VIA_7493

ENTREVISTA A JANINE SOFÍA REGALADO RAMÍREZ

por Capitel
fotografías de Juan Carlos Herrera

JANINE SOFÍA REGALADO RAMÍREZ INICIÓ LA MAESTRÍA EN DERECHO EMPRESARIAL CORPORATIVO EN UNA DE LAS PRIMERAS GENERACIONES DE CAMPUS DEL VALLE, Y TIEMPO DESPUÉS RETOMÓ LOS ESTUDIOS EN CAMPUS CANCÚN DONDE SE TITULÓ. ACTUALMENTE SE DESEMPEÑA COMO NOTARIA PÚBLICA EN CHETUMAL.

¿Cuál es su formación académica?
Soy abogada, por la Universidad de Guadalajara.

¿Por qué decidió estudiar la Maestría en Universidad Humanitas?
Porque para la especialidad que estaba buscando era una excelente opción, por el plan de estudios.

¿Cómo fue su experiencia como estudiante de Maestría en la Universidad?
Muy especial, vivir en el D. F., hoy Ciudad de México, me conquistó. La clase de personas que forman el grupo de maestros y de alumnos poseen un pensamiento abierto y con gran conocimiento, no sólo de la teoría sino de la práctica. Son gente que trabaja y experimenta todos los días lo que se aprende.

Tomando en cuenta que tuvo la oportunidad de estudiar en dos campus diferentes, ¿qué beneficios encuentra en el sistema de la institución?
Flexibilidad y adaptación a las situaciones que se presentan por la movilidad de los alumnos. Es muy importante que un estudiante pueda dar continuidad a los estudios, terminar la meta trazada, no truncarla porque carezca de opciones educativas.

¿Qué similitudes y qué diferencias encuentra entre la vida académica de ambos campus?
Hay similitud en la calidad de los maestros y el nivel de las instalaciones, mientras que en Cancún hay más alumnos y son más jóvenes.

¿Nos puede compartir alguna memoria de sus años estudiantiles?
Tuve el privilegio de recibir clase del Maestro Eduardo A. Johnson Okhuysen, Fundador de Universidad Humanitas. Recuerdo nuestra ansiedad cuando nos daba clase, tenía una mente privilegiada, nos hacía reflexionar y pensar respecto del modelo económico del país, sus anécdotas de los personajes políticos de esa época y los debates que sostenía con ellos. Inspiraba a que leyéramos y estudiáramos más cada día.

¿Recomendaría Universidad Humanitas a nuevos estudiantes y por qué?
Claro que la recomendaría, debido a su sistema, es una excelente opción para lograr las metas a corto tiempo y con planes de estudio que se adaptan a los retos profesionales en la actividad laboral.

¿Qué aprendizajes personales adquiridos considera que son los más significativos en su desarrollo personal?
Cuando terminé la Licenciatura en la Universidad de Guadalajara, estaba segura que quería hacer una Maestría, que no bastaba con la Licenciatura. Recuerdo que la materia de derecho laboral no era mi materia favorita, teníamos un maestro muy exigente y no fue fácil para mí, de hecho decía que no me gustaba, quién iba a decir que años después sería la Presidenta de la Junta de Conciliación y Arbitraje y Presidenta del Tribunal de Conciliación y Arbitraje, de mi natal estado de Quintana Roo. La decisión se inclinó hacia mí por mis estudios previos, cuando el secretario de gobierno me preguntó si tenía Maestría y le dije que sí, en derecho corporativo empresarial por el Colegio Superior de Ciencias Jurídicas, (actualmente Universidad Humanitas). También me preguntó si sabía de derecho laboral, y desde luego dije que sí, ya que en ese entonces era asesora jurídica de la Secretaría de Gobierno. Nunca me imaginé que esa conversación me llevaría a ocupar ese cargo, fue algo que no busqué pero sucedió y la vida me llevó al derecho laboral, por eso hoy creo que todo lo que se estudia, tarde o temprano servirá para nuestro desarrollo profesional.

¿Qué conocimientos académicos han sido los más importantes a nivel profesional?
Realmente son varios, como ya dije, la materia laboral, pero otras que han contribuido en mi desarrollo profesional son la materia civil, mercantil y fiscal. La vida me llevó a ser jefa del departamento jurídico de la Secretaria de Hacienda de Quintana Roo y de ahí a directora general del Registro Público de la Propiedad y de Comercio de Quintana Roo.

¿Qué cambios surgieron en su vida laboral después de estudiar un posgrado en Humanitas?
Creo que mágicamente me llovieron las ofertas de trabajo. Soy muy afortunada, pero con ellas vino aparejada mucha responsabilidad, ya que había que poner en práctica lo aprendido. Cuando decidí estudiar la Licenciatura en derecho, en Chetumal no existía la carrera, entonces me fui a estudiar con la convicción de que regresaría a mi estado a incorporarme a la administración pública, porque era una manera de contribuir a su desarrollo. Estoy muy satisfecha de mi vida profesional, y aunque tuve superiores jerárquicos muy exigentes, agradezco sus enseñanzas.

