ENTREVISTA A PEDRO URIARTE MOLINA, LA EMOCIONANTE FORMACIÓN PROFESIONAL POR MEDIO DE LA EDUCACIÓN

por Capitel
fotografías de Martha Rodríguez Hernández

PEDRO URIARTE MOLINA ES EGRESADO DE LAS LICENCIATURAS EN PSICOLOGÍA Y DERECHO Y LA MAESTRÍA EN PSICOTERAPIA DE UNIVERSIDAD HUMANITAS CAMPUS TIJUANA. EN ESTA CONVERSACIÓN NOS COMPARTE EL AMPLIO ESPECTRO DE EMOCIONES QUE HA EXPERIMENTADO EN SU TRAYECTORIA ACADÉMICA Y PROFESIONAL.

Por favor cuéntenos sobre su trayectoria académica, ¿cómo fue la experiencia de estudiar dos licenciaturas y una maestría?
De las mejores experiencias de mi vida. Inicié mis estudios profesionales a los 36 años, cuando había pensado que ya no había posibilidades para mí. Recuerdo que el primer día de clases me pellizcaba en la bolsa del pantalón porque pensaba que era un sueño. Tardé un tiempo en entender que era realidad y conforme pasaron los meses, a media carrera de psicología, decidí iniciar la Licenciatura de derecho. Había descubierto un mundo de posibilidades para mí, además del apoyo de la directora que recibía a los alumnos a la hora de la entrada con una sonrisa y los maestros cuya pasión contagiosa hacía que deseara que llegara siempre el día de clases. Al terminar psicología ingresé a la Maestría de psicoterapia con enfoque psicoanalítico y al mismo tiempo estudié derecho. Entendí que las limitaciones las inventa uno mismo y Humanitas me enseñó a brincar mis cercos imaginarios. Cuando ingresé era empleado de una clínica de tratamiento de adicciones, ahora, soy dueño de dos clínicas con casi cien empleados, mi familia tiene mejores posibilidades y nada de esto hubiera sido posible sin el apoyo de Humanitas, donde aprendí que sólo el conocimiento hace superior al hombre, y me permitió verme superior a mis propios complejos y limitaciones. Ahora estoy estudiando la Maestría en alta dirección corporativa para hacer crecer mi empresa.

¿Por qué decidió hacer sus estudios en Universidad Humanitas?
Fueron varias las razones, por fin había encontrado una universidad que tuviera un plan de estudios que tomara en cuenta a la clase trabajadora y el hecho de que no cobraran inscripción me permitió ajustarme a un presupuesto. Analicé la filosofía de Humanitas y amigos que habían estudiado ahí me motivaron a tomar la decisión. Asimismo la infraestructura y el diseño arquitectónico demuestran desde la entrada un lugar con bases sólidas.

¿Qué valores adquirió en esta institución y cuáles fueron las experiencias más significativas en sus años como estudiante en Humanitas?
Aquí aprendí qué es la axiología y conocí valores que fortalecieron mi filosofía y perspectiva de vida, el esfuerzo de cumplir clase a clase, tarea a tarea. Descubrí que la formación profesional se construye con base en las metas que se van cumpliendo, entendí que al paciente lo apoyamos a sanar desde la clase, que cada clase no aprendida es la posibilidad de un paciente que no podrá ser apoyado de la manera que lo necesita. Me hicieron entender que debía ser humilde para confiar en maestros más jóvenes que yo; la Universidad hizo que me conociera a mí mismo.

¿Cómo inició su carrera como terapeuta y de qué manera los conocimientos adquiridos en la Universidad le ayudaron a desempeñarse con éxito?
Mi carrera inicia varios años antes de entrar a Humanitas como consejero en adicciones y tras haber estudiado la licenciatura y maestría pude alcanzar un enfoque profesional y con mayor introspección en la necesidad de los pacientes que atiendo. Gracias a esto pude desarrollar varios programas de trabajo terapéutico que han permitido que mis clínicas se posicionen entre las mejores clínicas en el estado.

