que el líder tiene las cualidades que ostenta y así ganar adeptos en una realidad donde ellos, los seguidores, ahora ponen las condiciones. De esta forma se pueden construir nuevos liderazgos, en un lugar donde toda una vida de autoridad moral y liderazgo político puede acabarse en instantes: las redes sociales.

[…] la principal arma del liderazgo en materia de comunicación, que es la percepción, con las redes sociales se ha vuelto en su contra […].

Bibliografía

Andrade Sánchez, Eduardo. Introducción a la Ciencia Política. México: Oxford University Press (Mexico), 1990.

Berganza Conde, Ma Rosa. “Mass Media, ‘The Spiral of Cynicism’ and Political Distrust. Case Study of Media Coverage of European Elections” en ZER Revista de Estudios de Comunicación núm. 25, vol. 13 (1997).

Chiavenato, Idalberto. Administración de Recursos Humanos. Editorial Mc Graw Hill Interamericana, 1979.

Wolfgang Deutsch, Karl. Política y Gobierno. México: Fondo de Cultura Economica, 1976.

Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2018. México: INEGI, 2019.

Díaz Jiménez, Oniel Francisco y Muñiz, Carlos. “Los efectos de la comunicación política en el compromiso político de los jóvenes en la elección presidencial mexicana de 2012” en Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales - Universidad Nacional Autónoma de México, Nueva Época, núm. 229 (año LXII) enero-abril de 2017.

Sartori, Giovanni. Homo videns: la sociedad teledirigida. Buenos Aires: Alfaguara, 1998.

Maquiavelo, Nicolás. El Principe. México: Editorial Porrúa, 2005.

Fool Me Once (George Washington, White House Art Collection Erasure No. 23) copy

Shawn Huckins, Fool Me Once (George Washington, White House Art Collection Erasure No. 23) [Engáñame una vez (George Washington, Colección artística de la Casa Blanca - borradura no. 23), 2018. Cortesía del artista

[…] en los primeros años del siglo XXI, las redes sociales y el avance tecnológico han generado una vertiginosa evolución del proceso comunicacional entre sociedad y políticos […].

Marie Françoise de La Cropte de St. Abre, Marquise d’Argence, Panic Nine (Buffer Spinner) copy

Shawn Huckins, Marie Françoise de La Cropte de St. Abre, Marquise d’Argence: Panic Nine (Buffer Spinner) [Marie Françoise de La Cropte de St. Abre, Marquesa de Argence: Panic Nine (Buffer Spinner)], 2019. Cortesía del artista.

Me, Myself, And Hypocrisy (George Washington, White House Art Collection Erasure No. 13) copy

Shawn Huckins, Me, Myself, And Hypocrisy (George Washington, White House Art Collection Erasure No. 13) [Yo, yo mismo y la hipocresía (George Washington, Colección artística de la Casa Blanca - borradura no. 13)], 2018. Cortesía del artista.

The Transient State of Mr. Henry Rice copy

Shawn Huckins, The Transient State of Mr. Henry Riceacrylic (El estado transitorio del Sr. Henry Riceacrylic), 2012. Cortesía del artista.

Nothing Rhymes With Orange (George Washington, White House Art Collection Erasure No. 5)

Shawn Huckins, Nothing Rhymes With Orange (George Washington, White House Art Collection Erasure No. 5) [Nada rima con Naranja (George Washington, Colección artística de la Casa Blanca - borradura no. 5). Cortesía del artista.

Friedrich Baron von Knabenau, Panic Seven (Red Notification Icon) copy

Shawn Huckins, Friedrich Baron von Knabenau, Panic Seven (Red Notification Icon) [Friedrich Baron von Knabenau, Pánico siete (Icono de notificación rojo)]. Cortesía del artista.

Shawn Huckins es un artista visual estadounidense. Su trabajo es conocido por su humor sagaz y su técnica impecable en el que satiriza las redes sociales y nos invita a cuestionar la devolución del lenguaje en un contexto en el que el desarrollo tecnológico debilita nuestra capacidad empática. shawnhuckins.com | Instagram @shawn_huckins

Marcelo Rueda Martínez es profesor egresado de Universidad Humanitas, imparte cátedra en las Licenciaturas de derecho, ciencias políticas y administración. Es asesor en derecho parlamentario, Regidor del Ayuntamiento Benito Juárez, Cancún 2011-2013 y expresidente del Partido Acción Nacional en el mismo municipio.

1. Eduardo Andrade Sánchez, Introducción a la Ciencia Política (México: Oxford University Press [Mexico], 1990), p. 14. 

2. Idalberto Chiavenato, Administración de Recursos Humanos (Editorial Mc Graw Hill Interamericana, 1979), p. 54.

3. Según Karl Wolfgang Deutsch en Política y Gobierno (México: Fondo de Cultura Económica, 1976), p. 29.

4. INEGI, Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2018 (México: INEGI, 2019).

5. Cita de Pippa Norris tomada de Oniel Francisco Díaz Jiménez y Carlos Muñiz, “Los efectos de la comunicación política en el compromiso político de los jóvenes en la elección presidencial mexicana de 2012” en Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales - Universidad Nacional Autónoma de México, Nueva Época, núm. 229 (Año LXII) enero-abril de 2017, pp. 181-222. 4. INEGI, Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2018 (México: INEGI, 2019).

6. Cita de Joseph N. Capella y Kathleen Hall Jamieson tomada de Mª Rosa Berganza Conde, “Mass Media, ‘The Spiral of Cynicism’ and Political Distrust. Case Study of Media Coverage of European Elections” en ZER Revista de Estudios de Comunicación núm. 25, vol. 13 (1997).

7. Giovanni Sartori, Homo videns: la sociedad teledirigida (Buenos Aires: Alfaguara, 1998), pp. 106-107.

8. Nicolás Maquiavelo, El Principe (México: Editorial Porrúa, 2005), p. 45.

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!