COMO PEZ EN EL AGUA

por José Ángel González Araujo

¿POR QUÉ EL SER HUMANO DISFRUTA LA ACTIVIDAD ACUÁTICA? LA NATACIÓN ES DIVERSIÓN AL MISMO TIEMPO QUE UN ACTO DE BONDAD Y AMOR PROPIO MEDIANTE EL EJERCICIO.

El dominio del agua forma parte de la adaptación humana. Ya desde los egipcios se tienen registros (gracias a los jeroglíficos que datan del 1500 a.C.) del papel de la actividad acuática en la educación pública, así como el conocimiento de los beneficios terapéuticos del agua. En Grecia y Roma se nadaba como parte del entrenamiento militar y saber hacerlo proporcionaba cierto estatus social, pues se consideraba inculto o analfabeto a quien no sabía leer ni nadar.

Por adaptación, sobrevivencia o puro placer, el humano adoptó la actividad primero como un estilo de vida después como una actividad física y de competencia cuando en el siglo XIX se registró la práctica de natación como deporte. Desde los primeros Juegos Olímpicos modernos en Atenas 1896, la natación se incluyó como deporte oficial y, desde entonces, no ha dejado de estar presente.

Nada como nadar
La natación se volvió una práctica recurrente en las personas que buscan realizar una actividad física por cuestiones de salud o estética alrededor del mundo. Resulta ser atractiva para quienes buscan hacer ejercicio de bajo impacto, ya que el agua contrarresta la fuerza de gravedad y supone poca tensión para huesos y articulaciones. Es también uno de los ejercicios más elegidos porque se realiza un trabajo completo: cardiovascular y de fuerza. Nadar durante una hora ayuda a quemar entre 400 y 700 calorías, además de tonificar los músculos involucrados en la natación.

Nada por aquí, nada por allá
En la actualidad, nadar no sólo es una actividad vacacional. Con la búsqueda de nuevos estilos de vida que apunten hacia una mejor salud, más mexicanos buscan comer saludable y hacer ejercicio, aunque los tiempos son reducidos. Por eso la natación es la actividad favorita de muchos mexicanos. Los números hablan: Daniel García Valladares, especialista en energía renovable, indicó que Cuernavaca es la segunda ciudad con más albercas particulares en el mundo, con más de 7 mil albercas, sólo superada por Los Ángeles. El número de albercas públicas no es menor, pues según datos de la CONADE, en la Ciudad de México son más de 40 las que brindan servicio a los citadinos.

Ya sea por salud, diversión o práctica, los mexicanos se sumergen unas horas en el agua. El agua purifica, refresca y entrega personas listas, porque dominar la voluntad es una de las características de la natación: nos mueve la pasión en cada brazada.

Un chapuzón por la salud de tu cerebro

Según un estudio realizado por la Amateur Swimming Association de Inglaterra, la actividad tiene beneficios que pocas veces se revelan, pues son características de los nadadores que no se ven a simple vista: la salud del cerebro. Nadar brinda diversos beneficios mentales:

  • Repara las neuronas dañadas.
  • Incide en neurotransmisores que influyen en las hormonas reductoras del estrés.
  • Mejora la función cognitiva: la memoria, el estado de ánimo, la claridad mental y el enfoque.
  • Ayuda a estimular la producción de endorfinas.
  • Activa simultáneamente ambos hemisferios cerebrales y los cuatro lóbulos del cerebro, lo que puede conducir a una mayor cognición y aprendizaje.
  • Se ha empleado en numerosas ocasiones como método de rehabilitación de las enfermedades cerebro-vasculares.
Print

¡Al agua mexicanos!

  • 1968 no sólo fue el año que marcó al deporte en México al ser el primer país de Latinoamérica en convertirse en sede de los Juegos Olímpicos, también fue el momento en que un mexicano, Felipe Muñoz “El tibio”, ganó una medalla de oro en natación, el logro más sobresaliente en la historia de la natación mexicana.
  • María Teresa Ramírez fue considerada la atleta más destacada en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Panamá en 1970 al obtener ocho medallas de oro, pero su mayor reconocimiento lo obtuvo dos años antes durante los Juegos Olímpicos de 1968 cuando subió al podio con la medalla de bronce. Abrió la brecha a futuras generaciones en la rama femenil.

Elizabeth Olwen es una diseñadora canadiense que vive en Portugal. Inspirado en los bosques de Ontario y los colores pastel de Lisboa, el trabajo de Olwen tiene la intención de regalarnos reinterpretaciones sencillas y adorables del mundo. www.elizabetholwen.com | Instragram: @elizabetholwen

José Ángel Araujo. Escribe sobre salud y estilo de vida, temas que combina con otras pasiones: cocinar y correr. Empezó las carreras por su amor por la comida. Hoy lleva siete maratones. También es guía de corredores con debilidad visual. Instagram: @joseangelaraujo 

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!