CUALIDADES QUE FOMENTA LA CONTABILIDAD PARA FORJAR EL CARÁCTER

Yuken Teruya,  Green Economy (Economía verde), 2010. Cortesía de Yuken Teruya Studio. Fotografía de Yoshikazu Nema. Trabajo comisionado por la revista del New York Times.

por María Guadalupe de León Garrido

RECORDEMOS LAS COMPETENCIAS QUE SE REQUIEREN PARA DESEMPEÑAR LA CONTABILIDAD Y TRASLADÉMOSLAS A NUESTRA VIDA COTIDIANA CON EL FIN DE ROBUSTECER NUESTRO CARÁCTER.

¿Crees que desarrollarse en alguna disciplina puede influir en la determinación o formación de tu carácter?

Es verdad que todas las profesiones y disciplinas en las que uno puede incursionar tienen sus propias características. Éstas las distinguen unas de otras, las hacen únicas y además, para desenvolvernos en ellas, en muchas ocasiones requieren que dispongamos de ciertas cualidades que, si no contamos con ellas de una manera natural, se pueden ir generando y desarrollando por medio de la práctica y la experiencia que la misma profesión nos fomenta y nos demanda. En este sentido, podemos decir que dichas cualidades aprendidas, desarrolladas y puestas en práctica juegan un papel importante en el proceso de afinación de nuestra manera de obrar en diversas situaciones, sin referirnos a cuestiones laborales. En un ámbito general, pueden moldear o encaminar nuestra forma de actuar, además de colaborar para forjar nuestro carácter.

En el caso de la contaduría pública la idea mencionada no es una excepción, puesto que existen cualidades que pueden ser aprendidas de ella; al desenvolverse en esta profesión, pueden llegar a provocar cierta inclinación a una forma de ser y/o actuar de una persona, debido a que actuamos con base en el entorno en que nos desarrollamos también. Entonces, ¿qué cualidades puedo aprender de la contabilidad? y, ¿cómo éstas influyen en mi carácter?

¿Qué cualidades puedo aprender de la contabilidad? y, ¿cómo éstas influyen en mi carácter?.

Para responder es conveniente recapitular brevemente algunos de los puntos importantes que caracterizan a la contabilidad, para interrelacionarlos con el carácter que podemos formar a partir de lo que aprendemos de esta profesión. Recordemos que la contabilidad se encarga del registro, la clasificación, el análisis y la evaluación de manera sistemática y ordenada de todas las operaciones y transacciones que se llevan a cabo en una organización. Tiene como objetivo principal generar y brindar la información financiera específica e indispensable para la toma de decisiones en un ente económico; dicha información debe ser útil y clara tanto para los usuarios internos como para los externos, así como también cuenta con las siguientes características:

Es oportuna: que sea generada y proporcionada en tiempo y forma.

Confiable: que pueda ser verificada, y que sea representativa, es decir, que englobe a un todo y no solamente una parte, y así represente la situación financiera de la manera más completa posible.

Íntegra: forma parte de la característica de confiabilidad, ya que no debe haber espacio para omisiones en la información.

Objetiva: se refiere a plasmar la información tal cual es, sin pretender maquillarla para mostrar un escenario distinto al que en realidad se presenta.

Prudente: al momento de generar estimaciones en un informe, que se tengan presentes las incertidumbres y riesgos que forman parte de esta información, por ejemplo, la estimación de las cuentas de dudoso cobro.

Con base en la recapitulación anterior, no es desaventurado mencionar que al hablar de contabilidad estamos haciendo alusión a una disciplina (como muchas otras) que se caracteriza principalmente por ser muy exacta, precisa, puntual, correcta, bastante ordenada, constante y transparente, entre otras cosas. Gracias a que un contador(a) público(a) se encuentra relacionado(a) con ellas requiere poseer y desarrollar dichas cualidades, ya que irremediablemente su posición lo ubicará en un sitio en el que interactuará con las mismas de una manera cotidiana por el ámbito en el que se desarrolla.

Teruya_Monopoly_Money Trees_2016_installation view 10

Yuken Teruya, Money Tree (Árbol de dinero), 2016. Cortesía de Yuken Teruya Studio.

[…] si no contamos con [ciertas cualidades] de una manera natural […] se pueden ir generando y desarrollando por medio de la práctica y experiencia […].

De este modo, considero que las características que propiamente conlleva la contabilidad permiten instruir y contribuir en la forma de actuar de un contador(a) público(a) tanto en aspectos laborales como personales. Las particularidades que caracterizan su profesión influirán su forma de proceder, ya que se promueven desde un inicio por lo que se busca implementarlas desde que se empiezan los estudios en el área contable. Como lo hemos mencionado, la propia profesión exige dichas cualidades para alcanzar y cumplir con los principios y requisitos que se demandan en cualquier proceso, por lo tanto, tenemos como resultado un impacto en la formación de su carácter. Podemos decir que, al momento de adquirir las singularidades mencionadas, el carácter de un contador(a) público(a) se irá forjando y alineando a un cierto molde, donde la precisión, exactitud, constancia, orden y transparencia serán algunos de los pilares destacados en la forma de llevar a cabo sus actividades. Estos pilares también pueden verse reflejados en su dinamismo fuera del campo laboral por la manera habitual de ejecutarlos, puesto que el carácter es algo que poseemos y que se ve plasmado ante todas las situaciones, ocupaciones y actividades que se nos presenten cotidianamente; es nuestra manera de actuar y lo que nos distingue de los demás.

Considero muy positivo que estas cualidades puedan ser tomadas y aprendidas de la contabilidad para ponerlas en práctica de una manera habitual en nuestro acontecer diario, el hecho de fomentar en nosotros la exactitud y precisión al realizar nuestras diferentes actividades se traduciría en siempre procurar obtener los mejores resultados, sea cual sea la situación, así como fijar el objetivo de mantener una constancia y un orden en cualquier eventualidad sin importar el ámbito en donde llevemos a cabo nuestra labor.

disassembled money#3.openstudio2016.1.small

Yuken Teruya, Disperse #1 (Disperso #1), 2016. Cortesía de Yuken Teruya Studio.

Yuken Teruya es un artista japonés que actualmente reside en Nueva York. Su trabajo juega con la materialidad de diversos objetos de la vida cotidiana, sobre todo los que están hechos a base de papel. Las ideas que expresa a través de su obra están marcadas por la estética, vida e historia de su país. yukenteruyastudio.com

María Guadalupe De León Garrido es contadora pública y participa en un proyecto de emprendimiento propio.

Deja un comentario