EL AMOR COMO MERCANCÍA EN LA DIGITALIDAD. CONSUMO, FRUSTRACIÓN Y EDUCACIÓN

Alejandro Pintado, Aparición en el estudio de Humboldt, 2016. Cortesía del artista.

por Ishtar Cardona

SI LA ERA DIGITAL HA MODIFICADO SIGNIFICATIVAMENTE LA MANERA DE VINCULARNOS CON LOS DEMÁS, LAS RELACIONES ROMÁNTICAS SON QUIZÁS LAS QUE MÁS HAN SUFRIDO. EN ESTE CONTEXTO ES PRECISO REPLANTEAR LA EDUCACIÓN SENTIMENTAL QUE HEMOS RECIBIDO PARA DESARROLLAR HERRAMIENTAS DE COMUNICACIÓN Y AFECTIVIDAD QUE NOS AYUDEN A ESTABLECER RELACIONES SIGNIFICATIVAS.

“La sensación de enamorarse sólo se desarrolla con respecto a las mercaderías humanas que están dentro de nuestras posibilidades de intercambio […] De ese modo, dos personas se enamoran cuando sienten que han encontrado el mejor objeto disponible en el mercado, dentro de los límites impuestos por sus propios valores de intercambio.”

Erich Fromm, El arte de amar

Son las 12 y media de la noche de un día entre semana. Suena el celular y al otro lado de la línea llora la voz de una amiga. Su pareja, un hombre al que ha visto físicamente dos veces, pero con quien dialoga constantemente por la web, le ha dicho por whatsapp que no está seguro de seguir con su relación. No está listo para llenar las expectativas que ella se ha creado sobre él. Ella me pide que revise el mensaje que le va a enviar en el que trata  de convencerlo de no terminar la relación. Le parece imposible que el otro se niegue a una situación que es, en principio, socialmente legítima: la construcción de un amor romántico.

El amor romántico es el modelo de afectividad más normalizado para construir relaciones de pareja y fundar una estructura de familia. Una relación estable de vínculo monogámico, exclusivo, cuyo principio solidario implica resistir cualquier escenario problemático. Frente a la proyección de este modelo amoroso, tan arraigado en el imaginario y en las prácticas sociales, cabría preguntarse qué ha venido a modificar la dinamización tecnológica digital en estos imaginarios y prácticas.

Mucho se ha escrito ya al respecto, sobre todo en lo que se refiere a las posibilidades de la digitalidad en términos de la interacción. Conocer a alguien ya no pasa por las presentaciones entre amigos y familiares o por el encuentro físico en el espacio público. Charlar para profundizar la comunicación se hace ahora por medio de una pantalla. Generar una impresión de armonía frente a los demás ya no depende de que nos vean juntos, sino de las fotografías en nuestras redes sociales. Dar fin a una relación obedece a pulsar el botón “borrar” y después el botón “bloquear”. Pero me parece que no nos hemos detenido a reflexionar sobre el cambio de sentido en términos del concepto “amor” modificado por el cambio social, el escenario histórico y las experiencias tecnológicas. Y si no lo hemos hecho, menos sobre cómo transmitimos el sentido de estos cambios.

Afirmaba McLuhan que el avance tecnológico no arrastra a las sociedades, sino que es producto de ellas en términos de aspiraciones morales. La digitalidad, al ser fin y medio, modifica las aspiraciones morales y las formas de significación de las sociedades mismas. Entonces, ¿cómo se construyen hoy en día nuestros pactos morales respecto de las categorías más extensas de lo sentimental mediante el touchscreen? ¿Qué esperamos del amor de acuerdo con lo que nos puede dar según la red digital? ¿Contamos con los mecanismos dialécticos para reflexionar esto con nuestras juventudes?

