ENTREVISTA CON HIRAM ALARID, RESPONSABILIDAD Y COMPROMISO COMO HERRAMIENTAS PARA ALCANZAR EL ÉXITO

por Capitel
fotografías de Juan Carlos Herrera Ibarrola

HIRAM ALARID ES EGRESADO DE LA LICENCIATURA EN ADMINISTRACIÓN Y CONTABILIDAD POR UNIVERSIDAD HUMANITAS CAMPUS CANCÚN. ACTUALMENTE SE DESEMPEÑA COMO CEO Y DIRECTOR GENERAL DE FACTUM CONSULTING GROUP MÉXICO Y COLECTIVISIMO.COM.

¿Cómo y por qué decidió estudiar administración y contabilidad?
La decisión fue natural, desde los diez años y de forma empírica, comencé a emprender vendiendo dulces y chocolates de puerta en puerta; a los 15, monté una pequeña pizzería con mi mejor amigo y a los 24 puse mi primer negocio formal. Todo ese camino ha culminado en ser Director General en Factum Consulting Group, una empresa de consultoría para MiPyMe y organismo intermedio de la Secretaría de Economía y el INADEM. Decidí iniciar mi preparación académica, y administración y contabilidad eran las opciones más adecuadas para alguien que ya había empezado su vida empresarial.

¿Cuáles eran sus planes profesionales a la hora de tomar la decisión de estudiar esta carrera? ¿Se han modificado estos planes en el camino?
No, por fortuna, la belleza de ser licenciado en administración y contador público es que cuentas con un gran bagaje de conocimientos económico-administrativos que se ponen en práctica en el mundo de los negocios, y eso era justo lo que yo quería ser, un hombre de negocios, un empresario.

Mis estudios universitarios iniciaron a los 28 años, en aquel momento mi primer negocio llevaba cuatro años de operación, pero venía de quebrar otra empresa que casi me deja en la calle, una lección dura que ahora recuerdo con cariño. Los fracasos empresariales son lecciones y depende de ti si aprendes la lección.

Por fortuna encontré en Humanitas la mejor opción para fortalecer mis conocimientos endebles y buscar ser una mejor persona y un mejor empresario.

¿Qué cualidades encontró en Universidad Humanitas que lo convencieron de estudiar aquí?
Una de las grandes virtudes de nuestra Universidad es que le sirve a alumnos que cuentan con otras responsabilidades. Esto fue un gran aliciente al momento de tomar la decisión, revisé el programa académico y me gustó que pudiera cursar materias complementarias a fin de obtener una segunda licenciatura. Fue una decisión muy fácil, pero a la vez un reto graduarme de dos carreras.

¿Cuáles considera que son los aprendizajes más importantes que adquirió en su paso por esta institución? ¿Cómo los ha puesto en práctica?
Sin duda desarrollar un sentido de responsabilidad y compromiso hacia el aprendizaje, una virtud que te obliga a aprender de la experiencia de los maestros, pero también de los compañeros, que igualmente eran empresarios o ejecutivos. Esto nutría el contenido, era como estar en un foro de debate.

Aprendí a ser una persona autodidacta que investiga y que debe cuestionar el statu quo. Esto me permitió aprender a “cómo pensar” y no a “qué pensar”.

¿Cómo fue su proceso de incorporación al mundo profesional?
Yo trabajaba como banquero patrimonial y gran parte de mi experiencia se formó en sectores bancarios y bursátiles, además de ser empresario. Sin embargo, como prueba de la marca que dejó Humanitas en mí, Factum Consulting Group fue esbozada como proyecto final de una materia. Nos reunimos Jorge Pérez y yo para formarla, y aunque continué solo con el proyecto, mucho de lo que se dilucidó en clase fueron los cimientos de lo que hoy es una empresa exitosa.

¿A qué se dedica actualmente?
Me desempeño como director general de Factum Consulting Group, una empresa de consultoría y capacitación en materia de emprendimiento y desarrollo de negocios. Trabajamos con la SE y el INADEM en la promoción de diferentes convocatorias que destinan recursos del Fondo Nacional Emprendedor para el apoyo de las MiPyME en México.

Otra de mis grandes pasiones es compartir el conocimiento, por ello he tenido la oportunidad de ser expositor en diversos foros empresariales, universitarios y gubernamentales. Regresé a mi alma mater, he sido speaker invitado en el centro de convenciones en Cancún, en importantes cámaras empresariales en Tijuana, pero una que guardo con mucho cariño es la semana nacional del emprendedor, el evento más importante en materia de emprendimiento de nuestro país.

Pero me dedico a aprender, Humanitas sentó las bases para que pudiera estudiar en una de las mejores universidades del mundo, Harvard, y ahora tengo estudios de posgrado en Disruptive Innovation y planeo continuar con un máster en Innovation and Entrepreneurship. También he tomado diplomados en Silicon Valley en temas relacionados a la industria Fintech.

¿Nos puede compartir algunos proyectos que esté desarrollando en este momento?
¡Por supuesto!, estamos en el último sprint de programación (pre-beta stage) de una nueva empresa: Colectivisimo.com, una Institución Financiera Tecnológica (IFT) que busca apoyar la democratización del acceso a recursos financieros en México, algo así como un banco virtual. Queremos eliminar el acceso limitado, burocrático y caro al financiamiento de la banca comercial que rechaza a individuos con proyectos sociales y/o de emprendimiento porque no cumplen con sus perfiles; paradójicamente el banco sólo apoya a quien tiene dinero, y eso tiene que cambiar.

