EL CARÁCTER DE LOS UNIVERSITARIOS FRENTE AL BOOM DE LAS REDES SOCIALES

Todas las imágenes: Christopher Bucklow, Series ‘Guest’ (De la serie Invitados). Cortesía de © Christopher Bucklow y Gallery Vassie, Ámsterdam.

por Bernardo Álvarez del Castillo Vargas

ANTE LA PROLIFERACIÓN DE PLATAFORMAS DE INTERACCIÓN Y COMUNICACIÓN EN LÍNEA QUE NOS HIPERCONECTAN CON EL MUNDO, ES NECESARIO ENCONTRAR EN NUESTRO CARÁCTER Y VALORES UN CONTRAPESO PARA QUE LAS HERRAMIENTAS DIGITALES NO NOS DISIPEN.

La humanidad evolucionó. Hubo un quiebre. Las redes sociales no son lo que eran antes. Hoy tienen el potencial de modificar la forma de gobernar un país, derrocar a todo un sistema o dirigir una empresa. ¿Cómo afrontarlo? Con carácter.

La transformación tecnológica que actualmente está en marcha requiere mucho más que técnicas o habilidades cibernéticas, demanda carácter. Las consecuencias pueden ser fatales. Para muchos jóvenes universitarios sus vidas están en un smartphone, una tableta y, cada vez menos, en su computadora. Por increíble que parezca la información que guardan en esos aparatos se almacena en una de las tres empresas más poderosas de la actualidad: Facebook con WhatsApp e Instagram, Google con Youtube, Gmail y Google Maps y Apple con Iphone, Ipad y Ipod. Con todo lo anterior, el boom de las redes sociales y la tecnología ha puesto énfasis en dos puntos: por un lado la privacidad de la información, y por el otro, la cascada de información conocida ahora como Immediate Disposition Information (IDI), traducida como información de disposición inmediata.

Las redes sociales se iniciaron en 1997. En 2002, nace Friendster, que representa la curiosa evolución que puede experimentar una red social: del auge más insospechado, al destierro más peculiar. En 2003 dimos la bienvenida a Hi5 y el 4 de febrero de 2004, Facebook (creada por Mark Zuckerberg y sus compañeros de habitación Eduardo Saverin, Dustin Moskovitz, y Chris Hughes, en la Universidad de Harvard) inicia su oferta virtual. Actualmente es la principal atracción de todos los internautas, con más de 2 mil millones de usuarios activos.

Las redes sociales nos permiten crear vínculos, interactuar, informarnos e informar en un marco virtual. Con su uso, tenemos el potencial de comunicarnos y relacionarnos con infinidad de personas en prácticamente todo el planeta. Sin embargo, con ellas también surgen riesgos que debemos conocer y saber cómo enfrentar.

Al tratarse de una herramienta, es esencial su uso correcto; pero; ¿nos hemos puesto a pensar que su uso se está iniciando desde edades muy tempranas, y que los jóvenes universitarios las utilizan en gran escala? Interesante pregunta, ¿no?

Uno de los mayores peligros del uso de las redes sociales es la falta de garantías ante los riesgos de la comisión de delitos como suplantación de identidad, robo de datos, hackeo de cuentas personales y laborales. Cientos de usuarios se hacen pasar por quienes no son (llamados “bots”) y mantienen una comunicación permanente con sus “amigos”, aunque en realidad aprovechan el anonimato (y la falta de mecanismos de seguridad) para engañar a sus seguidores.

El uso de estas comunidades virtuales te lleva a un aislamiento social. Asimismo, la gente ha acudido a una “automedicación digital” ante una depresión, pues suele recurrir a las redes sociales para superar el malestar. Otro de los problemas tiene que ver con la vida sedentaria que ocasiona estar frente a una computadora, tableta o teléfono celular.

En la Universidad de Carolina del Sur se realizó en 2015 un estudio donde un grupo de investigadores aseguró que “las personas activas en las redes sociales […] que normalmente ven información positiva generan réplicas optimistas en su diario vivir, mientras que los negativos contagian pesimismo”.

En otro continente, en la Universitat Jaume I, en Valencia, se reveló que 77% de los jóvenes acude a las redes sociales en busca de información: “A nivel universitario, los alumnos utilizan las redes para mantenerse conectados con sus compañeros y planear eventos”.

Para entender en dos líneas el fondo del uso de las redes sociales entre los jóvenes, sus alcances y riesgos, la psicóloga colombiana Luz Marina Ramón:
“…no es la naturaleza de las redes sociales afectar al ser humano, el uso que se le da es el autor de los daños psicológicos y emocionales causados…”.

En resumen, el boom de las redes sociales vino a enseñarnos cómo vivir en un mundo complejo y repleto de información, en dónde la noticia es inmediata, su acceso cada vez se puede controlar menos; pero también nos da la oportunidad de ser responsables en su uso, acceso y difusión. Pensemos solamente en las tantas vidas humanas que pudieron salvarse por el buen uso que le dimos los mexicanos a las redes sociales el 19 de septiembre de 2017. Solamente requirió de dos elementos: corazón y carácter.

Nota: Al cierre de esta edición se desató la controversia relacionada con la consultora política Cambridge Analytica por la obtención y el uso inapropiado de información personal de usuarios de Facebook. Este suceso refuerza el argumento del presente artículo sobre la importancia del carácter para utilizar las redes sociales de manera responsable.

1. José Antonio Gallego, “Historia de las redes sociales: Friendster”, modificado por última vez el 14 de junio de 2010. http://www.comunidadenlared.com/historia-de-las-redes-sociales-friendster.
2. Cifra del segundo semestre de 2017.
3. “Así alteran las redes sociales el carácter de sus usuarios”, modificado por última vez el 2 de octubre de 2016. https://bit.ly/2H7Uaqw
4. “¿Qué uso le dan los universitarios a las redes sociales?”, modificado por última vez el 30 de septiembre de 2013. https://bit.ly/2EQKqPu
5. Si el lector desea ahondar en temas relacionados, se sugiere consultar: Daniela Eljach, “Así alteran las redes sociales el carácter de sus usuarios”, modificado por última vez el 2 de octubre de 2016. https://bit.ly/2H7Uaqw
6. Ibídem.
 

==

[…] el boom de las redes sociales vino a enseñarnos cómo vivir en un mundo repleto de información […].

==

Christopher Bucklow es un fotógrafo y autor británico. Se aproxima a la imagen por medio de capas múltiples: la de la fotografía, la del dibujo y la del video. La serie de fotografías Guest (Invitados) muestra figuras luminosas creadas a partir de una técnica de trabajo con luz y una cámara estenopeica. La Gallery Vassie en Ámsterdam representa su trabajo. galleryvassie.com

Bernardo Álvarez del Castillo Vargas es Licenciado y Doctor en derecho constitucional por la Universidad Anaìhuac Norte y Complutense de Madrid. Ex Director Juriìdico en la Coordinacioìn General de Comunicacioìn Social y Voceriìa del Gobierno de la Repuìblica. Actualmente se desempenÞa como Director Legal y de Cumplimiento de Grupo Cinco M.

Deja un comentario