Platíquenos por favor sobre su trabajo: ¿cómo es un día laboral para usted? ¿qué es lo que más lo apasiona de su profesión?
Mi día inicia con el estudio de los casos de los pacientes internados, con estrategias de actividades que le dan forma al día laboral y con pacientes que atiendo de manera individual en el consultorio. Cada vez que voy a iniciar una junta o una sesión con un paciente agradezco a Dios, a la vida y a Humanitas porque estoy donde siempre quise estar, donde por muchos años pensé que eso jamás iba a existir para mí. Recordar de dónde vengo y dónde estoy ahora hace que este amor y pasión no decaigan y sepa que hay más por venir.

¿Cuáles han sido los retos profesionales más desafiantes y cómo ha salido adelante?
Sin duda uno de los desafíos más fuertes ha sido cuando debato teorías con otros psicólogos especialistas, haber estudiado derecho también me ha enseñado que no debo hacer preguntas si no sé las respuestas y menos abrir una puerta si no sé qué hay dentro. Por eso estudio constantemente y me actualizo día con día, pero es indiscutible que la práctica constante me mantiene vigente y listo para los desafíos.

Diferenciar nuestros estados emocionales nos permite tomar decisiones objetivas […].

DSCN7250

Entendí que las limitaciones las inventa uno mismo y Humanitas me enseñó a brincar mis cercos imaginarios.

Esta edición de Capitel está dedicada a reflexionar sobre las emociones, ¿puede decirnos cómo define usted esta idea desde su perspectiva como terapeuta especializado en desarrollo humano?
La capacidad del ser humano es sorprendente, me queda claro que las limitaciones están regidas por nuestra propia mente y en la medida que las enfrentamos crecemos como personas. La vida está llena de regalos pero no siempre vienen con moños, la mayor parte de las veces dichos regalos vienen envueltos de problemas, complejos, traumas, decepciones o resentimientos, y es importante abrirlos para atrevernos a enfrentar todo aquello que nos puede tener limitados en las perspectivas de vida y así escribir nuestra propia historia. Ahí descubrimos que el regalo que la vida nos da sirve para superarnos y hacer de nuestros conflictos existenciales superados las insignias que condecoran nuestra vida. Hace casi ocho años tuve la oportunidad de comprobar que mi vida estaba llena de regalos y Universidad Humanitas me dio las herramientas para descubrirlos; aprendí que dejé de ser lo que viví para convertirme en lo que pude superar: soy Humanitas.

¿Cómo se relacionan las emociones y el desarrollo humano en la búsqueda de mejorar la situación política, económica, social y cultural en nuestro país?
Los seres humanos vivimos en la búsqueda de tres sentidos: pertenencia, gratificación y aceptación. En éstos están involucradas las emociones y el desarrollo humano, dejar nuestro legado en la vida de las personas y en una sociedad ha sido la meta de miles de seres humanos y muchos han prevalecido por sus méritos y el resultado de sus esfuerzos. La idea de pensar que hay que tener un intelecto superior para hacer algo sorprendente y duradero ha sido nuestro fracaso, de hecho se considera que el intelecto puede crear una idea extraordinaria, aunque requiera de mucha capacidad e inteligencia emocional para prevalecer. Una constante para el fracaso ha sido tomar decisiones definitivas con base en emociones temporales. Diferenciar nuestros estados emocionales nos permite tomar decisiones objetivas que nos impulsan a que el sentido de pertenencia sea legítimo en aceptar quién soy y en quién me quiero convertir, nos impulsa a que la gratificación se vuelva hacia mí y conmigo, y no esperar el reconocimiento ajeno, y hace posible que la aceptación se constituya en la realidad y no en la fantasía. Construirnos como seres humanos legítimos en el reconocimiento de quiénes somos y lo que podemos lograr nos dará la distinción de ser originales en todo momento y en cada acción.

¿Quiere agregar algo más?
Gracias a Dios por la oportunidad de ser Humanitas. Agradezco enormemente a la familia Johnson por la visión de crear este espacio que ha permitido formarme en el profesionista que hoy soy; a la directora de campus Tijuana, Claudia Sifuentes, por su liderazgo y apoyo que hicieron la diferencia en mi vida, así como al gran grupo de maestros y colaboradores de todos los departamentos que conforman la familia Humanitas; gracias por todas las vidas que están cumpliendo sus sueños y que permiten que se construya una sociedad basada en el esfuerzo, la esperanza, la calidad y la excelencia en nombre de mi familia y en el mío.

Deja un comentario