ENTREVISTA A PAOLA SANTOSCOY, DIRECTORA DEL MUSEO EXPERIMENTAL EL ECO

por Samantha Bermúdez y Capitel
fotografías de Munir Hamdan

EL ARTE Y LOS MUSEOS CONTEMPORÁNEOS OFRECEN VISIONES ALTERNATIVAS DE LA EDUCACIÓN. UN EJEMPLO DE ESTO ES EL MUSEO EXPERIMENTAL EL ECO, DIRIGIDO POR PAOLA SANTOSCOY, EN EL QUE LA EXPERIMENTACIÓN, EL DIÁLOGO HORIZONTAL Y LA CRÍTICA SON CAMINOS PARA CONSTRUIR CONOCIMIENTOS Y EXPERIENCIAS.

Santoscoy-1-9

Ubicado frente al Jardín del Arte de Sullivan, el Museo Experimental El Eco resalta por su estructura geométrica e imponente. Se esconde entre los árboles y las casas con fachadas comunes. Comenzamos la entrevista y Paola habla un poco de la exposición y de la historia del museo, así como de su proceso como historiadora del arte y curadora.

¿Cómo inició su carrera en el arte?
Recuerdo visitas que hice con mi madre a varios museos. Formalmente estudié historia del arte porque me interesaba la arqueología y el arte prehispánico. Terminé en arte contemporáneo por mis amigos artistas; lo que estaba pasando en ese momento terminó siendo mi mayor interés.

¿Cómo fue su primera curaduría?
Muy informal. Antes de terminar la licenciatura empecé a organizar exposiciones con amigos. En 1999 trabajé en La panadería junto con Yoshua Okón y Miguel Calderón, que la habían convertido en un lugar alternativo para el arte. Fueron mis primeras curadurías en el sentido de trabajar con un artista, organizar una exposición, una lista de obra, un boletín de prensa, todo el trabajo curatorial. Más adelante tuve la oportunidad de trabajar en el Museo de Arte Carrillo Gil.

¿Qué es el arte para usted?
El arte es una manera de entender la realidad, demostrarla, transformarla y tomar una postura crítica, de indagar en algo que tiene que ver con cuestiones históricas. Es una manera de relacionarme con el mundo. El trabajo de los artistas es una constante pregunta introspectiva: cómo hacer aparecer algo en su sentido más ontológico, para que luego esa obra deje de ser controlada por él y adquiera vida misma. El arte es un discurso que se exhibe de manera pública para poder generar preguntas y crear una experiencia.

¿Le parece que el arte tiene una función formativa?
Puede tenerla, aunque no necesariamente. A partir de los cincuenta, se dio un énfasis importante entre arte y educación. Ciertos artistas trabajan directamente en procesos artísticos que tienen un lado pedagógico y de trabajo con comunidades.

El espectro es muy amplio: desde dónde pueden trabajar y hasta dónde pueden incidir los artistas. Los museos también se han involucrado para facilitar proyectos que incursionan en el campo de la educación. Son laboratorios experimentales que, tal vez, la Academia no acepta, pero con un lado formativo muy importante.

¿Nos podría ofrecer una definición de educación?
La educación debe romper con una cuestión jerárquica. Jacques Rancière escribió El maestro ignorante, obra fundamental para el arte contemporáneo y para la educación: el maestro no es el único en poseer el conocimiento sino que lo facilita y también aprende en el proceso. Pienso en ese sentido y por eso creo que los proyectos de artistas que trabajan en ese binomio son muy valiosos, porque introducen otros elementos a la ecuación profesor-alumno.

¿Cuál es la relación entre la educación y el arte contemporáneo? ¿Cómo se distingue esta relación de la planteada por el arte en otros momentos?
Si bien siempre ha habido en el arte una cuestión pedagógica, en el siglo xx hubo un cambio muy importante: los artistas escriben manifiestos que cambian el rumbo del arte. Desde ahí, dejan de considerarse fuera del ámbito educativo. Antes, al hablar de la misión de un museo, todo se centraba en preservar, difundir, mostrar y curar una colección; hoy son también generadores de conocimientos y experiencias.

¿Qué tipo de programas o eventos específicos se generan de esta relación contemporánea entre arte y educación?
Pueden ser talleres, seminarios, charlas… hay muchos formatos. Debemos experimentar con distintas formas de activación y trabajo. Este museo es también su arquitectura penetrable y la sorpresa de lo experimental. Tratamos de pensar qué es lo experimental, ya que no es lo mismo que hace sesenta años, pero creo que podemos hacer esa pregunta no sólo desde las prácticas artísticas sino desde la función del museo como espacio creativo.

¿Cómo se insertan los museos en esta discusión?
Participan de ella. Empiezan a verse como algo afectado según lo que ocurre en términos políticos, artísticos y sociales; para definirse como institución, hay que estar en relación con lo que pasa en el exterior. Tiene mucho que ver con una postura frente a esto.

