FIDELIDAD, PERMANENCIA Y RESPETO, CARACTERÍSTICAS DE LA LEALTAD. ¿CÓMO LOGRARLAS EN LA EDUCACIÓN?

Crissy Arseneau, Wish You Were Here (Desearía que estuvieras aquí), 2017. Cortesía de la artista.

por Abiahil Montané

PARA RECUPERAR LA CONFIANZA Y LA LEALTAD DE LA COMUNIDAD, ES NECESARIO QUE LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS SEAN TRANSPARENTES Y SE COMPROMETAN CON LA FORMACIÓN ÍNTEGRA DE SUS ESTUDIANTES.

El mundo cambia de manera constante y los adelantos científicos no dejan de sorprender. Las personas que hoy tienen más de 40 años saben que los artículos que antes se utilizaban cotidianamente, han desaparecido y se han concentrado en uno solo: el teléfono celular.

La telefonía celular ha logrado desplazar la radiomensajería, el reloj despertador, la computadora, el correo tradicional, las llamadas telefónicas y el fax, entre otros.

Antes los medios de comunicación influían en las personas. Lo que se escuchaba en la radio y la televisión gozaba de gran credibilidad. Como la mayoría de los productos se destacaban por su calidad y durabilidad, las personas sentían confianza y prestaban atención a los comerciales. Así fue como muchas marcas se ganaron la confianza de las personas.

Muchas empresas e instituciones educativas particulares también abrieron brecha y lucharon por ganarse la confianza de la sociedad. Cuidaron la calidad en la enseñanza; contrataron a los mejores docentes, ofrecieron espacios educativos que permitieran la fluidez de los aprendizajes en instalaciones cómodas. Los primeros colegios que se abrieron en todo el país eran realmente lujosos, incluso ofrecían el modelo de internados para estudiantes que no podían desplazarse a sus hogares distantes.

Eran lugares donde los maestros vestían y hablaban de tal forma que se les identificaba. Contaban con grandes bibliotecas, lugares exquisitamente cuidados en los que imperaba el orden, se respiraba disciplina y planeación. En ellos se impartía educación secular, espiritual y humana. Los primeros colegios particulares llegaron a gozar de gran prestigio, al mismo tiempo que arrojaban resultados satisfactorios.

Por otro lado, la educación pública también llegó a tener cierto prestigio, afincado en los profesores, personas que lo daban todo, aunque las aulas desbordadas superaban lo pedagógicamente aceptable. Sin embargo, los maestros sacaban adelante a los estudiantes y aunque la deserción era común, los alumnos poseían competencias de lectura, escritura y matemáticas que les permitían salir adelante.

Por eso, muchas personas valoraban al profesor en su papel como educador. Las familias les confiaban a sus hijos, incluso les concedían la autoridad de disciplinar como lo juzgaran conveniente. La sociedad confiaba plenamente en sus educadores.

Las primeras instituciones de nivel superior eran las máximas casas de estudios. Los que impartían clase en ellas gozaban de gran prestigio, así como los que ahí estudiaban. Originalmente, eran centros de investigación cuyo objetivo era aportar soluciones y propuestas para mejorar el entorno y sus problemas, además de difundir la cultura. Sin importar el nivel socioeconómico, la sociedad creía firmemente en el valor de dichas instituciones y en el aporte continuo que entregaban.

Lamentablemente, las empresas y organizaciones (educativas o no), iniciaron una competencia desleal con la llegada de la tecnología y las leyes de la oferta y la demanda. Se dieron cuenta que sus productos eran tan buenos, que duraban muchos años, y empezaron a fabricar productos con una programada duración de funcionamiento. Todo artículo está realizado con una cierta vida, desde la ropa, el calzado, los autos, los artículos electrónicos, entre otros.

Por lo anterior, los medios de difusión perdieron credibilidad ante la sociedad. Las empresas se vieron obligadas a instaurar estrategias para subir sus ventas y acudieron a la mercadotecnia. Para persuadir al público, usaron la publicidad y los primeros bombardeos resultaron exitosos, pero no duraderos.

