EL JUEGO DE LAS EMOCIONES EN DECISIONES CONTABLES

Todas las imágenes son de Yosuke Hasegawa, de la serie Money Origami (Origami de dinero). Cortesía del artista.

por María Guadalupe de León Garrido

Norway

LOS PROFESIONALES DE LA CONTABILIDAD DEBEN APRENDER A DISTINGUIR Y MANEJAR LA CARGA EMOCIONAL QUE DEMANDA SU TRABAJO PARA LABORAR ÓPTIMAMENTE Y OFRECER LOS MEJORES RESULTADOS A SUS CLIENTES.

Derivada de las invariables oportunidades y el amplio abanico de posibilidades que ofrece la profesión contable en el ámbito laboral, podemos señalar que en ocasiones los contadores se pueden ver inmersos en situaciones en las que tanto su labor, como el rol que desempeñan, deja un poco de lado el concepto de ser una profesión puramente racional. Por lo general, su relación con los números no solamente forma parte de su cotidianidad, sino que también se involucran y entremezclan con la parte emocional.

Para ver de qué forma, habrá que recordar lo que una emoción significa. De acuerdo con la definición que la Real Academia Española brinda, emoción deriva del latín emotio, -ōnis; que significa “movimiento” o “impulso”, y la define de la siguiente forma:

1. f. Alteración del ánimo intensa y pasajera, agradable o penosa, que va acompañada de cierta conmoción somática.

Desde mi punto de vista, las emociones son estímulos que nos conducen y acompañan hacia reacciones indeterminadas. Una emoción significa movimiento, y con ello, es la fuerza interna que nos impulsa o moviliza a actuar de ciertas formas. Por supuesto, en cada ser humano será de distinta forma porque cada mente es un mundo y, por lo tanto, cada vivencia tendrá sus peculiares emociones integradas, ya sea en el ámbito familiar, social o laboral.

Ahora bien, un contador puede desenvolverse en el sector público y/o privado, ya sea a nivel nacional o internacional, en áreas como la banca, gestión de inversiones y análisis, consultoría, gestión de la contabilidad, auditoría externa e interna, gestión financiera e inclusive trabajar como asesor independiente para cualquier tipo de negocio. Si trasladamos lo anterior hacia el trabajo de un contador, existen varios escenarios en los que pueden suscitarse acontecimientos que generen esta correlación emoción-labor. Por ejemplo, en el caso de desempeñarse como asesor o consultor independiente, sabemos que el contador se encuentra inmerso en la situación financiera de un negocio, y si fuera el caso, cuando un negocio se encuentra en una posición en la que ha perdido su productividad, rentabilidad o liquidez, el contador debe transmitir esa información junto a las decisiones más oportunas y asertivas para el cliente. Es cierto que, debido a la información financiera que posee, el trabajo del contador es tratar de instruir acerca de cómo abrir un camino que reverse la situación de aquel ente económico hacia un panorama positivo, pero cuando ya no lo hay porque es mejor dejar de invertir tiempo y capital en él, transmitir dicha información conlleva una carga emocional, ya que no es sencillo comunicar noticias con tonos grises y mucho menos, anunciar o plantear decisiones que no se espera escuchar. Recordemos que, aunque estamos hablando de un ámbito laboral y en un mundo de negocios, las emociones siempre están detrás de cada decisión, ya que existe un motor racional y emocional que motivó a tomarla. Es posible que aquel negocio haya pasado de generación en generación y por ende hay en él un valor sentimental, además del económico, o puede que sea un negocio formado como proyecto de emprendimiento y por lo tanto hay una ilusión por el futuro puesta en él. Entonces podemos relacionar cierta interactividad con emociones en estos supuestos.

El contador […] está en constante convivencia […] con las reacciones de sus clientes.

Canada copy
Japan copy

Una emoción significa movimiento, y con ello, es la fuerza interna que nos impulsa o moviliza a actuar de ciertas formas.

El contador, al relacionarse con sus clientes, está en constante convivencia no solamente con emociones propias al momento de transmitir información, sino que también convive con las reacciones de sus clientes. ¿Qué pasa si el cliente, motivado por alguna de las suposiciones anteriores, considera que el hecho de clausurar el negocio no es una opción atinada, a pesar de saber que no es más rentable? ¿Acaso no nos encontramos una situación en la que las emociones se involucran en el trabajo del contador, aunque pretenda apoyar y evitar cortar las alas de aquel negocio?

Pienso que el contador hará todo lo correctamente posible para ser empático con las emociones de su cliente, pero para eso hay que ser introspectivos en ambas partes e identificar qué emoción es la que está conquistando u orillando la decisión que se pretende tomar. Entonces, después de haber vivido esta emoción con fuerza y ahora bajo un pensamiento más racional para darle salida, se tratará de encarrilar dicha emoción hacia el lado que más encaje o cuadre con los intereses del negocio.

No se trata de que en la profesión contable se tenga forzosamente que elegir la razón sobre la emoción, o viceversa, ni de encontrarse en una constante guerra entre lo que sabe que es y lo que se siente al transmitirlo, sino más bien de canalizar todos esos estímulos hacia el mejor camino que abra paso al objetivo que ambas partes proyectan.

Considero que cada emoción tiene un nivel de conflicto en cada circunstancia. Como contadores nos podemos encontrar al final del trayecto, como profesionista y como persona, pero hay que tratar de tener un balance en la manera en que se entrelazan las emociones en la cotidianidad del ámbito laboral.

USA mila.jpg
Indonesia copy
Croatia copy
All copy
Vietnam
Brazil copy

Yosuke Hasegawa es un diseñador gráfico japonés que vive en Taiwán. En 2016 comenzó el proyecto Money Origami con el que explora con mucho humor las posibilidades estéticas y formales de la imaginería impresa en los billetes alrededor del mundo. Ha publicado varios libros sobre origami y participado en exposiciones de arte colectivas y en solitario. yosuke89.wixsite.com/moneyart | Instagram @yosukehasegawa.moneyartwork

María Guadalupe de León Garrido es contadora pública y participa en un proyecto de emprendimiento propio.

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!