FUERZA, FRAGILIDAD Y LENTITUD EN LA FOTOGRAFÍA DE CANDIDA HÖFER

Candida Höfer, Teatro Comunale di Carpi I 2011. Cortesía de la artista y Galería OMR, Ciudad de México. galeriaomr.com

por Doctora Abigail Pasillas

LA OBRA DE LA FOTÓGRAFA ALEMANA CANDIDA HÖFER CONTIENE LA POTENCIA HISTÓRICA Y SIMBÓLICA DE ESPACIOS ARQUITECTÓNICOS PARA CREAR AUTÉNTICOS MONUMENTOS DE LAS EDIFICACIONES HUMANAS.

En las series fotográficas de interiores arquitectónicos de Candida Höfer (Alemania, 1944) subyace una reflexión sobre el espacio, el tiempo y la cultura, así como del espectador ante ellos. Si bajo un primer vistazo pueden parecer registros que documentan espacios sin presencia humana, en los que aparentemente no se desarrolla ninguna acción, la observación atenta descubre una trama compleja. La cuadrícula de la George Peabody Library Baltimore II 2010 que hipnotiza con su ritmo perfecto es precisamente eso: una red que articula las preocupaciones de la artista al colocar en tensión categorías opuestas y complementarias en un entorno arquitectónico con fuerte carga simbólica, cultural e histórica. Ausencia versus presencia; silencio contra estridencia; alegoría versus estructura; lentitud contra dinamismo. La tensión entre estas categorías se hace sentir como una fuerza contenida: ¿en qué momento se desencadena esa fuerza congelada y vacía en una biblioteca, en un teatro o en una galería? ¿Esa fuerza congelada en una imagen es cultura e historia en pausa que nos interpelan para que nos detengamos a reflexionar sobre su valía?

Entre 1973 y 1982, Höfer estudió en la Kunstakademie de Düsseldorf influida por el interés en construir un lenguaje fotográfico de registro del paisaje arquitectónico e industrial de su época de dos de los fotógrafos más representativos de su tiempo, Bernd y Hilla Becher, de los que fue alumna. En términos formales, los Becher utilizaron encuadres frontales, planos medios y generales, empleando cámaras de 8 x 10 pulgadas. Este gran formato les proporcionó gran detalle, luminosidad y distancia focal. El esplendor y majestuosidad de las edificaciones protagonizan sus imágenes. Junto con grandes autores de la fotografía contemporánea como Thomas Ruff, Axel Hütte y Andreas Gursky, Candida Höfer es parte de la llamada Escuela de los Becher.

Aunque producida en color, no en el blanco y negro característico de sus maestros, su obra George Peabody Library Baltimore II 2010 tiene claras reminiscencias a la mirada y concepto fotográfico con los que se formó la autora. La impresión en gran formato —casi dos metros de largo y ancho— lleva a esta y otras piezas a los terrenos de la monumentalidad. La fuerza y contundencia de la estructura arquitectónica reticular marcan la composición y el ritmo de nuestra mirada. De estilo neoclásico, las columnas sostienen no sólo el entramado estructural sino el peso de miles —tal vez cientos de miles— de libros que formalmente hacen eco de la verticalidad de aquéllas y a la vez, contienen parte del conocimiento de la humanidad. El ángulo de toma, posiblemente en un segundo nivel en paralelo, nos permite ver la base y casi el remate superior del espacio. Esta visión frontal arranca desde una planta baja que alberga una zona de lectura tan inhóspita como los corredores. Mesas y sillas yacen pausados, en silencio, carentes de presencia y uso humano. Una tensión se percibe cada vez con más fuerza al ir recorriendo con nuestra mirada los rincones de este reino del silencio; plena de luz e iluminación en sentido literal y figurado, la biblioteca de Höfer nos intriga. Producto de la suma de los saberes impresos y encuadernados, los contiene, resguarda y difunde; pero al estar vacía de presencia humana, la fuerza de lo que es y lo que simboliza una biblioteca se torna frágil posibilidad de inutilidad y pérdida.