Mediante Colectivisimo.com podremos financiar ideas en sectores sub-bancarizados u olvidados por la banca de primer piso, de una forma rápida, sencilla y transparente. Manejaremos las tasas más bajas del mercado (14,9% anual). Estaremos haciendo un softlaunch en agosto, nos encantaría invitarlos al evento.

Este número está dedicado a reflexionar en torno a la voluntad, ¿cuál es su definición de este concepto en el ámbito en el que se desarrolla?
Creo que más que la voluntad es la resiliencia, la primera nos ayuda a elegir, pero la segunda nos lleva por un camino más difícil, pero más satisfactorio, que exige que desarrollemos la habilidad de sobrepasar los obstáculos, sin importar qué tan complejos sean. La resiliencia me ha ayudado en tiempos difíciles, ya que “el buen clima no forma grandes marineros”.

Siempre debemos tener en mente que hacer cosas grandes implica el mismo esfuerzo que las pequeñas, las mismas horas de trabajo, las preocupaciones y los obstáculos, pero “a mayor riesgo, mayor ganancia”.

¿Qué tanto cree que la voluntad está implicada con el éxito?
Si me permites cambiar voluntad por resiliencia diría que una no existe sin la otra, el éxito necesita la resiliencia para florecer, así como del vencimiento constante de condiciones adversas para manifestarse. El éxito conlleva grandes vicisitudes y lo único que nos asegura la capacidad de hacerle frente es el hábito de ser inquebrantable, el de la resiliencia.

En su experiencia, ¿qué papel juega la pasión en esta ecuación?
La pasión es clave en la vida. Como amo mi trabajo, siempre estoy dispuesto a dedicarle un minuto más a la actividad en turno. Esto no implica que no sienta cansancio físico o mental, pero asumo esa responsabilidad con decoro, porque tengo un equipo que cuenta y depende de mí.

La pasión es el motor que conduce al éxito.

Los fracasos empresariales son lecciones y depende de ti si aprendes la lección.

VIA_0548

Factum Consulting Group fue esbozada como proyecto final de una materia [en Universidad Humanitas].

¿Qué cambios advierte en el panorama empresarial actualmente? ¿Qué oportunidades ofrece y cómo pueden aprovechar los jóvenes este contexto?
Sin duda la tecnología está cambiando de manera importante los Modelos de Negocios (MDN), las plataformas web, Fintech, e-commerce, aplicaciones móviles, criptomonedas, Blockchain y otros avances volverán obsoletos a aquellos que no logren adaptarse.

En México existe una gran oportunidad para innovar, la inclusión de tecnología está en niveles de 52% y crece velozmente. El reto está en encontrar maneras de fusionar MDN tradicionales con aplicativos tecnológicos, generar low end disruption (tecnologías disruptivas) y posicionar la marca con un distintivo de innovación que permita competir.

¿Qué retos presenta este nuevo panorama y cómo se pueden vencer?
Así como vemos al fax, los VHS, la cámara de rollo o la máquina de escribir y nos reímos de su obsolescencia, nos pasará lo mismo sin innovación verdadera. Deberíamos preguntarnos por qué empresas con tantos recursos, humanos, intelectuales y económicos, de la talla de Kodak, Olivetti, Blockbuster y Nokia, se aferraron a MDN que sin innovación estaban condenados a morir.

En el futuro se reirán de nosotros a menos que hagamos algo a tiempo, incorporemos tecnología en nuestras empresas y mutemos con los avances.

¿Qué herramientas y conocimientos considera que son necesarios para integrarse con éxito en el mundo empresarial actual?
Un conocimiento sólido en temas económico-administrativos es fundamental para el éxito, las buenas intenciones no bastan y las empresas necesitan seres capaces de tomar decisiones difíciles en entornos complejos. He tenido clientes que son los mejores en su área, pero sin idea de qué es un MDN, cómo realizar un presupuesto, una corrida financiera o qué significa la innovación.

Lo compaginaría con aprovechar la tecnología, debemos perderle el miedo a lo desconocido, meternos en temas de SEO, SEM, redes sociales, adwords, influencers, LinkedIn, servidores, HTML, CSS, Java y otros lenguajes de programación, YouTube, email marketing, branding, viral marketing. Si bien no buscamos ser expertos en todo, resulta vital saber a hacia dónde va el mundo para enfrentarlo mejor.

¿Qué consejo le daría a los estudiantes de Universidad Humanitas en el ámbito profesional?
Enamórense de aprender, el conocimiento es basto, abracen y mantengan de manera indefinida su estatus de alumnos. Recuerden que los maestros vienen envueltos en varias presentaciones: como amigos, familiares, docentes, compañeros de clase, colaboradores y, en ocasiones, enemigos. Esto es especialmente verdadero en el mundo de los negocios.

Nunca se conformen, estén dispuestos a empujar los límites de lo establecido, cuestionen mucho y propongan más, y sobre todo, nunca le crean a nadie (ni a mí), sólo a esa voz interior que siempre empuja a ser una mejor versión de sí mismo.

¿Algo más que quiera compartir?
Quisiera agradecer a mi alma mater y a Capitel por este reconocimiento. Es un orgullo ser una pequeña parte en la gran maquinaria Humanitas, que siempre lucha por compartir el conocimiento y contribuir al crecimiento moral e intelectual de nuestra sociedad. Aprovecho para enviar un abrazo fraterno a todos mis compañeros de clase en Tijuana y Cancún. 

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!