ARQUITECTURA - CREATIVIDAD

OMA, Biblioteca Nacional de Qatar, 2017. Fotografía de Iwan Baan. Cortesía de OMA. oma.eu

por iam

EL TRABAJO DE OMA, LIDERADO POR REM KOOLHAAS, NOS MUESTRA QUE EN ALGUNAS OCASIONES LOS LÍMITES IMPUESTOS POR EL MEDIO AMBIENTE, LOS CLIENTES U OTROS FACTORES CONTEXTUALES, MÁS QUE OBSTÁCULOS, PUEDEN DISPARAR Y POTENCIALIZAR LA CREATIVIDAD.

Rem Koolhaas es reconocido como uno de los arquitectos más influyentes en la escena internacional; es, en efecto, una figura fundamental para entender la perspectiva de la arquitectura contemporánea.

El trabajo de Koolhaas representa una crítica certera a la complacencia actual de la arquitectura, porque busca obstinadamente correr riesgos incluso en proyectos a gran escala. Su práctica no trata sólo de crear arquitectura conspicua, sino de encontrar un balance dinámico, siempre ubicado al borde del cambio radical, como un surfista que busca generar un gran impacto sin caer de la tabla. Rem Koolhaas es un provocador y un iconoclasta, pero al mismo tiempo entiende el equilibrio sutil de la arquitectura: una combinación intoxicante entre megalomanía e impotencia. “Uno cede ante el ambiente, ante el contexto; uno trata de imponerse de cualquier modo, pero absorbe las necesidades específicas de cada lugar determinado”. De este modo, Koolhaas despliega, sin cesar y de la manera más aguda posible, una creatividad constante para articular tanto sus ambiciones como las de sus clientes, y generar soluciones únicas cada vez.

Prueba irrefutable de ello son los diferentes proyectos de biblioteca que ha concebido a lo largo de su trayectoria, que, a pesar de no haberlos construido, pertenecen a las obras más emblemáticas del siglo XX. El mejor ejemplo de esto es el proyecto de la Très Grande Bibliothèque, de 1989, en donde Koolhaas intentaba eximir a la arquitectura de la tiranía de la estética y reimaginaba los límites de esta nueva libertad. El cuerpo del edificio se interpretaba como un bloque sólido de conocimiento en el que las áreas públicas estaban definidas por la ausencia de construcción. Espacios vacíos extraídos de la edificación que conectaban una constelación de cinco bibliotecas autónomas que coexistían como órganos sin cuerpo. Para el dúo de bibliotecas en Jussieu, Francia, inventó una nueva condición espacial mediante la práctica material cuando, en vez de apilar un piso sobre otro, desplegó un plano continuo manipulado de manera tal que la totalidad del edificio, tanto horizontal como verticalmente, era atravesado por una sola línea oblicua.

La Biblioteca Central de Seattle (2004) que consolidó su carrera como arquitecto estrella, siguió un proceso de racionalización distinto en el que abordó el concepto de flexibilidad compartimentada, es decir, diseñó un bloque o “caja” para cada necesidad específica, de manera que todo el edificio tuviera un amplio espectro de usos posibles. Articulado por cinco plataformas que refieren a las principales dependencias de la biblioteca, entrelazadas con planos dedicados a la interacción social, el edificio marcó un punto de inflexión en el pensamiento de Koolhaas. En la era del ebook y la internet, la biblioteca pasa de ser primordialmente un repositorio de conocimiento a convertirse en el último espacio público interior de la cultura occidental contemporánea.

Con este largo linaje teórico, no es raro que se le haya comisionado a OMA (Oficina de Arquitectura Metropolitana, por sus siglas en inglés) el diseño de la Biblioteca Nacional de Qatar. Este proyecto engloba la biblioteca nacional, la librería pública, la biblioteca universitaria y la colección de patrimonio cultural que consiste en una infinidad de textos invaluables y manuscritos relacionados con la civilización árabe-islámica.

El área construida requerida por este programa tan ambicioso es tan grande —42 mil m2— que podría contener una aldea pequeña. Sin embargo, Koolhaas y su equipo diseñaron el lugar con miras a ofrecer una vista panorámica de cada volumen disponible tan pronto se pusiera un pie dentro del edificio. El visitante se encuentra rodeado, inmediatamente y sin ningún esfuerzo, por todo el material (más de un millón de volúmenes) física y visualmente presente y asequible.

Cada arista del edificio se levanta del suelo creando un perfil exterior en forma de diamante, y un espacio interno que se organiza alrededor de tres pasillos de estanterías que enmarcan un triángulo en el centro. Los estantes están integrados a la estructura del edificio en tanto que están construidos del mismo material que el resto del lugar e incorporan luz artificial, ventilación y el sistema de devolución de libros, de manera uniforme.

La Biblioteca Nacional de Qatar es la tercera biblioteca construida por Koolhaas y la última expresión de su entendimiento acerca de lo que este tipo de espacios sociales representan culturalmente, o, puesto de otro modo, de cómo inyectar en la arquitectura un sentido de urbanidad. Pero, sobre todo, las bibliotecas de OMA / Rem Koolhaas ofrecen un ejemplo magistral de un delicado y sensual proceso creativo que surge paradójicamente de una sobreracionalización exuberante.

06_Qatar National Library_ Photo by Delfino Sisto Legnani and Marco Cappelletti

OMA, Biblioteca Nacional de Qatar, 2017. Fotografía de Delfino Sisto Legnani y Marco Cappelletti. Cortesía de OMA. oma.eu 

06_Qatar National Library_ Photo by Delfino Sisto Legnani and Marco Cappelletti_2330

OMA, Biblioteca Nacional de Qatar, 2017. Fotografía de Delfino Sisto Legnani y Marco Cappelletti. Cortesía de OMA. oma.eu 

[…] entiende el equilibrio sutil presente en la arquitectura: una combinación intoxicante entre megalomanía e impotencia […].

04_Qatar National Library_ Photo by Hans Werlemann_4667

OMA, Biblioteca Nacional de Qatar, 2017. Fotografía de Hans Werlemann. Cortesía de OMA. oma.eu

08_Qatar National Library_ Photo by Iwan Baan_338

OMA, Biblioteca Nacional de Qatar, 2017. Fotografía de Iwan Baan. Cortesía de OMA. oma.eu

iam es un colectivo de individuos interesados en la arquitectura y el diseño que conducen actividades profesionales y académicas en México y Estados Unidos.

Deja un comentario