CONTABILIDAD EN MOVIMIENTO: CAMBIOS CONSTANTES

Todas las imágenes: Andrew B. Myers, The New Math (Las nuevas matemáticas), 2014. Cortesía del artista.

por María Guadalupe de León Garrido

projector-224midres

AUNQUE EN MUCHOS CASOS NO LO PAREZCA, DE CIERTA FORMA TODOS ESTAMOS RELACIONADOS CON LOS PROCESOS CONTABLES, DE MANERA QUE CUALQUIER ALTERACIÓN QUE SE HAGA EN ESTE ÁMBITO IMPLICARÁ UN MOVIMIENTO EN NUESTRAS ACCIONES Y CONOCIMIENTOS.

En la actualidad se ha presentado un movimiento constante en torno a temas contables, que ha provocado, que ya no sólo nosotros como contadores públicos seamos las únicas personas obligadas a mantenerse actualizadas en ciertos temas contables o de fiscalización por parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

¿Movimiento? Parece un concepto bastante sencillo, que en una primera instancia, tiende a ser relacionado con el hecho de que un objeto o un individuo cambie su posición, es decir, que no se encuentre estático. Sin embargo, si nos damos la oportunidad de leer los significados que se encuentran asentados en la Real Academia Española acerca de “movimiento”, evidentemente podremos percatarnos que este término abarca un menú variado de connotaciones. Entre ellas, cabe mencionar, encontré la que más se enfoca al punto al que quiero y pretendo llegar:

“7. m. Conjunto de alteraciones o novedades ocurridas, durante un periodo de tiempo, en algunos campos de la actividad humana”.

Al describir la palabra “contabilidad”, además de los términos con los que comúnmente lo hacemos o nos enseñaron a hacerlo, con los que generalmente la identificamos como la ciencia que registra las transacciones de un ente económico, omitimos el hecho de que dicha ciencia está dando un giro en algo que ha causado que cada vez más personas se involucren de cierto modo en ella. Como bien menciona el concepto citado, realmente creo que la contabilidad representa movimiento, debido a que origina cierto tipo de alteraciones y novedades en algunos campos de la actividad de cada contribuyente y provoca que muchos de ellos se vean en la necesidad de adentrarse en temas contables y de fiscalización.

Un claro ejemplo que fundamenta lo anterior es el reciente cambio que estableció el SAT respecto del Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI) de versión 3.2 a versión 3.3, que entró en vigor a partir de julio de 2017. En él se han establecido diversos cambios importantes acerca de la información que se debe reflejar en la factura electrónica y la forma de hacerlo al momento de emitir la misma.

Pero, ¿cómo dicho cambio o actualización representa un movimiento en la actividad de alguna persona o empresa al grado de generar una alteración o novedad en ella?

Para responder esta pregunta, me basaré en la situación de las personas físicas. Es preciso tener presente que no siempre la totalidad de contribuyentes cuenta o considera que requiere el servicio de un contador público, me atrevería a decir que generalmente son aquellas personas que se encuentran tributando en el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), esto es, que lleven el registro de sus operaciones por cuenta propia (facilidad que otorga el SAT mediante herramientas electrónicas). Lo que quiere decir que es muy probable que dichos contribuyentes se encarguen de emitir sus facturas electrónicas, por lo que podemos pensar que se ven en la necesidad de adentrarse en temas de fiscalización del SAT a fin de llevar a cabo la emisión de sus CFDI. ¿Acaso dicha actualización no origina un cambio novedoso en la actividad de algunos contribuyentes?, ¿no provoca que muchos de ellos inviertan tiempo para investigar e informarse sobre el tema?

Lo mismo sucede con las empresas ya que, al ser anunciado este cambio, no sólo se requiere que exclusivamente el personal de contabilidad deba mantenerse actualizado, sino que también se necesita que otras áreas lo hagan, por ejemplo, el personal de compras, ventas y almacén debido a que se trata de áreas que interactúan con esta actualización. Si el personal del departamento de ventas desconoce los datos que su cliente debe brindar al solicitar su factura, si ignora las claves específicas establecidas por parte de la autoridad fiscal, si no conoce la forma en que deben plasmarse los datos en los distintos campos del CFDI, estaríamos ante una situación realmente caótica para la empresa. Entonces, ¿los cambios en temas contables generan un movimiento en la actividad de una empresa, mientras abarcan un sector más amplio de la misma?, ¿no será un cambio novedoso para aquellas personas cuyas actividades no tendrían que ver con temas contables?

Creo que podemos darnos cuenta de que la contabilidad se ha convertido en un movimiento de nuestras vidas, dado que abarca cierta proporción de espacio en el campo de nuestras actividades cotidianas. Contrariamente a lo que se pensaría tiempo atrás acerca de la necesidad de algunas personas a inmiscuirse, informarse e interactuar con ciertas actualizaciones en temas contables y de fiscalización, en la actualidad ya es una certeza. Es por ello que no considero aventurado pensar que la contabilidad es una disciplina que repercute e interesa a todos, y a ti, ¿no te ha movido todavía?

cards-146highrtes copy

[…] la contabilidad representa movimiento, debido a que se encuentra originando cierto tipo de alteraciones y novedades en algunos campos de la actividad de cada contribuyente […].

gs_53d6598a-70ac-4a7b-9be0-61230a627753

Andrew B. Myers es un diseñador y fotógrafo que reside en Nueva York. Su trabajo se informa de diversas estéticas que van desde fuentes como Wikipedia, el neo-futurismo, el espacio exterior, hasta la cultura norteamericana. andrewbmyers.com

María Guadalupe de León Garrido es contadora pública y participa en un proyecto de emprendimiento propio.

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!