Campus Tijuana: Maestra Claudia Sifuentes

por Capitel
fotografía de Yadira Castillo

EL TRABAJO DE LA MAESTRA CLAUDIA SIFUENTES, DIRECTORA Y FUNDADORA DE CAMPUS MAGNO TIJUANA, SE SOSTIENE EN LA CALIDAD ACADÉMICA Y CALIDEZ HUMANA. EN ESTA ENTREVISTA, LA MAESTRA NOS COMPARTE LOS PROYECTOS QUE REALIZA EN EL CAMPUS, SU DEFINICIÓN DE CONOCIMIENTO Y VISIÓN SOBRE EL CONTEXTO POLÍTICO ACTUAL.

¿Quién es usted?

Una persona a la que le gusta buscar caminos alternos para cambiar y mejorar, a fin de incidir en mi entorno. Me gustan los retos, no estar quieta y romper el statu quo que no permita avanzar. Creo en las personas y Humanitas ha sido el espacio perfecto para garantizarlo, más que un proyecto, es una de las piezas cardinales de mi vida.

¿Qué estudió y a qué se dedicaba antes de colaborar con la universidad?

Coordiné distintas áreas académicas y administrativas en dos universidades privadas de Tijuana y dirigí mi propio bachillerato.

En cuanto a mis estudios, concluí la Licenciatura en administración de empresas; me especialicé en temas de proyectos y gestión de la calidad educativa. Estudié la Maestría en alta dirección corporativa en Humanitas y recientemente concluí el diplomado en tanatología. En 2017 pretendo estudiar la Licenciatura en psicología en Humanitas también.

¿Qué hace en Humanitas?

Soy la directora fundadora de campus Tijuana. Arranqué en 2008 con cinco aulas y 16 alumnos en un edificio. A partir de 2011 crecimos tanto que analizamos la posibilidad de construir nuestro propio campus. En abril de 2013 empezó a operar Campus Magno Tijuana. Hoy nos hemos convertido en una excelente opción y en un símbolo de identidad para la ciudad: un espacio para transmitir el valor de la vida misma.

¿Qué proyecto desarrolla actualmente?

Campus Tijuana se ubica en una posición de consolidación, competitividad e innovación, que conlleva a afianzar nuestro compromiso en el desempeño de las actividades dirigidas tanto a la comunidad estudiantil, como a la sociedad.

Humanitas Tijuana es una universidad pendiente de los cambios que impactan el ámbito académico y social, por ello analizamos nuestras actividades para reformular estrategias y lograr los objetivos que fortalezcan la formación integral de nuestros estudiantes.

Trabajaremos en el plan estratégico para certificarnos y acreditarnos, a fin de asegurar la calidad tanto de la universidad como de nuestros programas de estudio. Este ejercicio comprende impulsar prácticas que otorguen a nuestra comunidad los más altos estándares y así, contribuir a crear una sociedad más próspera.

¿Cuáles son los retos más importantes a los que se ha enfrentado en humanitas?

El reto más grande es ubicar a Humanitas Tijuana entre las universidades privadas de mayor prestigio en la ciudad, como una institución distinguida y de vanguardia. Otro reto tiene que ver con formar personas capaces de obtener una vida de calidad y un sentido de responsabilidad social permanente. Que la enseñanza y el conocimiento no se queden en el aula, sino que generen criterio para tomar decisiones éticas y responsables.

Además, tenemos el objetivo de conformar un sólido equipo docente comprometido, formado por agentes de cambio capaces de sensibilizar a sus alumnos ante los diferentes escenarios sociales y nacionales. Un equipo docente que inspire la filosofía Humanitas.

Debemos garantizar prácticas como mantener la calidad académica, rendir cuentas, generar el trabajo colaborativo, la vinculación estratégica y la transparencia, cuyo fin es conservar la responsabilidad de la enseñanza.

Queda mucho por hacer y lo veremos reflejado en nuestros egresados y nuestras acciones en la comunidad. Son ocho años de creer que nuestra labor es capaz de transformar por medio de la educación.