La movilidad te da experiencias, puedes tener la posibilidad de estudiar en cualquiera de los campus de Universidad Humanitas […].

La continuidad de los estudios […] es lo más importante, terminar la meta trazada […].

¿Qué es para usted el movimiento?
El movimiento lo es todo, estamos conectados, todo mueve a las personas, la Tierra, el universo mismo, son parte de la evolución. Como profesionistas hay que entender que nada es estático, el conocimiento mismo se mueve, evoluciona.

¿Cómo considera que este concepto se ve reflejado en la filosofía de la Universidad?
En la enseñanza, Universidad Humanitas ha evolucionado y ha movido su filosofía a diferentes lugares de la República para establecerse como una opción más en el campo educativo.

Para usted, ¿cuál es la importancia de moverse en un contexto como el nuestro?
La movilidad te da experiencias, puedes tener la posibilidad de estudiar en cualquiera de los campus de Universidad Humanitas. Yo he vivido en muchos lugares y puedo decir que el movimiento me ha hecho evolucionar, como ser humano y como profesionista. Cada lugar es diferente y las necesidades son diferentes, hay que estudiar y resolver los asuntos jurídicos que se presentan según la regiones. Yo tuve la posibilidad de ser notaria pública en el municipio de Lázaro Cárdenas, un municipio netamente rural, con personas que hablan maya y no saben leer ni escribir. Como su régimen patrimonial deriva del ámbito agrario (ejidal), mi intervención debía darles seguridad jurídica. Algo distinto se presentó en Chetumal, donde la experiencia notarial cambia y los actos jurídicos se amplían.

¿Cómo es el día de una notaria pública en Chetumal?
Los días siempre son diferentes: revisar los proyectos para firma, verificar las escrituras que se van a mandar al registro público, comprobar cuáles ya salieron de dicho registro, hacer pagos de impuestos, o estudiar un nuevo planteamiento jurídico, para ofrecer opciones o soluciones a los clientes. El horario al público es de 9:00 a 17:00 horas de lunes a viernes y sábados de 10:00 a 13:00. Podría trabajar más, pero considero necesario hacer ejercicio y tener tiempo con la familia para tener un equilibrio mental: mente sana y cuerpo sano.

¿A qué desafíos se enfrenta diariamente? ¿Cómo logra superarlos?
El desafío más común es que un cliente se vaya satisfecho con el servicio que se le dio, ser ordenada, cumplir con los términos de los diversos procedimientos administrativos que se presentan en los asuntos notariales. La disciplina es un principio básico para superar los desafíos, así como no dejar de capacitarse, estudiar y nunca creer que uno lo sabe todo.

¿Cómo se entiende el movimiento en su disciplina?
Creo que la función notarial se mueve en relación con la evolución de las normas jurídicas. Mover el ámbito notarial hacia las tecnologías de la información es uno de los retos al que nos enfrentamos. Hoy estamos hablando de protocolos electrónicos, firmas electrónicas, algunos registros ya se hacen vía internet, la fe pública se mueve hacia la tecnología, el movimiento es algo que no para.

¿Qué logro profesional reciente puede compartir con nosotros?
Haber recibido mi grado de Maestría en derecho empresarial corporativo es definitivamente un gran logro: haberme trasladado los fines de semana de Chetumal a Cancún para cursar algunas materias durante seis meses, fue un gran esfuerzo. Creo que cuando se quiere se puede definitivamente.

¿Qué proyectos tiene a corto plazo?
Siempre he querido dar clases en alguna universidad y lo voy a hacer próximamente. A largo plazo quisiera constituir una asociación civil para apoyar a algunos grupos vulnerables en los gastos notariales. Hay muchas familias cuyo patrimonio ha quedado estancado por falta de recursos para regularizarlo. Quintana Roo es un estado en movimiento constante, grandes inversiones se hacen y no se puede paralizar el mercado inmobiliario.

¿Puede dar algún consejo a los estudiantes de Humanitas que estén interesados en llegar al lugar profesional en el que se encuentra usted hoy?
Hoy necesitamos Licenciados en derecho comprometidos con los valores, la ética y la transparencia. El estudio siempre conlleva mejores oportunidades, pero no hay que dejar de ser idealista para cambiar las cosas que no nos gustan. Para ser notario se necesita conocer muchas ramas del derecho, pero en especial el derecho fiscal, saber calcular el Impuesto Sobre la Renta y qué se puede deducir; saber de la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita es básico, ya que impone muchas obligaciones a los notarios, sanciones pecuniarias muy altas y hasta delitos penales.

VIA_7530

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!