Mi generación, la nombrada generación x -hijos de los baby boomers, padres y tíos de los millennials- no creció con el smart phone en la mano, pero sí con las series de televisión, los taquillazos del cine y el teléfono doméstico accesible, y así fue moldeada por una educación sentimental masificadora y de consumo, pero con migajas de moralidad de las sociedades tradicionales. Negociamos constante y arduamente el sentido de nuestras acciones en torno a la idea de amor en pareja: sí queremos un “otro” pero ya no aceptamos de forma tan obvia mecanismos “naturales” como el pacto proveedor-cuidadora o el hábito en los roles de género; sí jugamos con la idea de hijos y familia, pero no con el sacrificio que le es intrínseco; sí queremos compañía, pero ante el catálogo de estímulos que ofrece el cotidiano no tenemos la energía ni la voluntad para enfocarnos en una sola fuente de satisfacción. Aun así, lo intentamos. El pacto moral, base de la pareja tradicional, al parecer sigue vigente, aunque sepamos que ya no opera como antes. Mi amiga y el hombre con el que intercambia mensajes pertenecen a esta generación.

Miremos ahora a nuestros hijos, sobrinos, estudiantes. “Hacemos como que no esperamos nada, pero en el fondo lo queremos todo.” Esta aseveración, dicha con convencimiento y cierta melancolía, vino de labios de una alumna universitaria hace unos días. Es brutalmente significativa. La presteza aparente que ofrecen las redes digitales, en términos de consumo, se posiciona en el acceso al “otro-significante”. Podemos conocer fácilmente a muchas personas y seguramente habrá alguien con quien construir un vínculo amoroso estable. Por otro lado, esa facilidad de acceso puede provocar que, en ciertas situaciones de vida, no se sienta el apremio por cumplir con el dictum social de establecer una liga permanente de apoyo solidario que trascienda la mera individualidad. Pero en otras situaciones, bajo otros contextos de edad y de intercambio grupal, el mandato emerge de forma crítica. Para la generación de jóvenes sobre-estimulados por la oferta digital, esta liga solidaria presentada bajo la forma de mercancía no es un producto de primera necesidad y se le llega a valorar con el desencanto de quien está acostumbrado a consumir gadgets: con emoción primaria y aburrimiento posterior, la frustración automática y antipedagógica que predispone al rápido descarte. Para la generación de adultos maduros, con un pie en el sistema de consumo digital y otro en la reproducción de las estructuras tradicionales, esta liga solidaria también puede presentarse bajo la forma de mercancía, pero como un producto necesario, aunque no sea fácil establecer una relación que no sea la de mero consumo. La lógica de adquisición y la de operación chocan en planos de sentido.

¿Estamos dispuestos a analizar estos escenarios y dialogarlos, en términos de sus propias experiencias, con nuestros jóvenes? Estas líneas no son más que un intento de establecer un principio reflexivo sobre los vínculos existentes entre los dispositivos tecnológicos y las evaluaciones morales que conjugamos en nuestro cotidiano. Creo que colocar estos temas sobre la mesa de debate debería llevarnos a replantear los pactos morales como un medio de educar en la libertad sin la consecuencia de la frustración inexplicable y estéril.

tinta riscos LISTO BAJA

Alejandro Pintado, Tierra desconocida, 2018. Cortesía del artista.

El pacto moral, base de la pareja tradicional, al parecer sigue vigente, aunque sepamos que ya no opera como antes.

Modelo matematico Goethe

Alejandro Pintado, Modelo matemático en la casa de Goethe, 2016. Cortesía del artista.

Darwin

Alejandro Pintado, Estudio de Darwin, 201. Cortesía del artista.

Alejandro Pintado es un artista visual mexicano que vive y trabaja en Washington DC. Su obra explora la transformación histórica de los espacios y paisajes de nuestro país evocando las modificaciones que hemos experimentado como sociedad en el horizonte de la información y comunicación. alejandropintado.com

Ishtar Cardona es socióloga y gestora cultural. Sus investigaciones se centran en el patrimonio cultural intangible, las músicas tradicionales y los procesos de resignificación identitaria. Actualmente es docente en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y en la Escuela de Lenguas de la Universidad Anáhuac.

Deja un comentario