¿Cuáles han sido sus mayores satisfacciones?

En Humanitas he visto concretadas aspiraciones personales y profesionales, y aunque faltan más, me siento orgullosa y privilegiada. Ha sido una fortuna iniciar el proyecto desde cero.

Son muchas las satisfacciones: ser testigo de la emoción de los alumnos, el agradecimiento de un padre o la confianza del sector empresarial en nuestros programas de posgrado. Que nuestro campus haya sido definido como una de las obras arquitectónicas más distinguidas de Tijuana y la reputación que hemos cimentado con nuestras acciones. Me complace reafirmar a diario mi compromiso con los estudiantes, los docentes, todo el equipo y con la misma sociedad.

Es una dicha ser parte de la misión de Humanitas y creo en su mensaje vigoroso de conciencia social bajo un esquema de solidaridad y respeto: “Estamos aquí para enaltecer la dignidad humana por medio de la educación a través de nuestros valores: responsabilidad, honor, disciplina y justicia”.

PERSON_IMG_5283

¿Cómo define usted el concepto de conocimiento?

El conocimiento es información que se organiza para alcanzar un resultado que dependerá de nuestra capacidad cognitiva. El proceso de conocimiento resulta ser extraordinario ya que refleja la realidad hasta llegar a reproducirla en pensamientos.

Cuando queremos definirlo, en automático decimos que es el proceso de aprender sobre un tema. Es adquirir información de un asunto en diversas fuentes de referencia (libros, lo que otros dicen, la experiencia vivida o la misma intuición, lo que Kant llama “conocimiento inmediato y no conceptual”).

Por otro lado, es un arma infalible para tomar las mejores decisiones y así  fundamentar nuestros juicios y dejar de lado las opiniones presuntuosas.

En el ambiente académico, buscamos que en el conocimiento se establezca el binomio alumno – maestro. En este sentido, el rol del docente es básico. Los avances actuales implican la actualización continua de conocimiento y no sólo poseer habilidades. En Humanitas trabaja un gran equipo para que nuestros alumnos desarrollen un pensamiento flexible y se adapten a los impactos de los grandes cambios globales.

Tomando en cuenta la relación fronteriza entre tijuana y estados unidos, ¿cómo cree que alumnos y académicos de nuestro país deban reaccionar ante el contexto político actual?

Éste es un momento de cambios globales y debemos saber si estamos preparados para tomar parte o si seremos espectadores. Considero que estamos ante la oportunidad de analizar nuestras debilidades como país y trabajar para no sentirnos víctimas ni justificar nuestro estancamiento. Hay que detectar los desafíos sociales, económicos y políticos para diseñar estrategias y hacerles frente, por ejemplo, las deportaciones, la disminución de las remesas, un bloqueo comercial o el incremento de la inflación. Podríamos fortalecer las relaciones con otras regiones, como Asia, incrementar el consumo y la productividad nacional, entre otros. Incluso debemos realizar un ejercicio individual profundo de nuestro rol como ciudadanos. Creo que tenemos la obligación de ser una sociedad con identidad y respeto por todos.

¿Algo más que quisiera compartir con nosotros?

Les agradezco este espacio, es un privilegio formar parte de esta edición de Capitel. También quiero brindarle mi agradecimiento al Licenciado Andrés Johnson, nuestro Director General, por su apoyo, su guía y su confianza. Me siento honrada de ser parte de este proyecto en el que se busca hacer de México un mejor país. Seguiremos construyendo proyectos académicos que incidan en la comunidad tijuanense. Continuaremos comprometidos con nuestra calidad y calidez, a fin de formar mejores seres humanos.

A mis catedráticos les pido que garanticen nuestra misión y den lo mejor de sí, que inspiren a los alumnos ya que esperan mucho de ustedes.

El futuro es incierto, sin embargo, tenemos la opción de construirlo con fe, motivación, esfuerzo, respeto y amor. Así nació Universidad Humanitas Campus Magno Tijuana.

Deja un comentario