Las instituciones educativas no se quedaron al margen de esto. Tanto las instituciones públicas como las privadas cayeron en el mismo error. La vocación dejó de ser parte esencial de los maestros y la calidad educativa ya no fue el factor que los diferenciaba.

La sociedad dejó de ser fiel a una institución, ya que con tanta competencia ofertada, resultaba muy fácil cambiar de producto, si éste no cumplía con las expectativas. Dejó de existir un compromiso entre el consumidor o cliente. Las empresas fueron las responsables de esas reacciones y generaron dicha deslealtad, al preferir la ganancia frente a la calidad. Los productos se volvieron perecederos, desechables, inservibles y poco confiables.

Los centros educativos dejaron de ofrecer un servicio a los estudiantes; olvidaron a los seres humanos en formación y los convirtieron en clientes. Un ejemplo de ello lo observamos en la oferta educativa de un preescolar particular cuyo objetivo es que el niño, al egresar, lea y cuente hasta el millar. Dejar de lado el desarrollo cognitivo del niño de esa edad, a favor de aprendizajes forzados, cuyo único sentido es acaparar más clientes.

En consecuencia, los padres se han vuelto más analíticos y no parecen tener prisa al escoger la escuela que se acerque más a sus expectativas. Hoy buscan una institución, en primer lugar, recomendada por un amigo, más que por cualquier anuncio publicitario o estrategia de mercadotecnia. La mejor publicidad es la que se comparte de boca en boca. Por otro lado, están conscientes que sus hijos deben aprender de acuerdo con su edad. Esta generación de padres está muy alejada de la disciplina estricta. Es una generación que no castiga ni violenta, características que se deben tomar en cuenta, si están por abrir alguna institución. El estudio del target.

En cuanto a los estudios superiores, muchas instituciones se preocuparon por tener en regla la expedición de títulos de licenciaturas, pero dejaron de lado la investigación. Dejaron de aportar soluciones a los problemas cotidianos. El aprendizaje se alejaba de la realidad de los estudiantes, lanzados a un campo laboral sin armadura para poder sobresalir en un medio competitivo, que se vuelve hostil para el que no posee conocimientos, destrezas, habilidades y creatividad.

Desde hace años, tristemente, la mayoría de las empresas luchan por acaparar el mercado y la sociedad lo tiene claro. En estos tiempos toda empresa o institución que desee ganarse la confianza y la lealtad que alguna vez la sociedad depositó en ella, debe tener claro que la sociedad no es cliente. Debe reinventar su misión y visión y enfocarlas al compromiso de dar lo que oferte. Debe ser muy precisa al escoger a las personas que integrarán su organización, ya que éstas deben apropiarse de los valores que la empresa posee. Toda institución debe tener como meta manejar la verdad de lo que ofrece, cuidar las palabras, no anunciar ni comprometer lo que no tiene. Es mejor que los estudiantes o la sociedad reciban más de lo que esperaban, en lugar de sentirse timados. Sólo entonces, podrán disfrutar de la lealtad hacia su producto o servicio. Porque la visión cambiará cuando se den cuenta que tratan con seres humanos. No nos dejemos engañar por este mundo, que incluso se atrevió a nombrar a las personas: “capital humano”. 

CrissyArseneau_PaperieRi

Crissy Arseneau, Paperie-Ri, 2017. Cortesía de la artista.

[Toda] institución que desee ganarse la confianza y la lealtad
[…] debe tener claro que la sociedad no es cliente.

CrissyArseneau_Untitled

Crissy Arseneau, Untitled (Sin título), 2017. Cortesía de la artista.

CrissyArseneau_TheMeaningOfWithin

Crissy Arseneau, Rising Horizon (Horizonte ascendente), 2018. Cortesía de la artista.

Crissy Arseneau es una artista multidisciplinaria que vive en Vancouver. Por medio de collages y esculturas de papel construye mundos geométricos y micro paisajes coloridos con los que busca dar orden al mundo caótico al que nos enfrentamos cotidianamente. www.crissyarseneau.com

Abiahil Montané Ovalles es Licenciada y Maestra en educación por parte de la UPN. Con 23 años de carrera, ahora es catedrática en Universidad Humanitas campus Cancún y responsable de los Bachilleratos Modulares de Cancún.

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!