DESDE LO POPULAR: EL TRABAJO DE CORITA KENT

Corita Kent, questions and answers (preguntas y respuestas), 1966. Cortesía de Corita Art Center, Immaculate Heart Community.

por Mariana Loaiza

EL TRABAJO CREATIVO DE LA DISEÑADORA Y MONJA CORITA KENT ES UN CLARO EJEMPLO DE QUE LENGUAJES Y ESTÉTICAS DE MUY DIVERSOS ÁMBITOS PUEDEN ENCONTRAR UNA SINTONÍA ARMÓNICA A LA HORA DE COMUNICAR UN MENSAJE DE PAZ.

Innovación es una palabra que usualmente encontramos en descripciones ambiguas de empresas de tecnología, reseñas del último gadget de moda o en artículos sobre avances médicos que no entendemos del todo bien. Pero, por más trillada que a veces suene la palabra, también está en cosas mucho más mundanas y cercanas a nuestro día a día: en los nuevos procesos productivos y materiales de los que están hechas nuestras cosas, en los sistemas de comunicación, y, en encontrar nuevas formas de hacer las mismas cosas de siempre. Nuevas formas de comunicarnos.

La década de los sesenta es recordada como una época de lucha social y despertar de la sociedad: los diversos movimientos contra las guerras y la batalla por los derechos civiles en Estados Unidos, las protestas estudiantiles en México y la lucha de la clase obrera y campesinos en América Latina. De la mano de los movimientos siempre vienen las formas de transmitir sus mensajes; constantemente encontramos carteles, letreros, mantas y panfletos, que juegan un papel clave en cada uno de estos movimientos. Grandes artistas y diseñadores han sido reconocidos por su trabajo de comunicación en estos momentos de la historia, como Emory Douglas que diseñó elementos icónicos para la lucha de los derechos de la comunidad afroamericana en Estados Unidos en 1960, y más recientemente Shepard Fairey con su famoso cartel que se utilizó en la campaña presidencial de Obama en 2008. Muchas veces este tipo de artistas son diseñadores formados o personas que siempre se han involucrado en la lucha política, pero otras son personas que nunca nos imaginaríamos.

∴∴∴

Corita Kent, comúnmente conocida como Sister Corita, fue una artista, educadora y luchadora por la justicia social. Nacida en 1918 en una familia de clase baja, Corita decidió unirse a la orden del Inmaculado Corazón de María en California en 1936. Esta orden no era, como usualmente imaginamos, una orden religiosa, sino que estaba formada por hermanas progresistas y usualmente eran visitadas por todo tipo de creativos, como el director de cine Alfred Hitchcock y el diseñador gráfico Saul Bass, conocido por su trabajo como diseñador de títulos para películas.

Después de un tiempo en la orden Corita destacó por su trabajo creativo y se unió a la facultad del Immaculate Heart College, donde aprendió de manera autodidacta a hacer serigrafía y comenzó a crear lo que sería su trabajo más reconocido. En 1950 su obra era mucho más figurativa y enfocada en temas religiosos, sin embargo, con el paso del tiempo su proceso artístico la llevó a desarrollar una estética más secular, que incorporaba elementos del arte pop. Esto no fue muy bien recibido por la arquidiócesis de Los Ángeles y a partir de este momento comenzó a recibir respuestas negativas por parte de la Iglesia. Para Corita lo más importante era llevar su mensaje al mayor número de personas posibles, y sabía que la mejor manera de hacerlo era por medio de un lenguaje que conocieran: el cotidiano. Corita se apropió de símbolos de la cultura popular, como marcas de alimentos y medios de transporte, para transmitir su mensaje espiritual.

En la década de los sesenta, el trabajo de Corita se tornó político, marcado por sucesos como los asesinatos de Martin Luther King y de Robert Kennedy. Sus creaciones ya no sólo trataban temas espirituales, también comenzaron a abordar temas como la pobreza, la crítica contra la guerra, el racismo y otras injusticias sociales que afligían a la sociedad de ese tiempo.

Su obra, en esa época, se volvió muy famosa, y no sin motivos. Aunque sus piezas podrían parecer sencillas a primera vista, su dominio del color y la composición visual logró transmitir sus ideales de una forma innovadora. El uso de elementos de la cultura pop fue una gran característica de su trabajo, y con esto logró que muchas personas se pudieran identificar con su ideología. Hemos utilizado elementos gráficos para simplificar la transmisión de mensajes complicados. Si leemos un comunicado sobre la lucha de derechos de alguna minoría es probable que lo sintamos mucho más lejano que si vemos un llamativo cartel al respecto. Si nos sentimos relacionados con el mensaje, deja de ser ajeno y ahí empieza la conversación. Corita buscó llevar mensajes importantes a todos, pero de una forma familiar, propia.

Después de un tiempo la vida de Corita se tornó ajetreada, entre sus labores religiosas, su trabajo en la escuela y la creación de su arte, decidió que tal vez la orden ya no era un lugar para ella. En 1968 dejó su vida religiosa y se mudó a Boston, lo que significó un gran cambio en su vida y en su trabajo. Sus piezas tomaron un camino de introspección y tranquilidad, además de que comenzó a trabajar en piezas comisionadas. En esta nueva vida secular, Corita fue diagnosticada con cáncer en 1974, lo que la llevó a involucrarse en diferentes practicas espirituales que se traducen a los textos en su obra durante esos años.

En esa época comprobamos un gran avance en su trabajo, sus piezas se vuelven más pacíficas, se lee en ellas un mensaje de paz interior. En vez de rojos vibrantes e imágenes de encabezados de periódicos, encontramos colores menos contrastantes y elementos naturales, como flores y plantas.

Sin embargo, el cáncer gana la batalla y en 1986 Corita fallece. Se mantuvo activa hasta sus últimos días: Corita ofreció más de 800 piezas de serigrafía y miles de piezas en distintos medios.

Sin duda el trabajo de Corita siempre se caracterizó por su ferviente deseo de compartir los temas espirituales, sociales y de introspección que le interesaban y sucedían a su alrededor. La historia de Corita es una de innovación que nos ayuda a romper con los estereotipos alrededor del trabajo creativo y que nos inspira a crear desde cualquier posición. A veces las personas que menos esperamos logran cambiar al mundo. 

Sister Corita Kent

Corita Kent, i in daisy (la i en la margarita), 1969. Cortesía de Corita Art Center, Immaculate Heart Community.

Sister Corita Kent

Corita Kent, f is for food (f es de festín), 1964. Cortesía de Corita Art Center, Immaculate Heart Community. 

Si nos sentimos relacionados con el mensaje, deja de ser ajeno y ahí empieza la conversación .

Sister Corita Kent

Corita Kent, love is hard work (el amor es trabajo duro), 1985. Cortesía de Corita Art Center, Immaculate Heart Community.

[…] su dominio del color y la composición visual logró transmitir sus ideales de una forma innovadora.

Sister Corita Kent

Corita Kent, seat of wisdom (asiento de la sabiduría), 1952. Cortesía de Corita Art Center, Immaculate Heart Community.

Mariana Loaiza es diseñadora industrial y trabaja en Joel Escalona Studio, que se especializa en desarrollo de productos, interiores y dirección creativa. Además de su trabajo como diseñadora, Mariana es maestra en la universidad Centro de Diseño, Cine y Televisión y escribe para distintos medios nacionales sobre temas de diseño y cómo estos permean nuestra vida diaria. marianaloaiza.com | Instagram: @mloaizaf

Deja un comentario