GUY LALIBERTÉ, UN VISIONARIO CON UNA IMAGINACIÓN ENVIDIABLE

Cirque du Soleil, Bazzar. Fotografía de Marie Andree Lemire. cirquedusoleil.com

por Elizabetha Gómez

LA HISTORIA DE GUY LALIBERTÉ, FUNDADOR DEL CIRQUE DU SOLEIL, ES UNA MEZCLA PECULIAR DE MAGIA, LOCURA Y DETERMINACIÓN. ADEMÁS, NOS DEMUESTRA QUE LA FUERZA DEL DESEO PUEDE CONVERTIR UN PROYECTO FANTÁSTICO EN UNA REALIDAD.

¿Quién hubiera pensado que el hijo de una enfermera y un publirrelacionista, cuya carrera comenzó montado en zancos, tragando fuego y tocando el acordeón en festivales callejeros, terminaría siendo el dueño de uno de los circos más importantes del mundo?

Guy Laliberté nació el 2 de septiembre de 1959 en Quebec, Canadá. A los 16 años ya había decidido estudiar una carrera afín a las artes escénicas, pero no fue hasta 1983, año en el que el gobierno de su país le otorgó 1.5 millones de dólares para una presentación como parte del 450 aniversario del descubrimiento de Canadá, cuando Laliberté, junto con su colega y socio Daniel Gauthier, tuvo la oportunidad de demostrarle su creatividad al mundo con el espectáculo Le Grand Tour du Cirque du Soleil.

En algún momento de su juventud, obtuvo un trabajo en una planta hidroeléctrica, pero (afortunadamente) fue despedido a los tres días. Esto le permitió seguir con sus sueños y no buscar un trabajo común y corriente. Esas decisiones cambian el rumbo de la vida y sólo las toman los artistas.

Cualquier espectáculo del Cirque du Soleil es garantía. Esto se debe al carácter perfeccionista de su creador, que siempre ha buscado mantener altos criterios de calidad en todas sus puestas en escena. En La llama interna, una serie que habla de los misterios y secretos que hay detrás de esta empresa de entretenimiento, hay un capítulo en el que cuentan cómo los artistas y directores se ponen tremendamente nerviosos cada vez que Guy va a ver alguno de los ensayos. Una de las personas entrevistadas mencionaba que al ver uno de los actos Laliberté gritó; “Esto es muy Cirque du Soleil, quiero la calidad, pero no lo quiero tan Cirque du Soleil.” Todos lo miraron perplejos, vio otro acto y después los despidió, con toda la seguridad de que estaba haciendo lo correcto.

Si analizamos un poco la frase “Esto es muy Cirque du Soleil”, podríamos sacarle muchos significados, pues sus espectáculos no sólo son de alta calidad, sino también historias que te adentran a mundos alternos y cuyos personajes buscan transmitir un mensaje y no únicamente entretener al espectador. En un acto de Varekai, tres trapecistas forman una familia. La música retumba en el estómago y más allá de ver a grandes atletas muy bien entrenados tras largas jornadas de ensayos, se ve a una mujer entregada al amor de un hombre para después donar la belleza de su cuerpo a la maternidad. Deja de ser ella, por voluntad propia y amor, se entrega a su hija, da un salto al abismo sabiendo de antemano que ella, por algunos años, dejaría de ser sólo para sí misma, para convertirse en el ejemplo y la mano que cuida a un pequeño ser y así repetir el ciclo. El sacrificio que conlleva ser padre, al final de cada historia no es un sacrificio, es un placer tan dulce como amargo que vale la pena vivir.

Recuerdo el día que murió Michael Jackson, yo lloraba y veía a mi hija de cuatro años verme asombrada sin comprender mis lágrimas. La tomé en brazos y le dije: “cuando seas grande te vas a reír al recordar este momento”. Cuatro años después la llevé a ver Michael Jackson ONE, sus palabras aún resuenan: “Mamá, ¿no se tenía que morir? y esa mujer vuela, ¿viste?”

Pocas cosas se quedan tan marcadas en la memoria como el Cirque du Soleil, creación del primer canadiense en viajar al espacio como payaso y resultado del esfuerzo de una mente soñadora, arriesgada, estricta y creativa que muy seguramente sin haberlo esperado ha dejado un legado, pues cada espectáculo que lleva el sello del Cirque du Soleil es sinónimo de encanto, entrega y pasión.

Presenciar un espectáculo del Cirque es entregarte por completo a la magia, a la genialidad, a la inspiración.

El Cirque también es admirable y poderoso pues no tiene animales reales, pero a cambio nos regala, enormes seres fantásticos, pájaros con formas humanas, dragones, insectos fascinantes que buscan un lugar en la memoria para vivir en ella.

Guy supo construir desde la derrota, grandes victorias, así como convertir muchos NO en miles de SÍ.

Elizabetha Gómez es contadora de historias, dramaturga y directora.

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!