Una tensión similar destila en Teatro Olimpico Vicenza III 2010. El encuadre vertical divide en tercios la composición. En el tercio superior, un falso cielo con nubes en pigmentos azules, violetas y blanquecinos, casi toca las cabezas de las esculturas de aparente factura antigua y gran escala que conviven con reflectores modernos. Colocadas en perfecta armonía, simetría y proporción respecto de las columnas y gradas de un teatro, las esculturas ven hacia el escenario que como espectadores no vemos, pero intuimos. En este segundo tercio, Höfer se interesa nuevamente por repetir elementos formales que aluden al esquema estético clásico tan presentes en su obra; líneas curvas y verticales marcan la cadencia. La dureza de la piedra y el mármol reafirma la fuerza simbólica de una estructura arquitectónica tan compleja como ésta, pero que en sus usos sociales se muestra frágilmente vacía. En el extremo inferior izquierdo, el último tercio alude a un diálogo entre opuestos. Las sillas, igualmente vacías, no alojan más que su paleta de color violeta, similar al de las nubes. Mediante el pigmento, el terreno de lo celestial y lo mundano se tocan en los extremos, pero a la vez, se excluyen con una sutil fuerza inmóvil y distante. En medio de ellos, la presencia semihumana petrificada, teatralizada y expectante nos habla de las tensiones en la obra de Höfer que siempre parecen a punto de estallar.

En Villa Borghese Roma IV 2012 asistimos a un espacio cerrado, rico en expresiones artísticas, protegidas por vitrinas y postes, que nos hablan de nuestra condición de espectadores ante el despliegue controlado de la producción artística. Una villa deviene en galería y nuevamente sin presencia humana viva, la lentitud triunfa. David Campany refiere que, en la fotografía contemporánea, la lentitud se ha impuesto a la rapidez y movilidad que marcaron el paradigma de mediados del siglo XX con Henri Cartier-Bresson y su instante decisivo. Con Höfer “no se trata tanto de registrar el cambio como de medirse con él. Esto tiene sus raíces en los principios organizativos del archivo y en las series como tipología comparativa. Al centrarse en espacios y edificios, y no en sus ocupantes, podemos hablar de una fotografía como monumento y no como momento.” La fuerza del monumento contrasta con la resistencia/fragilidad de la piedra monumental y se resguarda con postes museográficos ante el eminente —pero ausente— despliegue del torrente de la presencia humana. Pero, como espectadores, aguardamos lentamente a que esa fuerza estalle —tal vez— en la imagen.

+CH-8602 Villa Borghese Roma IV

Candida Höfer, Villa Borghese Roma IV 2012. © Candida Höfer, Köln / VG Bild-Kunst, Bonn. Cortesía de Sean Kelly, New York. skny.com

CandidaHöfer.PalaciodeBellasArtesCuidaddeMéxicoIII.2015.CHo0147.OMR

Candida Höfer, Palacio de Bellas Artes Ciudad de México III 2015. Cortesía de la artista y Galería OMR, Ciudad de México. galeriaomr.com

¿Esa fuerza congelada en una imagen es cultura e historia en pausa que nos interpelan para que nos detengamos a reflexionar sobre su valía?

+Candida.Höfer_Teatro.Olimpico.Vicenza.III_2010_CHO0102.OMR

Candida Höfer, Teatro Olimpico Vicenza III 2010. Cortesía de la artista y Galería OMR, Ciudad de México. galeriaomr.com

+CH-7671- Geroge Peabody Library Baltimore II 2010 24x30 300dpi

Candida Höfer, George Peabody Library Baltimore II 2010. © Candida Höfer, Köln / VG Bild-Kunst, Bonn. Cortesía de Sean Kelly, New York. skny.com

Abigail Pasillas es Doctora en historia del arte por la UNAM. Actualmente es Coordinadora de Acervos en el Centro de la Imagen y profesora de Historia de la fotografía en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.  

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!