¿Qué hace usted en el Museo Experimental El Eco?
Soy la directora del museo y curadora. El director no es siempre curador, pero la escala del museo tiene la bondad de permitirme trabajar con un equipo de curadores y, en algún momento, tomar ese rol. Podemos tener curadores invitados ya que mi trabajo se centra en ver la programación y en poder, además del trabajo administrativo, especular qué sigue, qué es pertinente, qué huecos cubrir. Mi trabajo involucra pensar en la institución y hacerlo hacia el futuro.

¿Cuál de las exposiciones curadas por usted es la más significativa y por qué?
La primera fue una colaboración con Melanie Smith y Rafael Ortega. Grabábamos en 35 milímetros en Xilitla, una película de Melanie con pinturas y fotografías. Como no estaba habituada a esa cuestión cinematográfica, fue un reto importante.

El primer proyecto que hice al llegar aquí, con Pablo Vargas Lugo, marcó la manera en la que comprendo mi trabajo. Quitamos las ventanas del patio para colocar una cortina. Adentro había un gran tapete persa hecho con polvo de mármol y pigmentos, como una mandala tibetana. El viento entraba y deshacía la obra. Fue un proyecto sobre el paso del tiempo, lo efímero y lo no material.

¿Nos puede compartir programas específicos del Museo Experimental El Eco en el que arte y educación entablan un diálogo?
Hay un programa pedagógico que toma distintas formas: artistas programan actividades con invitados, hay discusiones, charlas formales o interacción con especialistas. El año pasado Jerónimo Hagerman intervino el patio y el interior del museo con luces y bambúes y vino una astrónoma a dar una plática.

También hay un proyecto que tiene ya siete años, “Pabellón Eco”, se trata de intervenir el patio del museo en primavera y verano. Se utiliza el espacio para recrear y difundir la arquitectura. Este año empezamos una alianza con la facultad de arquitectura de la UNAM y dos artistas van a hacer unos talleres con los alumnos.

¿Cuál es la importancia de la experimentación en el arte y en la educación?
Creo que el arte siempre ha roto límites, no se ha ceñido a las formas y ha cambiado metodologías. Hay que experimentar, entenderlo como una experiencia, un laboratorio, una manera de transformar algo. Tuvimos un encuentro internacional en 2015: Manifiestos para la experimentación. Vinieron artistas de América Latina y Europa para mapear tácticas curatoriales, artísticas y educativas-experimentales. Vamos a hacer una segunda edición en 2019.

¿Cómo puede el arte incorporarse y enriquecer la experiencia educativa de alumnos y docentes de disciplinas ajenas al campo artístico?
Hay proyectos que buscan trabajar con profesores de escuelas primarias de la zona. Como no contamos con guías, buscamos crear una alianza con escuelas y hacer programas de trabajo con ellos. David Miranda, miembro de la Plataforma Arte-Educación, artista y curador del museo, impartió un taller de arte contemporáneo dirigido a profesores para que acercaran a sus alumnos a este mundo.

[…] el maestro no es el único en poseer el conocimiento sino que lo facilita y también aprende en el proceso […].

Santoscoy-1-7

¿Nos puede ofrecer ejemplos prácticos de cómo se pueden integrar el pensamiento y los procesos artísticos en el sistema educativo actual?
Son casos muy concretos como la Plataforma Arte-Educación y proyectos en los que he estado en la Bienal de Porto Alegre: varios artistas y profesores buscaban crear la relación entre arte y educación para sus alumnos con talleres y actividades.

¿Cómo el arte y la educación pueden contribuir a mejorar la situación política y social actual en México? ¿Podría compartirnos algunas propuestas?
Creo que el arte, la crítica de arte y la curaduría pretenden tomar una postura crítica ante la realidad y lo que implica. Defender las ideas artísticas es tan importante como defender las ideas políticas. Varios artistas-activistas se enfocan a hacer ese tipo de trabajo. La cubana Tania Bruguera vive entre Estados Unidos y Cuba y ha hecho mucho trabajo activista. Se mete con leyes, con la migración y se acerca a la realidad legal, no sólo la ataca desde lejos.

¿Algo más que quiera compartir con nosotros?
Quiero mencionar algo sobre la historia del lugar. Es un sitio que el artista mexicano de origen alemán Mathias Goeritz inauguró en 1953. En contacto con el arquitecto Luis Barragán, inició este proyecto para alejarse del muralismo tardío. A partir de ese momento la historia de este espacio como lugar para la experimentación fue inestable. Ha sido restaurante y uno de los primeros bares gay de la ciudad, pero se recuperó como espacio experimental cuando se convirtió en el Foro Isabelino y en la primera sede del Centro Universitario de Teatro. Siempre se ha conocido como El Eco. La UNAM lo rescató en 2004, cuando estaba a punto de convertirse en estacionamiento, y lo incorporó a la red de museos de la Dirección de Artes Visuales.

Hoy estamos enfocados en trabajar con los estudiantes y seguir experimentando.

[…] los artistas escriben manifiestos que cambian el rumbo del arte [y] dejan de considerarse fuera del ámbito educativo. 

Santoscoy-1-4

Samantha Bermúdez es estudiante de literatura y creación literaria en el Centro de Cultura Casa Lamm y colaboradora de la revista Capitel de Universidad Humanitas.

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!